La jo­ven so­bre­sa­lien­te que se enamo­ró de la ópe­ra

Perfil Cordoba - - Cultura Y Espectaculos - ARIEL BOG­DA­NOV

Ma­ría Go­so, can­tan­te lí­ri­ca, fue ele­gi­da co­mo una de las 10 jó­ve­nes so­bre­sa­lien­tes del 2018. Con ape­nas 33 años es una de las gran­des pro­me­sas de la es­ce­na.

La mú­si­ca en­to­na­da por la con­mo­ve­do­ra voz de Ma­ría Go­so se trans­for­mó en el co­ro­la­rio per­fec­to pa­ra la en­tre­ga de dis­tin­cio­nes a los Jó­ve­nes So­bre­sa­lien­tes del 2018.

La can­tan­te lí­ri­ca, una de las pre­mia­das en el even­to or­ga­ni­za­do por la Bol­sa de Co­mer­cio de Cór­do­ba, emo­cio­nó a los pre­sen­tes en la ce­re­mo­nia rea­li­za­da en el sa­lón prin­ci­pal del Pa­la­cio Fe­rrey­ra.

For­ma­da en Cór­do­ba, pe­ro ra­di­ca­da des­de ha­ce al­gu­nos años en Bue­nos Ai­res pa­ra for­mar­se y par­ti­ci­par de even­tos en el Tea­tro Co­lón, es una de las gran­des pro­me­sas de la lí­ri­ca na­cio­nal.

Hi­ja de pa­dres apa­sio­na­dos por la mú­si­ca clá­si­ca, su víncu­lo con el ar­te co­men­zó des­de muy tem­prano.

“Cuan­do es­ta­ba en la pan­za de mi ma­dre me ha­cían es­cu­char mú­si­ca clá­si­ca. A los tres ya can­ta­ba, fui al jar­dín de ni­ños mú­si­cos, lue­go a los ni­ños can­to­res. La mú­si­ca es­tu­vo pre­sen­te siem­pre en mi vi­da. La pri­me­ra vez que vi ópe­ra fue a los ochos años en el Tea­tro San Mar­tín y en ese mo­men­to le di­je a mi ma­má que eso era lo que que­ría ha­cer y eso que en esa épo­ca to­das que­rían ser Ban­da­na o de al­gún otro gru­po pop, pe­ro yo me enamo­ré de la ópe­ra”, cuen­ta la can­tan­te.

—¿De qué ma­ne­ra con­ti­nuas­te dán­do­le for­ma a esa pa­sión?

—A los 16 años, cuan­do ya ha­bía he­cho la ma­du­ra­ción fí­si­ca, em­pe­cé con cla­ses de can­to par­ti­cu­la­res y, a par­tir de allí, me for­mé en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do.

—¿Es di­fí­cil ser can­tan­te lí­ri­ca en Cór­do­ba?

—Es­ta ciu­dad es una pro­duc­to­ra gran­dí­si­ma de can­tan­tes, hay unos ta­len­tos ma­ra­vi­llo­sos. Yo tra­ba­jé en el Co­ro Po­li­fó­ni­co con com­pa­ñe­ros bri­llan­tes. Pe­ro no so­lo en Cór­do­ba, sino en to­da Ar­gen­ti­na, la lí­ri­ca es un es­pa­cio chi­co, aco­ta­do y es com­ple­jo ha­cer­se un lu­gar. Hay mu­cho ta­len­to, gen­te muy bue­na, pe­ro po­co es­pa­cio pa­ra tra­ba­jar. Uno en­ton­ces va bus­can­do su lu­gar. Yo es­toy ter­mi­nan­do mis es­tu­dios en el Co­lón y Una vez por año via­jo a Bar­ce­lo­na a en­con­trar­me con mi maes­tro, Raúl Gi­mé­nez, que vi­ve allá. Den­tro de la mú­si­ca clá­si­ca hay dis­tin­tos es­ti­los y uno ve en don­de se adap­ta tu voz, por ejem­plo la mú­si­ca ba­rro­ca, o la de cá­ma­ra, del si­glo 20, a la ópe­ra mis­ma, en­ton­ces a par­tir de allí uno en­cuen­tra su lu­gar.

—De ca­ra al fu­tu­ro, ¿qué te gus­ta­ría ha­cer?

—Quie­ro po­der can­tar y vi­vir de lo mío. El can­to pa­ra mí es lo mis­mo que el ai­re, que la vi­da y si lo­gro eso creo que sen­ti­ré que to­do el sa­cri­fi­cio he­cho des­de chi­ca va­lió la pe­na.

—¿Qué sig­ni­fi­can pa­ra vos pre­mios co­mo el de Jo­ven So­bre­sa­lien­te?

—Son un re­co­no­ci­mien­to a to­do el es­fuer­zo que uno po­ne. Con el ar­te me pa­sa que gen­te que no co­no­ce lo que es­to im­pli­ca me di­ce: “Sos can­tan­te, no ha­ces na­da”, y en reali­dad hay mu­cho tra­ba­jo atrás. Que la Bol­sa de Co­mer­cio de­ci­da re­co­no­cer a un ar­tis­ta, a un can­tan­te de ópe­ra es, ade­más de un apor­te im­por­tan­te a mi ca­rre­ra, un her­mo­so mi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.