El pe­ro­nis­mo, siem­pre el pe­ro­nis­mo

Perfil Cordoba - - Ideas - AN­GEL NU­ñEZ*

En no­ta anterior me re­fe­rí a la ne­ce­si­dad de sa­lir de la desas­tro­sa po­lí­ti­ca neo­li­be­ral de es­te go­bierno, que ha im­plan­ta­do el ham­bre, la re­ce­sión y la deu­da externa co­mo po­lí­ti­ca ofi­cial. Pa­ra su­pe­rar el neo­li­be­ra­lis­mo con un nue­vo pro­yec­to na­cio­nal, so­la­men­te el pe­ro­nis­mo ofre­ce una teo­ría y una ba­se so­cial que lo ha­ga po­si­ble. No se tra­ta de desoír la pre­sen­cia de las iz­quier­das, pe­ro la tra­di­ción his­tó­ri­ca y la con­fi­gu­ra­ción del pre­sen­te nos lle­van al pe­ro­nis­mo. Nos lle­van con mu­chas con­tra­dic­cio­nes, de­be­mos re­co­no­cer­lo. El pe­ro­nis­mo trans­for­mó el país de la oli­gar­quía en el país mo­derno con ple­nos de­re­chos so­cia­les que co­no­ci­mos a par­tir del 1945, y tu­vo que so­por­tar los em­ba­tes reac­cio­na­rios que en una pri­me­ra eta­pa du­ra­ron 18 años, has­ta el re­gre­so del ge­ne­ral Pe­rón a la pa­tria. Ahí apren­di­mos que la his­to­ria exi­ge sus tiem­pos, y que la in­tra­his­to­ria tie­ne su pro­pio rit­mo.

Tu­vi­mos la ex­pe­rien­cia de la rea­li­za­ción exitosa por un la­do, y tam­bién la de la persecución y la lu­cha, siem­pre con el fer­vo­ro­so apo­yo y el sa­cri­fi­cio del pue­blo. Ese pue­blo pe­ro­nis­ta que si­gue pre­sen­te y uni­do, a pe­sar de los nue­vos em­ba­tes del neo­li­be­ra­lis­mo por de­gra­dar­lo y des­truir­lo. Pe­ro que es du­ro de roer por­que su co­lum­na ver­te­bral la cons­ti­tu­yen los tra­ba­ja­do­res.

Des­de 1989 el pe­ro­nis­mo ha su­fri­do una in­va­sión de aven­tu­re­ros que se atre­vie­ron a coop­tar la con­duc­ción del par­ti­do y del mis­mo mo­vi­mien­to, des­orien­ta­do por es­tas au­da­ces in­fil­tra­cio­nes. Así fue co­mo el neo­li­be­ra­lis­mo me­ne­mis­ta atra­ve­só su po­lí­ti­ca, y la des­ho­nes­ti­dad kirch­ne­ris­ta co­pó pues­tos cla­ves, di­fi­rien­do la bús­que­da de aca­bar con la po­bre­za y sus­ti­tu­yén­do­la por po­lí­ti­cas de vai­vén opor­tu­nis­ta. Es­to abrió el ca­mino pa­ra que gran par­te del elec­to­ra­do se en­tre­ga­se ilu­sio­na­do a una po­lí­ti­ca que pen­só que se­ría “de cen­tro”, un po­co a lo so­cial de­mó­cra­ta eu­ro­peo, pe­ro que nos lle­vó a es­te desas­tre. El ra­di­ca­lis­mo lle­ga­ba a su fi­nal histórico, cuan­do sur­gió la am­bi­gua fi­gu­ra de Ma­cri.

En es­ta eta­pa el pe­ro­nis­mo de­be rea­li­zar una re­vi­sión mo­ral de sus con­duc­cio­nes, una ac­tua­li­za­ción doc­tri­na­ria, y ser ca­paz de vol­ver a le­van­tar las tres ban­de­ras de la so­be­ra­nía, la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y la jus­ti­cia so­cial. No hay que em­pe­zar de ce­ro, por­que te­ne­mos la his­to­ria de la lu­cha desa­rro­lla­da des­de 1945, pe­ro sí es ne­ce­sa­rio sa­ber que hay que vol­ver a fun­dar el país con las ba­ses de 1810, del fe­de­ra­lis­mo in­ter­pro­vin­cial que re­sis­tió los ata­ques de Fran­cia e In­gla­te­rra en el si­glo XIX, y del país mo­derno que en el XX fue un mo­de­lo pa­ra el mun­do con su ter­ce­ra po­si­ción. Que hoy, en el jue­go de la vie­jas y nue­vas po­ten­cias, tie­ne ple­na vi­gen­cia. Y que an­te el plan­teo de la glo­ba­li­za­ción del ul­tra­li­be­ra­lis­mo, sos­tie­ne el irre­nun­cia­ble de­re­cho a la jus­ti­cia so­cial.

