Pri­me­ro gran no­ve­la, aho­ra una gran se­rie

Perfil Cordoba - - Espectaculos -

Afue, ante to­do, la no­ve­la con la que el escritor Neil Gai­man de­mos­tró que po­día pi­sar tan fuer­te en la pro­sa co­mo lo ha­bía he­cho en el có­mic con Sand­man. De in­me­dia­to re­ci­bió muy bue­nas crí­ti­cas y se trans­for­mó en una obra de cul­to.

es, aho­ra, una se­rie de te­le­vi­sión. Que­da en­ton­ces, en pri­mer lu­gar, com­pa­rar am­bos len­gua­jes, la for­ma en que se adap­tó la li­te­ra­tu­ra pa­ra lle­var­la a la pan­ta­lla chi­ca. Y, en ese sen­ti­do, hay que ad­mi­tir que el show­run­ner Br­yan Fu­ller aprue­ba con cre­ces. Y cla­ro que no es ca­sual que el pro­pio Gai­man ha­ya coor­di­na­do al equi­po de guio­nis­tas.

es la his­to­ria de Sha­dow, quien es­ta­ba a pun­to de cum­plir su con­de­na en la cár­cel y se la ade­lan­tan pa­ra que pue­da asis­tir al fu­ne­ral de su es­po­sa, quien fa­lle­ció en un ac­ci­den­te mien­tras ha­cía una fe­lla­tio al me­jor ami­go. Des­co­lo­ca­do, Sha­dow va al en­tie­rro, se en­te­ra de los por­me­no­res más es­ca­bro­sos y se sien­te en otro mun­do. Ese otro mun­do pug­na por in­gre­sar en su vi­da de la mano de Mr. Wed­nes­day –un ex­tra­or­di­na­rio Ian McSha­ne, que de­mues­tra que tan­to su voz co­mo su talento y sus pi­car­días ac­to­ra­les son úni­cos–, al prin­ci­pio un an­ciano, lue­go un viejo es­ta­fa­dor, fi­nal­men­te el ser que le abre las puer­tas a otra reali­dad: los dio­ses lle­ga­ron a Amé­ri­ca jun­to con los in­mi­gran­tes, y ani­da­ron en las nue­vas tie­rras, pe­ro el pa­so del tiem­po, y so­bre to­do la apa­ri­ción de nue­vos dio­ses –el di­ne­ro y la tec­no­lo­gía, en­tre otros–, los em­pu­ja a lan­gui­de­cer y, tam­bién, a en­fren­tar­se en una úl­ti­ma ba­ta­lla en­tre dio­ses que pro­me­te ser gran­di­lo­cuen­te.

La du­pla Fu­ller/Gai­man trans­for­ma la pa­la­bra es­cri­ta en imá­ge­nes pro­di­gio­sas. Ya Fu­ller ha­bía de­mos­tra­do su in-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.