DA­TOS

Perfil Cordoba - - Turismo - Aé­reos: Alo­ja­mien­to:

Con LATAM, des­de Cór­do­ba, con dos fre­cuen­cias dia­rias a Santiago de Chi­le, la ta­ri­fa me­dia es de US$ 197, pre­cio fi­nal.

En tem­po­ra­da me­dia (1 de mar­zo al 22 de abril), sui­te ba­se do­ble, US$ 600 por per­so­na por no­che, con im­pues­tos in­clui­dos. Las ta­ri­fas in­clu­yen: desa­yuno buf­fet, al­muer­zo con be­bi­das sin al­cohol más una co­pa de vino La Piú Be­lle por per­so­na (só­lo pa­ra adul­tos), ser­vi­cio de té en la tar­de y ce­na con be­bi­das sin al­cohol más una co­pa de vino Mi­lla Ca­la y dos co­pas de vino VIK por per­so­na (adul­tos úni­ca­men­te), co­mo así tam­bién to­das las be­bi­das sin al­cohol du­ran­te la es­ta­día.

Vik Chi­le: O'Hig­gings, Sex­ta Re­gión, te­lé­fono +56 9 5668 4853; re­ser­vas, re­ser­va­[email protected]­chi­le.com www.vik­chi­le.com

Em­pla­za­da en me­dio del vi­ñe­do (400 hec­tá­reas de un to­tal de 4.000 hec­tá­reas de la pro­pie­dad), la Bo­de­ga

Vik se ve des­de el retreat Vik Chi­le y ad­mi­ra el ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co pri­ma­rio, su te­cho trans­lú­ci­do de te­la ex­ten­si­ble di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to chi­leno Smil­jan Ra­dic en co­la­bo­ra­ción con Alex y Ca­rrie Vik y su equi­po. La bo­de­ga fue pen­sa­da pa­ra cau­sar el mí­ni­mo im­pac­to am­bien­tal en el en­torno y su te­cho pa­re­ce una enor­me ala blan­ca sus­pen­di­da so­bre la es­truc­tu­ra sub­te­rrá­nea.

Se atra­vie­san los vi­ñe­dos y al lle­gar a la bo­de­ga, asom­bra la pre­sen­cia de una pla­za de agua que con una sua­ve in­cli­na­ción, dis­cu­rre ha­cia la cons­truc­ción. Una ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca rea­li­za­da con ro­cas del lu­gar acom­pa­ña las pa­sa­re­las. Se pue­de creer que se tra­ta so­lo de un ele­men­to de­co­ra­ti­vo, pe­ro en reali­dad tie­ne otros fi­nes: la su­per­ifi­ce lí­qui­da sir­ve pa­ra re­fri­ge­rar la ca­va exis­ten­te de­ba­jo, don­de ma­du­ran los vi­nos en sus úte­ros de ro­ble fran­cés.

Al in­gre­sar a la bo­de­ga co­mien­za otra ex­pe­rien­cia ca­si mís­ti­ca, guia­dos a tra­vés del com­ple­jo pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del vino. En el ni­vel in­fe­rior del hall de fer­men­ta­ción se co­no­cen los gran­des tan­ques de ace­ro inoxi­da­ble mien­tras que, una lar­ga hi­le­ra de co­lum­nas atrae la mi­ra­da ha­cia la ca­va ma­lo­lác­ti­ca (don­de fer­men­ta la pul­pa de las uvas) y la pa­red ilu­mi­na­da na­tu­ral­men­te, que se en­cuen­tra al fi­nal, en la sa­la de ca­ta. Allí, la ex­pe­rien­cia de la ca­ta jun­to a un al­tar de pie­dra ma­ci­za, ha­ce que el vi­si­tan­te se sien­ta le­vi­tar. Las pre­sen­ta­cio­nes so­bre las dis­tin­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y vir­tu­des de los vi­nos del vi­ñe­do son un re­co­rri­do sen­so­rial por dis­tin­tos blends de Ca­ber­net Sau­vig­non, Sy­rah, Car­me­ne­re, Ca­ber­net Franc y Mer­lot, has­ta lle­gar a la es­tre­lla de la bo­de­ga: el Vik 2012.

El te­cho del ho­tel su­ma más de 2.000 cha­pas de ti­ta­nio y vis­to de le­jos se ase­me­ja mu­cho al mu­seo Gug­gen­heim de Bil­bao. Pe­ro uno no le en­cuen­tra ex­pli­ca­ción a esa elec­ción, has­ta que pre­gun­ta.

La ra­zón es es­ta: el lu­gar don­de es­tá em­pla­za­do Vik Chi­le, en la re­gión del Li­ber­ta­dor O'Hig­gins, a 150 km al sur de Santiago de Chi­le, se lla­ma Mi­llahue que en ma­pu­dun­gun, el idio­ma ma­pu­che, sig­ni­fi­ca “lu­gar de oro”.

El pro­pie­ta­rio del ho­tel, Ale­xan­der Vik, un mi­llo­na­rio no­rue­go, que­ría que el te­cho de su ho­tel tu­vie­ra el bri­llo del oro. En pri­me­ra ins­tan­cia, se pen­só en cha­pas de co­bre, el me­tal au­tén­ti­ca­men­te chi­leno, pe­ro lue­go fue des­car­ta­do por cuan­to no aguan­ta la in­tem­pe­rie y se oxi­da, se cu­bre de “ver­dín”.

En­ton­ces, al­guien le su­gi­rió el ti­ta­nio que, si bien es gris, cuan­do le dan los ra­yos del sol, ad­quie­re bri­llos do­ra­dos. Y co­mo el que tie­ne pla­ta ha­ce lo que quie­re, allá fue a com­prar el ti­ta­nio en Ja­pón y a con­tra­tar los ex­per­tos co­lo­ca­do­res en Es­pa­ña.

El re­sul­ta­do es el que se ve en las fotos, un im­pre­sio­nan­te edi­fi­cio ele­va­do so­bre el va­lle con fuer­tes re­fle­jos do­ra­dos cuan­do lo alum­bra el sol. Por den­tro, las cha­pas de ti­ta­nio acom­pa­ñan los dis­tin­tos am­bien­tes y so­bre­sa­len co­mo ale­ro de to­das las ha­bi­ta­cio­nes.

FOTOS CEDOC PER­FIL

e las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.