So­bre la éti­ca y lo le­gí­ti­mo

Perfil Cordoba - - Turismo -

“Ayer pu­do exis­tir un país de­s­es­pe­ran­za­do, lú­gu­bre y des­creí­do: hoy con­vo­ca­mos a los ar­gen­ti­nos, no so­la­men­te en nom­bre de la le­gi­ti­mi­dad de ori­gen del go­bierno de­mo­crá­ti­co, sino tam­bién del sen­ti­mien­to éti­co que sos­tie­ne esa le­gi­ti­mi­dad”.

Con es­tas pa­la­bras, el fla­man­te pre­si­den­te Raúl Ricardo Al­fon­sín inau­gu­ra­ba una eta­pa en la Ar­gen­ti­na. Una eta­pa que, con de­fec­tos, de­bi­li­da­des y deu­das de dis­tin­to ti­po, me­re­ce ser ce­le­bra­da por un país que ayer so­por­tó re­gí­me­nes in­fa­mes y que hoy cul­ti­va su vo­ca­ción cí­vi­ca. La eta­pa de­mo­crá­ti­ca.

De tra­je y cor­ba­ta y en la Cá­ma­ra de Dipu­tados –me­jor di­cho: sin uni­for­mes ni cuar­te­les, por fin–, es­te ci­vil, ele­gi­do li­bre­men­te por la vo­lun­tad de la ciu­da­da­nía, ha­bló a la na­ción y al mun­do el 10 de di­ciem­bre de 1983. Y ha­bló para el fu­tu­ro. O sea, para nues­tro pre­sen­te.

Qui­sie­ra re­to­mar, de ese bre­ve seg­men­to ci­ta­do al co­mien­zo, dos tér­mi­nos que me pa­re­cen cen­tra­les a su dis­cur­so: “éti­co” (que apa­re­ce diez ve­ces a lo lar­go del tex­to) y “le­gi­ti­mi­dad” (que se re­pi­te en 12 oca­sio­nes).

El ad­je­ti­vo “éti­co”, di­go, que pro­vie­ne del grie­go y re­fie­re a las cos­tum­bres pe­ro se en­tien­de en el sen­ti­do de “lo mo­ral”, lo usual des­de la pers­pec­ti­va del bien. Y el sus­tan­ti­vo “le­gi­ti­mi­dad”, que pro­vie­ne del la­tín “la ley”, y se re­fie­re a la con­for­mi­dad con las le­yes pe­ro de­be en­ten­der­se en el sen­ti­do de lo jus­to y lo apro­pia­do.

Al me­nos en una de sus pers­pec­ti­vas, en efec­to, es­te dis­cur­so fun­da­cio­nal ha­ce fo­co en el bien y en lo jus­to. El bien per­du­ra­ble, di­go. El bien co­mo un há­bi­to que de­be cons­truir­se a par­tir de aho­ra, en opo­si­ción a los ma­les del pa­sa­do re­cien­te (un pa­sa­do dic­ta­to­rial que muy pron­to se­ría juz­ga­do –si bien par­cial­men­te, en el pro­pio país y por los pro­pios com­pa­trio­tas– y se­ña­la­do co­mo el há­bi­to al que no de­be re­gre­sar­se nun­ca más). Y lo jus­to con­sen­sua­do, di­go. Lo jus­to co­mo una nor­ma apro­pia­da al be­ne­fi­cio de la ma­yo­ría y al res­pe­to de las mi­no­rías (be­ne­fi­cio y res­pe­to que res­pon­den a las ne­ce­si­da­des so­cia­les de ca­da mo­men­to his­tó­ri­co).

Es más: “éti­co” y “le­gi­ti­mi­dad” tam­bién fun­cio­nan aquí co­mo los dos po­los de un vir­tuo­so. Si lo éti­co se re­la­cio­na con las ac­cio­nes y con los sen­ti­mien­tos que se al­ber­gan al lle­var ade­lan­te esas ac­cio­nes –es­to es, que lo éti­co se re­la­cio­na con las prác­ti­cas–, la le­gi­ti­mi­dad se aso­cia al ori­gen y a los he­chos –es de­cir que la le­gi­ti­mi­dad se aso­cia a los ac­tos–. Y aun­que por mo­men­tos se tra­te de una cues­tión de gra­dos, la éti­ca y lo le­gí­ti­mo –la rec­ti­tud del pro­ce­so y la rec­ti­tud de los re­sul­ta­dos, en de­fi­ni­ti­va– si­guen pri­man­do en es­te sis­te­ma de go­bierno con el pue­blo, por el pue­blo y para el pue­blo.

Lo di­je y lo re­pi­to: nues­tra de­mo­cra­cia tie­ne de­fec­tos, de­bi­li­da­des y deu­das de dis­tin­to ti­po. Por ejem­plo, la con­fron­ta­ción de las ideas, cuan­do se opo­nen de mo­do tan ira­cun­do co­mo ocu­rre en nues­tro tiem­po, sue­le in­ter­pre­tar­se a la ma­ne­ra de un de­mé­ri­to. So­le­mos in­ter­pre­tar­la a la ma­ne­ra de un de­mé­ri­to.

Pe­ro las pa­la­bras de Al­fon­sín –me gus­ta­ría des­ta­car­lo– to­da­vía nos ins­tru­yen al res­pec­to. Ese dis­cur­so inau­gu­ral del 10 de di­ciem­bre, co­no­ce­dor de los en­fren­ta­mien­tos del pa­sa­do (y re­cor­da­do por la fra­se “con la de­mo­cra­cia no so­lo se vo­ta, sino que tam­bién se co­me, se edu­ca y se cu­ra”), pre­vió las vi­ci­si­tu­des de es­tos años y nos ad­vir­tió que in­clu­so ellas ha­blan de la sa­lud y la vi­ta­li­dad de es­ta for­ma de go­bierno que su­pi­mos con­se­guir y sa­bre­mos sos­te­ner.

“Ese es­pí­ri­tu de uni­dad na­cio­nal que ha­ce vi­brar a to­do el país no ex­clui­rá, sin du­da, tem­pes­tuo­sos de­ba­tes y agrios en­fren­ta­mien­tos de co­yun­tu­ra que nu­tri­rán al es­ti­lo re­pu­bli­cano triun­fan­te ya en el país”. Así es.

SIL­VIA RA­Mí­REZ GEL­BES*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.