Ca­sa­do con una le­tra

Perfil Cordoba - - Cultura - RAUL H. AL­VA­REZ

Las mo­di­fi­ca­cio­nes en el idio­ma es­pa­ñol su­ge­ri­das por una co­rrien­te del fe­mi­nis­mo cu­ya me­ta es lo­grar un len­gua­je in­clu­si­vo abar­ca­ría cam­bios en al­gu­nas pa­la­bras que adop­ta­rían la le­tra “e” pa­ra trans­for­mar­las en neu­tras o de gé­ne­ro co­mún.

La pro­pues­ta de que pre­va­lez­ca la le­tra “e” en las pa­la­bras no es una idea ori­gi­nal de es­ta épo­ca: ya la ha­bía te­ni­do ha­ce va­rias dé­ca­das Lino Pa­la­cio (1903-1984), el fa­mo­so di­bu­jan­te y hu­mo­ris­ta. Pa­la­cio creo la his­to­rie­ta Don Ful­gen­cio, que apa­re­ció por pri­me­ra vez en 1938 en el dia­rio La Pren­sa, que lue­go se pu­bli­có dia­ria­men­te en el ves­per­tino La Ra­zón y cu­ya ima­gen apa­re­ció tam­bién pu­bli­ci­tan­do el ca­fé So­ro­ca­ba­na y las me­dias Pa­rís. El per­so­na­je tu­vo tan­ta po­pu­la­ri­dad que en 1950 En­ri­que Se­rrano lo en­car­nó en una pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por En­ri­que Cahen Sa­la­berry.

En­tre los que acom­pa­ña­ban a Don Ful­gen­cio se des­ta­ca­ba el per­so­na­je de Fer­nén­dez, que so­la­men­te pro­nun­cia­ba pa­la­bras com­pues­tas de sí­la­bas con la le­tra “e”. Es así que ese per­so­na­je (que en la pe­lí­cu­la era in­ter­pre­ta­do por el ac­tor Car­los En­rí­quez) de­tec­ta­ba la di­fe­ren­cia en los li­bros con­ta­bles “en el de­be”, ex­pre­sa­ba que el re­sul­ta­do fi­nan­cie­ro de la em­pre­sa era “ex­ce­len­te”, que el “je­fe me­re­ce que se le res­pe­te” y que a un em­plea­do “de­be de te­nér­se­le fe”. Fer­nén­dez de­cía que la em­pre­sa de Don Ful­gen­cio era “emer­gen­te” cuan­do en sus in­for­mes in­di­ca­ba: “Es­te es el ex­ce­den­te”. Co­mo su es­po­sa se lla­ma­ba Ce­les­te,

Don Ful­gen­cio se pre­gun­ta­ba: “¿Co­mo pu­do es­te hom­bre casarse con una le­tra del abe­ce­da­rio?”.

Es muy pro­ba­ble que si ac­tual­men­te se re­flo­ta­ra la his­to­rie­ta de Don Ful­gen­cio el per­so­na­je de “Fer­nén­dez” se­ría el ideal de las fe­mi­nis­tas. Se­gu­ra­men­te los fa­vo­ri­tos de Fer­nén­dez serían el com­po­si­tor We­ber, los can­tan­tes Em­me, Pe­ret y Che­yen­ne, la gaseosa Teem, el co­lor ver­de, el merengue (el bai­le y el pos­tre), la re­vis­ta Gen­te y la cre­ma de­sin­fec­tan­te Ben­gue que pu­bli­ci­ta el fut­bo­lis­ta Te­vez. Po­si­ble­men­te su pre­si­den­te pre­fe­ri­do se­ría Me­nem, su vi­ce­pre­si­den­te pre­di­lec­to se­ría Pe­ret­te y su en­fer­me­dad más te­mi­da el den­gue.

So­bre Cris­ti­na Kirch­ner aca­so ex­pre­sa­ría “Se te­me que re­gre­se” y en cuan­to a Mau­ri­cio Ma­cri di­ría: “Es­pe­ren que per­se­ve­re. Es me­nes­ter que se es­me­re”.

La idea ac­tual de trans­for­mar pa­la­bras del idio­ma es­pa­ñol cam­bian­do al­gu­nas vo­ca­les por la le­tra “e” tie­ne al­gu­nos adep­tos y otros que la ob­ser­van al igual que a Fer­nén­dez, aquel per­so­na­je de Lino Pa­la­cio, co­mo al­go que mue­ve a risa por lo ri­dícu­lo.

CEDOC PER­FIL

Don Ful­gen­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.