La ren­ta­bi­li­dad au­men­ta 21% en las em­pre­sas di­ver­sas

Perfil Cordoba - - Turismo -

his­pa­noa­me­ri­ca­nas. Ese ses­go mar­ca que un al­to por­cen­ta­je de la po­bla­ción cree que “si una mu­jer ga­na más que su ma­ri­do, es una ra­zón de con­flic­to en la fa­mi­lia” (un 33% lo cree en La­ti­noa­mé­ri­ca, con­tra un 14% en Eu­ro­pa).

El se­gun­do desafío son los “con­cep­tos que no se re­co­no­cen co­mo pro­pios, pe­ro que se re­pi­ten en el te­ji­do so­cial co­mo ver­da­des in­cons­cien­tes”. Las mu­je­res sue­len ser pe­na­li­za­das por ac­ti­tu­des “po­co fe­me­ni­nas” co­mo in­ten­tar ga­nar más po­der, ha­blar de­ma­sia­do en pú­bli­co, de­mos­trar enojo en pú­bli­co o ne­go­ciar por un me­jor sa­la­rio, de­ta­lla el in­for­me.

El ter­cer pun­to po­ne el fo­co en las di­fe­ren­tes per­cep­cio­nes que tie­nen –tan­to hom­bre co­mo mu­je­res– so­bre las ver­da­de­ras cau­sas de la de­sigual­dad. Por ejem­plo, el 39% de los hom­bres res­pon­de que “su in­dus­tria no sue­le ser atrac­ti­va pa­ra las mu­je­res” mien­tras que so­lo el 21% de las mu­je­res que tra­ba­jan en esa in­dus­tria res­pon­den lo mis­mo.

El cuar­to desafío es la di­fi­cul­tad de las mu­je­res en car­gos ju­nior pa­ra en­con­trar un CEO o al­gún otro car­go se­nior dis­pues­to a ser su men­tor. En cam­bio, el 80% de la po­bla­ción pro­fe­sio­nal mas­cu­li­na ad­mi­te te­ner un “spon­sor” de ma­yor ran­go. Pa­ra McKin­sey, en­con­trar mo­de­los en los su­pe­rio­res ge­ne­ra un apo­yo pa­ra fa­vo­re­cer el desa­rro­llo de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

El quin­to pun­to es la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, que es “im­por­tan­te pa­ra to­dos, pe­ro es­pe­cial­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra mu­je­res” que de­ben afron­tar el “do­ble turno”. El 57% de las eje­cu­ti­vas en pues­tos se­nior se­ña­ló que, ade­más de su pues­to de li­de­raz­go la­bo­ral, se en­car­ga de la or­ga­ni­za­ción fa­mi­liar.

“Me­jo­rar la igual­dad de gé­ne­ro y la si­tua­ción de las mu­je­res no es so­lo una cues­tión de de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res, sino tam­bién una con­tri­bu­ción al cre­ci­mien­to em­pre­sa­rial y al desa­rro­llo eco­nó­mi­co ge­ne­ral”, di­jo la coor­di­na­do­ra re­gio­nal del Pro­gra­ma Ga­nar-Ga­nar por par­te de ONU Mu­je­res, Est­her Sen­so, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de ese pro­gra­ma. Y re­to­mó el in­for­me.

“El Ins­ti­tu­to McKin­sey Glo­bal afir­ma que, si en ca­da uno de los paí­ses las mu­je­res desem­pe­ña­ran el mis­mo rol de los hom­bres en los mer­ca­dos, se po­dría agre­gar ca­si $ 28 tri­llo­nes (26%) al PIB glo­bal an­tes de 2025”, re­mar­có Sen­so.

Me­jo­rar la igual­dad pue­de me­jo­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ge­ne­ral

Si una em­pre­sa es más di­ver­sa, la ren­ta­bi­li­dad me­jo­ra un 21% y si tam­bién es más in­clu­si­va en cuan­to a et­nia, la ci­fra as­cien­de a un 33%, de acuer­do con los da­tos de McKin­sey.

El 57% de las eje­cu­ti­vas se­nior se­ña­ló que ade­más de su tra­ba­jo de­be afron­tar el do­ble turno de las ta­reas del ho­gar.

Con la in­clu­sión de las mu­je­res, el PBI glo­bal pue­de cre­cer un 26% se­gún McKin­sey.

El 39% de los hom­bres cree que no hay dis­cri­mi­na­ción.

CEDOC PER­FIL

CAR­GA. Se man­tie­ne el “do­ble turno” pa­ra el 57% de las eje­cu­ti­vas con­sul­ta­das por McKin­sey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.