UN LAR­GO VIA­JE DE ROS­CAS HAS­TA LLE­GAR A ES­PA­ÑA CON­ME­BOL EVALUO LLE­VAR EL PAR­TI­DO A ASUNCION O MEDELLIN, PE­RO LO DES­CAR­TO POR­QUE EXPONIA AL GO­BIERNO AR­GEN­TINO. LOS PETRODOLARES QUE OFRE­CIO QA­TAR, EL ROL DE LA TV Y EL LLA­MA­DO QUE RESOLVIO LA SE­DE.

Perfil Cordoba - - Deportes - JUA­NI HER­NAN­DEZ

La his­to­ria de­trás de la de­ci­sión de lle­var la de­fi­ni­ción de la Copa Li­ber­ta­do­res del otro la­do del Atlán­ti­co tu­vo tan­tas aris­tas co­mo una de esas no­ve­las que de tan bi­za­rras no se pue­de de­jar de ver­las. La de­fi­ni­ción que na­die te­nía en­tre las po­si­bles so­lu­cio­nes sur­gió de un lla­ma­do te­le­fó­ni­co que cam­bió el des­tino de una fi­nal que se­rá re­cor­da­da por to­do lo ex­tra­fut­bo­lís­ti­co y por las des­pro­li­ji­da­des del ca­so. Pe­ro, ¿qué lle­vó al pre­si­den­te de la Con­me­bol a to­mar la de­ci­sión de que el San­tia­go Ber­na­béu sea la se­de? Por­que lo úni­co que hay que te­ner cla­ro es que fue el pro­pio Ale­jan­dro Do­mín­guez el que to­mó la de­ci­sión de sa­car el par­ti­do de Ar­gen­ti­na.

Des­de el mo­men­to en que sa­lió del Mo­nu­men­tal, Do­mín­guez fue el prin­ci­pal im­pul­sor de que el par­ti­do se iba a de­fi­nir on­ce con­tra on­ce. Lo de­jó en cla­ro el sá­ba­do lue­go de los in­ci­den­tes, lo re­pi­tió el do­min­go des­pués de pe­dir igual­dad de con­di­cio­nes pau­ta­das en ese po­co se­rio “pac­to de ca­ba­lle­ros” que ha­bla­ba de una so­la pie­dra y que sir­vió pa­ra el eno­jo de D’Ono­frio acer­ca de la fal­ta de pa­la­bra de An­ge­li­ci. “En la Con­me­bol que pre­si­do, el fút­bol no se ga­na con pie­dras ni agre­sio­nes. Lo ga­nan los ju­ga­do­res en la can­cha”, di­jo el pa­ra­gua­yo en una car­ta el lu­nes y de­jó cla­ro qué ca­mino iba a to­mar el des­tino.

La reunión del mar­tes con los pre­si­den­tes de Bo­ca y River no fue na­da de lo pa­cí­fi­ca que di­jo Do­mín­guez en la flo­ja con­fe­ren­cia de pren­sa en la que anun­ció que el par­ti­do se­ría dispu­tado el 8 o el 9 de di­ciem­bre, a la es­pe­ra de una Uni­dad Dis­ci­pli­na­ria que mos­tró una es­ca­sa au­tar­quía. El 3-0 de la vo­ta­ción no hi­zo más que con­fir­mar las sos­pe­chas de que el par­ti­do se iba a ju­gar más allá del aná­li­sis de las prue­bas que Bo­ca pre­sen­tó pi­dien­do la des­ca­li­fi­ca­ción de su ri­val. An­ge­li­ci fue a Asun­ción sa­bien­do que te­nía que ir has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias por­que cual­quier du­da iba a abrir un res­qui­cio a la Con­me­bol y a River. Por eso, co­mo Do­mín­guez ad­vir­tió que nin­guno de los dos clu­bes ha­bía ce­di­do un cen­tí­me­tro en su pos­tu­ra, to­mó una de­ci­sión “sa­lo­mó­ni­ca”. Cas­ti­gó a River sa­cán­do­lo del Mo­nu­men­tal y a Bo­ca ha­cién­do­lo ju­gar el par­ti­do. ¿Los hin­chas? Eso no im­por­ta cuan­do los bi­lle­tes es­tán de por me­dio.

Las pri­me­ras ciu­da­des que se nom­bra­ron fue­ron Me­de­llín y Asun­ción, am­bas des­car­ta­das por­que lle­var la fi­nal a un país sud­ame­ri­cano ex­pon­dría aún más al go­bierno ar­gen­tino de su ami­go Mau­ri­cio Ma­cri. En ese pa­no­ra­ma, todos los ca­mi­nos –y los pe­tro­dó­la­res– con­du­cían a la ca­pi­tal de Qa­tar, Doha. Tan avan­za­do es­ta­ba to­do que has­ta se dio a co­no­cer “ex­trao­fi­cial­men­te” la mi­llo­na­ria su­ma de di­ne­ro que se re­par­ti­rían en-

AP

GRI­TOS CO­LO Prat­to y Bende las fig clu­bes. ¿Gri­tarla­do del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.