Las fron­te­ras del odio

Perfil Cordoba - - Politica -

El uso del es­pan­to co­mo im­pul­sor del vo­to se re­pi­te en el mun­do y el país. Aler­ta pa­ra 2019.

ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas ha aban­do­na­do la idea de que los agen­tes que ope­ran en los mer­ca­dos obe­de­cen úni­ca­men­te al cálcu­lo ra­cio­nal pa­ra in­cluir las ex­pec­ta­ti­vas y la in­cer­ti­dum­bre co­mo ele­men­tos fun­da­men­ta­les pa­ra ex­pli­car com­por­ta­mien­tos.

Tam­bién la po­lí­ti­ca se fue im­preg­nan­do ca­da vez más de los sen­ti­mien­tos, en ge­ne­ral ne­ga­ti­vos, que van des­de la in­dig­na­ción al odio, pa­san­do por el mie­do, la bron­ca y el des­pre­cio. Los des­ti­na­ta­rios de es­tos sen­ti­mien­tos de re­cha­zo son múl­ti­ples y cam­bian­tes, en al­gún mo­men­to pue­de ser un gru­po po­lí­ti­co, en otro una mi­no­ría ét­ni­ca o re­li­gio­sa, per­so­nas con orien­ta­cio­nes se­xua­les di­fe­ren­tes o al­guien que sim­ple­men­te plan­tea una di­fe­ren­cia. Co­mo se sa­be, las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas y men­sa­jes de odio en­cuen­tran el cons­truc­to ideal pa­ra su cir­cu­la­ción en las redes so­cia­les y si­tios de in­ter­ac­ción virtual, co­mo los co­men­ta­rios en las ver­sio­nes on­li­ne de los pe­rió­di­cos. Esos es­pa­cios abier­tos y de es­ca­sa mo­de­ra­ción, le­jos de ser la nue­va “pla­za pú­bli­ca” que los tec­nop­ti­mis­tas ha­bían anun­cia­do, han pa­sa­do a fun­cio­nar co­mo ca­na­li­za­do­res de la vio­len­cia sim­bó­li­ca y lu­ga­res óp­ti­mos pa­ra la pro­duc­ción de men­ti­ras o ver­da­des dis­cu­ti­bles. Sin em­bar­go, le­jos de man­te­ner­se co­mo una bur­bu­ja, la vio­len­cia con­te­ni­da en las redes per­mea al ex­te­rior y se cor­po­ri­za co­mo re­glas de in­ter­ac­ción en la vi­da co­ti­dia­na real. Ne­ga­ti­vi­da­des. Re­sul­ta muy di­fí­cil ex­pli­car el triun­fo de Mau­ri­cio Ma­cri en 2015 sin con­si­de­rar el odio an­ti­kirch­ne­ris­ta que se fue ge­ne­ran­do a par­tir del año 2012 en sec­to­res de la cla­se me­dia y al­ta, sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos que hoy per­sis­ten. Las ca­de­nas na­cio­na­les, el ce­po cam­bia­rio, y has­ta las car­te­ras de Cris­ti­na Kirch­ner eran blan­cos ha­bi­tua­les de la an­ti­pa­tía ha­cia la ex pre­si­den­ta. Tam­bién el odio y la bron­ca fue­ron ele­men­tos esen­cia­les en el triun­fo de Do­nald Trump a fi­nes de 2016 cuan­do los WASP (Whi­te An­glo-Sa­xon Peo­ple) mos­tra­ban su har­taz­go ha­cia las po­lí­ti­cas de la eli­te de “Was­hing­ton” por ejem­plo las lla­ma­das de “ac­ción afir­ma­ti­va” que apun­ta­ban a re­du­cir las prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias con­tra las mi­no­rías, y que per­mi­ti­rían a negros e his­pa­nos lle­gar a las uni­ver­si­da­des. Co­mo no po­día ser me­nos, el triun­fo de Jair Bol­so­na­ro se ex­pli­ca en gran par­te por el odio an­ti PT, y an­ti Lu­la, emo­ción ocul­ta que aflo­ró en­tre los sec­to­res más aco­mo­da­dos de la so­cie­dad. El ma­pa bra­si­le­ño cambia abrup­ta­men­te de co­lor po­lí­ti­co en­tre el sur ri­co vo­tan­te de Bol­so­na­ro y el nor­des­te po­bre vo­tan­te de Fer­nan­do Had­dad. Las ex­pe­rien­cias ex­pre­sa­das se le su­man al as­cen­so de los par­ti­dos de de­re­cha en to­da Eu­ro­pa que tam­bién ex­pre­san el mie­do y el re­cha­zo a la in­mi­gra­ción. El re­cha­zo al in­mi­gran­te es un cor­dón um­bi­li­cal que une a to­dos los nue­vos mo­de­los neo­con­ser­va­do­res en el mun­do, el gran te­ma que pro­vo­có el re­ti­ro de Gran Bre­ta­ña de la Unión Eu­ro­pea, y ex­pli­ca el as­cen­so de la Li­ga de Ma­teo Sal­vi­ni en Italia, que re­cha­za a los sub­saha­ria­nos que lle­gan a dia­rio en bal­sa, pe­ro tam­bién re­pu­dia el cor­set pre­su­pues­ta­rio re­dac­ta­do des­de Bru­se­las, co­ra­zón po­lí­ti­co-téc­ni­co de la Unión Eu­ro­pea.