El in­te­rro­gan­te de hoy es si con la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial se abri­rá una ru­ta de es­pe­ran­za, o si la po­si­ble re­elec­ción de Ma­cri (o de al­guien de su pa­lo) nos con­de­na­rá a más neo­li­be­ra­lis­mo ham­brea­dor. Lo cual, da­da la cri­sis, nos lle­va­ría a otros cua­tro años de su­fri­mien­to so­cial, con las con­se­cuen­tes pro­tes­tas cons­tan­tes. Y con el pe­li­gro de agu­di­zar una grie­ta en­tre cla­ses so­cia­les. De allí la ad­ver­ten­cia de la Igle­sia Ca­tó­li­ca acer­ca de “la ne­ce­si­dad de cam­biar es­te mo­de­lo eco­nó­mi­co que po­ne en pe­li­gro la vi­da y la paz so­cial”, co­mo sos­tu­vo Mons. Ra­driz­za­ni des­de la ba­sí­li­ca de Luján (20/10).

El ra­mi­lle­te de pe­ro­nis­mos que ex­hi­be el país de­be­rá ir­se uni­fi­can­do y for­ta­le­cien­do, crean­do su po­si­bi­li­dad de triun­fo. No sa­be­mos cuán­to tiem­po de­man­da­rá es­to, no po­de­mos ase­gu­rar que sea in­me­dia­to. La his­to­ria del pue­blo tie­ne su rit­mo. Pe­ro tra­ba­jar por ello es una ta­rea ur­gen­te, así co­mo for­mu­lar un plan de res­ca­te del país que abar­que lo so­cial y eco­nó­mi­co, con la im­pres­cin­di­ble re­vi­sión de va­lo­res de los di­ri­gen­tes. E ir con­fec­cio­nan­do un plan de go­bierno. Hay que vol­ver a creer en una Ar­gen­ti­na en don­de se im­pon­gan la fe­li­ci­dad del pue­blo y la gran­de­za de la na­ción.

Por lo vis­to, el len­gua­je de los ado­les­cen­tes –con su im­pron­ta es­pas­mó­di­ca de vi­deo­clip– no pa­ra de sor­pren­der­nos. De­be­ría­mos pres­tar­le aten­ción y ha­cer el es­fuer­zo de en­ten­der­lo. “Po­ne­le”.

Se ha pues­to de mo­da una pa­la­bra ex­tra­ña, aje­na en su cons­truc­ción a la len­gua es­pa­ño­la y, al pa­re­cer, de di­fí­cil de­fi­ni­ción: “ske­re”. La usó pri­me­ro un can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se (Lil Pump) y en la Ar­gen­ti­na la di­fun­dió lue­go un can­tan­te de trap (Du­ki). De­for­ma­ción de la fra­se en in­glés “Let’s get it” (‘con­si­gá­mos­lo’), “ske­re” se usa, en ge­ne­ral, pa­ra in­di­car al­go po­si­ti­vo: “Hoy es vier­nes. Ske­re”. Y, cuan­do se quie­re de­cir que ese al­go es muy po­si­ti­vo, se en­fa­ti­za la pa­la­bra por me­dio del alar­ga­mien­to de las vo­ca­les: “ske­reee”.

Lo más in­tere­san­te del ca­so, sin em­bar­go, no es la pa­la­bra en sí, sino el ges­to que la acom­pa­ña. En efec­to, “ske­re” se sue­le pro­nun­ciar mien­tras se apo­ya el re­ver­so de la mano de­re­cha so­bre la fren­te ha­cien­do cuer­ni­tos con dos o tres de­dos (¡hay va­rian­tes!) y con el pul­gar abier­to –lo que se ha da­do en lla­mar “mo­do diablo”–. El ade­mán vie­ne a sig­ni­fi­car (más o me­nos) que quien lo ha­ce es­tá con mu­cha ener­gía. Es de­cir, a to­do rit­mo: “ATR”.

Des­de ha­ce dé­ca­das se es­tu­dia el len­gua­je de los ges­tos. En el ca­pí­tu­lo La dan­za de las ma­nos, del li­bro ya clá­si­co de Flo­ra Da­vis, se ha­bla de los em­ble­mas. Los em­ble­mas son los mo­vi­mien­tos cor­po­ra­les de­li­be­ra­dos que tie­nen una in­ter­pre­ta­ción pre­con­ce­bi­da. Por ejem­plo, el mo­vi­mien­to de ha­cer de­do en la ru­ta con el pul­gar apun­ta­do en una di­rec­ción –que se en­tien­de co­mo un pe­di­do de que a uno lo tras­la­den sin co­brar­le– o el ges­to de pa­sar­se la mano pla­na y per­pen­di­cu­lar por la gar­gan­ta, re­pro­du­cien­do el mo­vi­mien­to de un cu­chi­llo que la cor­ta.

Paul Ek­man, el cien­tí­fi­co que es­tu­dió los ges­tos y ase­so­ró a los rea­li­za­do­res de la se­rie Lie to me (esa en la que un ex­per­to de­tec­ta­ba las men­ti­ras de los acu­sa­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.