Pre­ten­di­da madurez pa­ra los tics de siem­pre

Perfil Cordoba - - Television -

Las se­ries han crea­do un jue­go de pres­ti­di­gi­ta­ción que si bien no es­tá ca­mu­fla­do sue­le ser bas­tan­te pi­so­tea­do: la gran ma­yo­ría apela, con ma­yor o me­nor ca­ri­ño pe­ro igual im­preg­na­ción, a mo­dos más bien no­ve­les­cos, que im­pli­can vuel­tas de tuer­ca va­rias, es­ti­ra­mien­tos mu­chos, ar­bi­tra­rie­da­des por cen­te­nas y un ges­to de idea. Eso no quie­re de­cir ab­so­lu­ta­men­te na­da (sal­vo que uno se sien­ta un ser su­pe­rior por con­su­mir se­ries, lo cual ya sa­be­mos es una tor­pe­za con cual­quier ti­po de con­su­mo). Pe­ro sí de­ja en evi­den­cia que de­ter­mi­na­da fran­ja, que al me­nos cons­cien­te­men­te les dio la es­pal­da a dra­mas dig­nos de Al­ber­to Mi­gré y su li­na­je en un efec­to troyano in­ver­so ter­mi­na fas­ci­na­do con se­ries que ca­mu­flan sus acro­ba­cias más no­ve­les­cas.

pro­du­ci­da y emi­ti­da por la BBC en el Reino Uni­do y por Net­flix en el res­to del mun­do, es de esos ca­sos don­de la men­ta­da madurez de las se­ries es en reali­dad una fa­cha­da pa­ra tics más bien ge­né­ri­cos (y no por eso me­nos adic­ti­vos, di­ga­mos, pa­pas fri­tas de gé­ne­ro). Aquí un ex

Ri­chard Mad­den, es el mar­mó­reo y en de­ca­den­cia Da­vid Budd, guar­daes­pal­das con fí­si­co de Play­mo­bil y ac­ti­tud ídem que co­no­ce­mos en los me­jo­res mi­nu­tos de la se­rie: un in­ten­to de aten­ta­do con el que se topa de fren­te mien­tras via­ja en tren con sus hi­jos. Allí, en lo fí­si­co de la ten­sión, el ner­vio gra­so del th­ri­ller que de­pen­de del guión an­tes que de dónde es­tá la cá­ma­ra, es don­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.