Horóscopo del vo­to 2019: el país de los mi­la­gros

Perfil Cordoba - - Politica -

Un pre­si­den­te con una muy ma­la ges­tión eco­nó­mi­ca tie­ne chan­ces de re­elec­ción. Una ex pre­si­den­ta mul­ti­pro­ce­sa­da, que go­ber­nó du­ran­te la clep­to­cra­cia que ini­ció su es­po­so, tie­ne chan­ces de vol­ver al po­der. Otros di­ri­gen­tes pe­ro­nis­tas, ex alia­dos K, as­pi­ran a te­ner chan­ces elec­to­ra­les pre­sen­tán­do­se co­mo lo nue­vo. Y has­ta un ta­pa­do, que di­ce no que­rer ser can­di­da­to sal­vo que se lo im­plo­ren, se­ría un pre­si­den­cia­ble com­pe­ti­ti­vo. Bien­ve­ni­dos a la Ar­gen­ti­na, país mi­la­gro­so.

Des­me­nu­ce­mos ca­so por ca­so, por­que no to­do es lo mis­mo. Con­tra lo que nos quie­ren ha­cer creer, nun­ca lo es.

Mau­ri­cio Ma­cri cie­rra el peor año en su pri­mer trie­nio de man­da­to. Con una in­fla­ción nun­ca vis­ta des­de las hí­per de Al­fon­sín y Me­nem, con la ma­yor de­va­lua­ción tras el es­ta­lli­do del dó­lar pos­con­ver­ti­bi­li­dad de 2002, la más al­ta pre­sión im­po­si­ti­va de la his­to­ria y una re­ce­sión con fuer­te im­pac­to en los ni­ve­les de po­bre­za, con­su­mo y em­pleo (aun­que es­ta úl­ti­ma va­ria­ble no se des­con­tro­ló, por aho­ra).

Si en las ca­lles no se pren­dió fue­go to­do, en es­pe­cial en los prin­ci­pa­les cen­tros ur­ba­nos, aca­so sea por­que la im­pe­ri­cia eco­nó­mi­ca del ma­cris­mo no se ex­ten­dió a sus áreas de con­ten­ción so­cial, en mu­chas opor­tu­ni­da­des con la co­la­bo­ra­ción opo­si­to­ra.

Aun así, es difícil de ex­pli­car que el Pre­si­den­te man­ten­ga ni­ve­les de acep­ta­ción de un nú­cleo du­ro que le otor­ga po­si­bi­li­da­des rea­les de ser re­elec­to. O al me­nos no hay an­te­ce­den­tes de ello en los úl­ti­mos 35 años de de­mo­cra­cia. Ra­zo­nes hay, cla­ro.

Para ha­cer­la fá­cil: el Go­bierno ar­gu­men­ta que es­ta­mos co­mo es­ta­mos por cul­pa del kirch­ne­ris­mo y que es­te ca­mino do­lo­ro­so es el úni­co para ter­mi­nar con se­ten­ta años de frus­tra­cio­nes. Se­gún es­tu­dios se­rios de opi­nión pú­bli­ca, hay al me­nos un ter­cio del elec­to­ra­do que ma­ni­fies­ta creer en esas ex­pli­ca­cio­nes.

Es­tos mo­ti­vos se nu­tren ade­más de con­tra­po­ner a Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirchner en la com­pe­ten­cia elec­to­ral. Más allá de los de­seos o de la de­ci­sión de la ac­tual senadora de pos­tu­lar­se para in­ten­tar el re­gre­so, es ob­vio que al Go­bierno esa po­la­ri­za­ción le da ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de triun­fo.

Lo cier­to es que igual Cris­ti­na tie­ne otro nú­cleo de respaldo elec­to­ral cer­cano al ter­cio, pe­se a los pro­ble­mas ju­di­cia­les que aca­rrea y que la ten­drán co­mo impu­tada en los jui­cios ora­les que em­pe­za­rán du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. No da­rían los tiem­pos para que en 2019 es­té in­clui­do el juz­ga­mien­to del Cua­der­no­ga­te, el es­cán­da­lo de co­rrup­ción pú­bli­co­pri­va­da más ex­ten­di­do y com­pro­ba­do de nues­tra era.

El al­to re­cha­zo a Ma­cri y a Cris­ti­na com­pli­ca sus pro­ba­bi­li­da­des en una ca­si se­gu­ra segunda vuel­ta. En esas aguas es don­de quie­re pes­car el pe­ro­nis­mo al­ter­na­ti­vo de Ur­tu­bey, Schia­ret­ti, Mas­sa y Pi­chet­to, en­tre otros. De ellos, so­lo el sal­te­ño y el bo­nae­ren­se se­rían pre­si­den­cia­bles pe­ro no ter­mi­nan de des­pe­gar. El go­ber­na­dor cor­do­bés va por otra re­elec­ción pro­vin­cial y el se­na­dor por Río Ne­gro tal vez se con­for­me con ir de vi­ce, si es que sa­le in­dem­ne de ser el por­ta­voz de­fen­sor de los fue­ros de Cris­ti­na.

Es­ta de­mo­ra en la con­so­li­da­ción de una ter­ce­ra op­ción (don­de no fal­tan quie­nes allí co­que­tean con la ex pre­si­den­ta) ha lle­va­do a miem­bros del co­ra­zón del círcu­lo ro­jo a ten­tar con su respaldo a Ro­ber­to La­vag­na, ex mi­nis­tro de Economía de Duhal­de y Kirchner. A sec­to­res po­de­ro­sos del mun­do em­pre­sa­rio y sin­di­cal les re­sul­ta con­fia­ble co­mo pi­lo­to de tor­men­ta. Pien­san que CFK cau­sa­ría nue­vos da­ños eco­nó­mi­cos y que Ma­cri tie­ne un plan de ajus­te pe­ro no de desa­rro­llo.

La­vag­na, que en mar­zo cum­pli­rá 77 años y man­tie­ne un fé­rreo si­len­cio pú­bli­co aun­que no pri­va­do, les de­cía que no pe­ro ca­da vez es me­nos ta­jan­te “si la si­tua­ción lo re­quie­re”. El go­ber­na­dor so­cia­lis­ta de San­ta Fe, Miguel Lifs­chitz, lo postuló. Y co­men­tan que has­ta hu­bo al­gún gui­ño de la Igle­sia para que ju­ga­ra. ¿Se­rá con la ben­di­ción pa­pal?

En el te­rreno de los mi­la­gros, qué me­jor me­tá­fo­ra que el he­cho de que sea el Su­mo Pon­tí­fi­ce ar­gen­tino el que tam­bién apor­te su gra­ni­to de are­na a la con­fu­sión ge­ne­ral.

RE­DES SO­CIA­LES

RE­LAX. Ma­cri, de com­pras du­ran­te sus ac­tua­les va­ca­cio­nes en La An­gos­tu­ra.

JAVIER CALVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.