BEN­DI­TA LLU­VIA, MAL­DI­TA LLU­VIA

Perfil Cordoba - - Deportes -

La tor­men­ta iba a ser ex­ten­sa e in­ten­sa. Pe­ro el par­ti­do se iba a ju­gar sin llu­via, a can­cha em­ba­rra­da. Las nu­bes se vis­tie­ron de ver­du­go y de­ci­die­ron no ha­cer ca­so a los pro­nós­ti­cos. Dos ho­ras an­tes de que arran­ca­ra a ro­dar la pe­lo­ta, se ofi­cia­li­zó una ló­gi­ca sus­pen­sión.

Lle­gué muy tem­prano a la Bom­bo­ne­ra, ca­si co­mo pa­ra abrir las puer­tas del es­ta­dio. A las 9 de la ma­ña­na arran­ca­mos la trans­mi­sión de Fox Sports. El agua caía de for­ma to­rren­cial. To­das las mi­ra­das es­ta­ban pues­tas en el man­te­ni­mien­to del cam­po de jue­go. Lue­go de va­rias ho­ras, la tor­men­ta al­gu­na for­ma que des­co­noz­co y se lle­va to­da mi ad­mi­ra­ción, lo­gra­ron man­te­ner el fue­go pa­ra se­guir abas­te­cien­do de cho­ri­pa­nes a los hin­chas, que so­lo te­nían una pre­gun­ta en men­te: “¿Se jue­ga?”. Na­die te­nía cer­te­zas, pe­ro pri­mó la cor­du­ra.

Las tri­bu­nas se lle­na­ban y los hin­chas alen­ta­ban. No les im­por­ta­ba mo­jar­se, al fin y al ca­bo so­lo es agua. La pa­sión es más gran­de. Se ofi­cia­li­zó la sus­pen­sión y el alien­to se­guía. Pe­ro po­co a po­co, las po­pu­la­res y pla­teas em­pe­za­ron a va­ciar­se.

La llu­via siem­pre le apor­ta épica al fútbol. Le da ese tin­te glo­rio­so que ba­ja des­de los cán­ti­cos de los fa­ná­ti­cos des­afo­ra­dos y con­ta­gia a los ju­ga­do­res, que tra­ban en ca­da pe­lo­ta, ge­ne­ran­do una ex­plo­sión de agua y es­pí­ri­tu. El fútbol con llu­via pa­re­ce que se jue­ga con el al­ma, con los dien­tes apre­ta­dos y el co­ra­zón pe­ga­do a la ca­mi­se­ta.

La llu­via es Diego Ma­ra­do­na ti­rán­do­se de pan­za al ba­rro, mien­tras Martín Pa­ler­mo abría los bra­zos y de­ja­ba en­trar en su piel el gri­to de gol de la hin­cha­da des­pués del re­cor­da­do gol a Pe­rú.

“Ben­di­ta llu­via”, sus­pi­ró el Pity Mar­tí­nez en Bra­sil, lue­go de ga­nar­le a Gre­mio y sa­ber­se en la fi­nal. Ayer, la ben­di­ción se trans­for­mó en mal­di­ción y nos que­da­mos con las ma­nos va­cías. To­da la an­sie­dad se aho­gó en­tre las go­tas que con­de­na­ron a sus­pen­der el par­ti­do que es­ta­mos vi­vien­do ha­ce días. Ayer se nos iba a es­ca­par un po­co de la ten­sión que nos de­le­gó es­ta

JUAN OBREGON

BA­JO TE­CHO. To­do va­le con tal de cu­brir­se del di­lu­vio en la Bom­bo­ne­ra.

LU­CIA­NA RU­BINS­KA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.