Vie­nen por no­so­tros

Perfil Cordoba - - Cultura - POR QUIN­TíN

El otro día me en­te­ré de que sa­lió una edi­ción de El Prin­ci­pi­to en len­gua­je in­clu­si­vo, pe­ro no me preo­cu­pé por­que no pen­sa­ba leer­lo (en reali­dad, nun­ca leí El Prin­ci­pi­to, siem­pre le tu­ve idea). Pe­ro des­pués vi­nie­ron por mí, por­que em­pe­cé a leer Postales de la con­tra­cul­tu­ra de Os­val­do Baigorria –la en­tre­vis­ta cen­tral de es­te su­ple­men­to– y me en­con­tré con to­da la pa­ra­fer­na­lia de la dis­tor­sión pre­po­ten­te y en­go­rro­sa del idio­ma cas­te­llano: las arro­bas, las x, la e que el au­tor usa co­mo jue­go, co­mo pro­vo­ca­ción, co­mo iro­nía y, pro­ba­ble­men­te, co­mo se­ñal de sus sen­ti­mien­tos de cul­pa. A ve­ces, Baigorria usa to­da la artillería jun­ta, co­mo cuan­do se re­fie­re a la “re­la­ción bi­per­so­nal cen­tral con pa­re­jas pe­ri­fé­ri­cas” pa­ra des­cri­bir una de ellas: “Era lo me­jor de am­bos mun­dos, sol­te­ros y en pa­re­ja. A ve­ces li­ga­ba yo, a ve­ces ella, a ve­ces los dos ca­si al mis­mo tiem­po. Sa­lía­mos ca­da unx con otro/a, bien se­gu­res de que al día si­guien­te es­ta­ría­mos [email protected] Con ba­rra, x, e o arro­ba”. La pro­mis­cui­dad de los sig­nos tie­ne mu­cho de bro­ma y va de la mano con el te­ma. Unas lí­neas más ade­lan­te se lee: “¿Qué que­da de esos en­cuen­tros fu­ga­ces? (...) Postales en el bul­bo ol­fa­to­rio, re­cuer­dos de un su­dor o un se­men com­par­ti­do, ros­tros va­ci­lan­tes en­tre neu­ro­nas, la­bios que be­sé, pe­nes que so­bé, nom­bres que ol­vi­dé”. Mu­cho más ade­lan­te, cuan­do re­la­ta su en­cuen­tro con un oso, Baigorria es­cri­be: “Aquí iría en mas­cu­lino ge­né­ri­co por­que no sa­bría qué po­ner, si ose u osx”. Co­mo se ve, es­cri­bir en in­clu­si­vo tie­ne sus com­pli­ca­cio­nes, la ma­yor de las cua­les es que re­sul­ta ex­clu­si­vo, o in­clu­so ex­clu­yen­te. En ge­ne­ral, un li­bro en in­clu­si­vo pa­re­ce de­cla­rar: “Es­to es so­lo pa­ra al­gu­nes”, mien­tras ex­pul­sa a los que pien­san: “Es­to es so­lo pa­ra gi­lu­nes”. Pe­ro és­te es un li­bro va­lio­so.

Postales de la con­tra­cul­tu­ra ha­bla, co­mo in­di­ca el sub­tí­tu­lo, de un via­je a la Cos­ta Oes­te norteamericana que el au­tor em­pren­dió en 1974 y du­ró diez años. Baigorria arran­có des­de Bue­nos Ai­res des­lum­bra­do por re­la­tos va­gos y dis­tor­sio­na­dos so­bre Ca­li­for­nia co­mo me­ca de un mo­do de vi­da libre, co­mu­ni­ta­rio, en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y de es­pal­das al sis­te­ma, sin ima­gi­nar las di­fi­cul­ta­des ni las de­silu­sio­nes con las que se en­con­tra­ría en el ca­mino. “En esa épo­ca yo no sa­bía na­da de na­da. Era un sub 30 sub­de­sa­rro­lla­do que ha­bía leí­do so­bre el mi­to hip­pie he­re­de­ro del mi­to beat­nik en re­vis­tas un­der”.

El li­bro tie­ne tres par­tes. La pri­me­ra ha­bla del via­je has­ta el nor­te por tie­rra y sin di­ne­ro, in­ten­tan­do ven­der ar­te­sa­nías de ma­la ca­li­dad; la se­gun­da, de su es­ta­día en San Fran­cis­co y su en­cuen­tro con los res­tos de la épo­ca do­ra­da; la ter­ce­ra, de sus años de per­ma­nen­cia en los bos­ques de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca en las con­di­cio­nes más ex­tre­mas. Es el li­bro de un ar­gen­tino que na­ció pro­le­ta­rio pa­ra con­ver­tir­se en so­bre­vi­vien­te y cu­yo eje es en ver­dad la su­ce­sión de de­rro­tas de un es­pí­ri­tu con­tes­ta­ta­rio que si­gue vi­gen­te. Aun­que ca­da tan­to ne­ce­si­ta acla­rar que per­te­ne­ce al ban­do co­rrec­to (creo que las arro­bas son par­te de ese ma­les­tar), Baigorria tie­ne mu­cho que de­cir so­bre lo que no fun­cio­nó en la con­tra­cul­tu­ra, so­bre sus con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas, so­bre su ab­sor­ción por par­te del capitalismo tec­no­ló­gi­co del si­glo XXI. Es un li­bro que me­re­ce­ría ser más lar­go y con zo­nas de si­len­cio que val­dría la pe­na co­no­cer. De to­dos mo­dos, es ma­te­rial de pri­me­ra mano.

OS­VAL­DO BAIGORRIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.