Re­fle­xio­nes so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­ria y el jui­cio del Cua­der­no­ga­te

Perfil Cordoba - - Hoy - JOR­GE FONTEVECCHIA

y aun­que en otra ca­te­go­ría, tam­po­co apa­re­ció pa­gan­do coimas la fa­mi­lia Es­ke­na­zi, la que Bo­na­dio no ha­bía in­ves­ti­ga­do y la Cá­ma­ra Fe­de­ral aho­ra le or­de­nó ha­cer­lo.

Se­gui­rían Elec­tro­in­ge­nie­ría, que exis­tía pre­via­men­te al kirch­ne­ris­mo pe­ro in­cre­men­tó su par­ti­ci­pa­ción, y la cons­truc­to­ra de Car­los Wag­ner. Y lue­go, los gru­pos em­pre­sa­rios igual­men­te re­le­van­tes an­tes de la lle­ga­da del kirch­ne­ris­mo que man­tu­vie­ron su vo­lu­men de ne­go­cios con el Es­ta­do. Otra fron­te­ra la li­mi­ta la ca­te­go­ría de par­tí­ci­pe ha­bi­tual

o es­po­rá­di­co, que tie­ne co­mo ejem­plo más no­to­rio a Te­chint.

Pe­ro el kirch­ne­ris­mo no acep­ta esta va­ra pa­ra me­dir jus­tos y pe­ca­do­res sos­te­nien­do que un sis­te­ma de re­cau­da­ción en for­ma de coimas exis­tía des­de an­tes de su lle­ga­da al po­der. Por lo que, in­de­pen­dien­te­men­te de la pres­crip­ción ju­rí­di­ca, hay que co­men­zar a me­dir des­de va­rias dé­ca­das atrás, in­clu­so du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar, don­de se acu­ñó la fi­gu­ra de la “pa­tria con­tra­tis­ta”, te­nien­do en­ton­ces a Fran­co Ma­cri co­mo uno de los ac­to­res prin­ci­pa­les.

Otra pers­pec­ti­va es que hay una res­pon­sa­bi­li­dad del em­pre­sa­ria­do en la co­rrup­ción del kirch­ne­ris­mo de la mis­ma for­ma que la hu­bo en la dic­ta­du­ra mi­li­tar de 1976 a 1983, que no era so­lo mi­li­tar sino “cí­vi­co mi­li­tar”. Esta vi­sión in­vier­te el or­den: no son los em­pre­sa­rios víc­ti­mas, par­tí­ci­pes ne­ce­sa­rios, ni so­cios o tes­ta­fe­rros sino, aún peor, se­rían los ver­da­de­ros au­to­res ma­te­ria­les de la dic­ta­du­ra en los 70/80, los man­dan­tes de quie­nes go­bier­nan. Esa es la vi­sión del juez Ser­gio Mo­ro en Bra­sil, pa­ra quien el me­ca­nis­mo de co­rrup­ción con obra pú­bli­ca vie­ne des­de la dic­ta­du­ra mi­li­tar bra­si­le­ña, a co­mien­zos de 1964, sien­do los em­pre­sa­rios quie­nes co­rrom­pie­ron a los po­lí­ti­cos y no al re­vés.

Pe­ro hay una di­fe­ren­cia: se po­dría de­cir que en el corto pla­zo la dic­ta­du­ra mi­li­tar be­ne­fi­ció a los em­pre­sa­rios ge­ne­ran­do un tras­la­do de ren­ta de los sec­to­res asa­la­ria­dos al los del ca­pi­tal, pe­ro esa no fue la si­tua­ción du­ran­te el kirch­ne­ris­mo.

Otro as­pec­to a des­ta­car del

fa­llo de la Cá­ma­ra Fe­de­ral es que ha­ya re­vo­ca­do la fal­ta de mé­ri­to a los arre­pen­ti­dos y los ha­ya pro­ce­sa­do co­mo par­tí­ci­pes, quie­nes po­drán te­ner una pe­na me­nor pe­ro no nin­gu­na. De cual­quier for­ma, ha­brá que es­pe­rar a que la Cá­ma­ra de Ca­sa­ción, don­de es­tán los jue­ces más in­de­pen­dien­tes del po­der po­lí­ti­co, ter­mi­ne de “em­pro­li­jar” la ins­truc­ción de Bo­na­dio: no pa­re­ce jus­to que al­gu­nos em­pre­sa­rios se man­ten­gan den­tro de la aso­cia­ción ilí­ci­ta y otros en con­di­cio­nes com­pa­ra­bles ha­yan pa­sa­do a cohe­cho. No hay di­fe­ren­cia en­tre Ge­rar­do Ferreyra, de Elec­tro­in­ge­nie­ria, y Ga­briel Ro­me­ro, quien con­fe­só ha­ber pa­ga­do coimas re­gu­lar­men­te (ade­más de 600 mil dó­la­res pa­ra que Cris­ti­na Kirch­ner fir­ma­ra un de­cre­to), o en­tre Car­los Wag­ner y Juan Che­diack, quien al igual que Wag­ner fue otro pre­si­den­te de la tris­te­men­te cé­le­bre Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción y par­te de la or­ga­ni­za­ción.

La res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­ria en la his­to­ria de la co­rrup­ción ar­gen­ti­na no se li­mi­ta a los juz­ga­dos en el Cua­der­no­ga­te; al igual que en las dic­ta­du­ras, hu­bo una res­pon­sa­bi­li­dad pa­si­va de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la Jus­ti­cia. La ins­ta­la­ción del “sis­te­ma de re­cau­da­ción pa­ra­es­ta­tal” que la Cá­ma­ra Fe­de­ral men­cio­na que tra­jo Nés­tor Kirch­ner de San­ta Cruz, al asu­mir en 2003, con­tó con la mi­ra­da “dis­traí­da” de la ma­yo­ría de los me­dios y jue­ces que has­ta 2008 fue­ron to­le­ran­tes.

ARRE­PEN­TI­DOS. El fi­nan­cis­ta ahon­dó el Cua­der­no­ga­te. El con­duc­tor, con mea cul­pa de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.