El psi­có­lo­go Ba­zán man­tie­ne vi­gen­te su tí­tu­lo y su ma­trí­cu­la

Perfil Cordoba - - Sociedad -

A pe­sar de estar impu­tado y de­te­ni­do en Bou­wer, la UNC y el Co­le­gio de Psi­có­lo­gos no dis­pu­sie­ron san­cio­nes. Sí hay sen­das investigaciones abier­tas.

Ga­brie­la Tre­ber, pre­si­den­ta del Co­le­gio, sos­tu­vo que han apor­ta­do a los tri­bu­na­les tan­to pro­vin­cia­les co­mo fe­de­ra­les “to­do el ma­te­rial que nos cons­ta”.

Re­la­tó, tam­bién, que for­ma­li­za­ron “una de­man­da a un co­la­bo­ra­dor par­ti­ci­pan­te que ejer­cía sin ma­trí­cu­la” pa­ra cons­ti­tuir­se en que­re­llan­tes y ad­vir­tie­ron al “Mi­nis­te­rio de Sa­lud so­bre la aper­tu­ra de cen­tros don­de fun­cio­na­ba Dolto”.

Tre­ber sos­tu­vo que hay una “ene­mis­tad ma­ni­fies­ta” de Ba­zán ha­cia la Jun­ta que en­ca­be­za y ha­cia su per­so­na, do­cu­men­ta­da en car­tas do­cu­men­to cuan­do el psi­có­lo­go de­te­ni­do in­ten­tó can­di­da­tear­se pa­ra la pre­si­den­cia de la en­ti­dad y le ini­ció jui­cio por ca­lum­nias e in­ju­rias. Se­gún la pro­fe­sio­nal, la de­man­da se ca­yó por fal­ta de pa­go de las ta­sas de jus­ti­cia.

La pre­si­den­ta del Co­le­gio ad­mi­tió que “los de­li­tos que se in­ves­ti­gan son muy gra­ves,

Por su par­te, la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la UNC emi­tió el mar­tes pa­sa­do una re­so­lu­ción de­cla­ra­ti­va en la que ma­ni­fes­tó su “pro­fun­da preo­cu­pa­ción” por ma­ni­fes­ta­cio­nes ver­ti­das por Mar­ce­lo Ba­zán. Des­plie­ga ar­gu­men­tos re­fe­ri­dos, par­ti­cu­lar­men­te, a tres cues­tio­nes.

Una es­tá re­fe­ri­da a las no­ti­cias di­fun­di­das en me­dios y re­des so­cia­les so­bre las ac­ti­vi­da­des de Ba­zán en sus cen­tros que “afec­tan a los psi­có­lo­gos en su queha­cer la­bo­ral al brin­dar­se una ima­gen erró­nea so­bre la dis­ci­pli­na y so­bre el mo­do de tra­ba­jo éti­co y ade­cua­do”. Es­te as­pec­to, se­gún la re­so­lu­ción, es­ta­ba ba­sa­do en “ex­pre­sio­nes agra­vian­tes (de Ba­zán) res­pec­to de los de­re­chos re­la­ti­vos a las iden­ti­da­des se­xo-ge­né­ri­cas no he­te­ro­nor­ma­das”.

Otra cues­tión es el con­te­ni­do que en­se­ña­ba en sus cen­tros (ade­más de te­ra­péu­ti­cos brin­da­ban cla­ses de apo­yo pa­ra es­tu­dian­tes de psi­co­lo­gía) que “no se co­rres­pon­den con la for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria ac­tual de los pro­fe­sio­na­les”.

Y el ter­cer he­cho ana­li­za­do es­tu­vo re­fe­ri­do a una de­nun­cia de un par­ti­cu­lar con­tra una es­tu­dian­te de 4°año de la ca­rre­ra que fue in­cor­po­ra­da en Dolto pa­ra aten­der pa­cien­tes, con lo que ha­bría in­cu­rri­do en el “ejer­ci­cio ile­gal de la pro­fe­sión” lo que mo­ti­vó la aper­tu­ra de un su­ma­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo a la alum­na.

FOTOS CEDOC PER­FIL

Ga­brie­laTre­ber.DOLTO. Los cen­tros fue­ron clau­su­ra­dos por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Pro­vin­cia.

Patricia Al­ta­mi­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.