La pro­duc­ción del odio. Es­tas ex­pe­rien­cias po­lí­ti­cas, que se­gui­rán ex­pan­dién­do­se, se con­for­man fun­da­men­tal­men­te en ba­se a iden­ti­da­des ne­ga­ti­vas. Y por eso prác­ti­ca­men­te to­dos los nue­vos li­de­raz­gos de la épo­ca se van cons­tru­yen­do des­de el re­cha­zo a un otro que car­ga con los es­tig­mas. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca se ha trans­for­ma­do en un co­mún de­no­mi­na­dor de los pro­yec­tos po­lí­ti­cos que triun­fan en mu­chos paí­ses del mun­do in­clu­so cul­tu­ral­men­te dis­tan­tes, y que más que con­te­ner una idea aso­cia­ti­va de co­mu­ni­dad se for­mu­lan des­de lo que se re­cha­za. Por eso no es ra­ro que es­tos li­de­raz­gos sean in­ter­pre­ta­dos co­mo pro­pios de la an­ti­po­lí­ti­ca o co­mo an­ti­sis­te­ma. Pe­ro aten­ción que la vio­len­cia sim­bó­li­ca ge­ne­ra­da pre­via­men­te pue­de le­gi­ti­mar ras­gos au­to­ri­ta­rios y re­gí­me­nes de ex­cep­ción que son esa “tie­rra de na­die en­tre el de­re­cho pú­bli­co y el he­cho po­lí­ti­co, y en­tre el or­den ju­rí­di­co y la vi­da”, al de­cir del fi­ló­so­fo Gior­gio Agam­ben.

Co­mo con­clu­sión, el odio es un ele­men­to cla­ve pa­ra com­pren­der la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca en el mun­do, pe­ro tam­bién en Ar­gen­ti­na. La ca­si su­ge­ren­cia da­da por la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad pa­ra que quien quie­ra ar­mar­se lo pue­da ha­cer es el ca­mino más ve­loz pa­ra trans­mu­tar la vio­len­cia sim­bó­li­ca en fí­si­ca. La ge­ne­ra­ción y mo­vi­li­za­ción de fi­gu­ras de odio van a ser ele­men­tos cen­tra­les de la pró­xi­ma cam­pa­ña pre­si­den­cial por­que quien pier­da va a per­der mu­cho más que una elec­ción, y por­que en de­fi­ni­ti­va es mu­cho más fá­cil cons­truir enemi­gos que alia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.