In­di­ca­do­res po­si­ti­vos.

Se­gún da­tos glo­ba­les, cre­ce la es­pe­ran­za de vi­da y ba­jó la po­bre­za ex­tre­ma.

Perfil Cordoba - - Portada - CA­RO­LI­NA TCHINTIAN*

La pro­ble­má­ti­ca re­sul­ta de la fal­ta de re­glas cla­ras que fa­vo­rez­can la trans­pa­ren­cia

Los ar­gen­ti­nos des­con­fia­mos de la re­la­ción en­tre el di­ne­ro y la po­lí­ti­ca. Y pe­se a la cer­te­za de que ca­da elec­ción se­gu­ra­men­te trae­rá un nue­vo es­cán­da­lo, la po­lí­ti­ca aún no ha lo­gra­do dar una res­pues­ta. En 2018 se pre­sen­ta­ron di­fe­ren­tes pro­yec­tos pa­ra mo­di­fi­car el ré­gi­men de fi­nan­cia­mien­to de par­ti­dos y cam­pa­ñas elec­to­ra­les. El Po­der Eje­cu­ti­vo en­vió un pro­yec­to en ju­nio, mien­tras que otras agru­pa­cio­nes pre­sen­ta­ron ini­cia­ti­vas pro­pias. Nin­gu­na pros­pe­ró. A días de un nue­vo año elec­to­ral, los par­ti­dos pos­ter­ga­ron una vez más la dis­cu­sión y acep­ta­ron el ries­go y cos­to de un po­si­ble nue­vo es­cán­da­lo.

Hoy en la Ar­gen­ti­na, el di­ne­ro es pa­ra la po­lí­ti­ca lo que el can­to de las si­re­nas era pa­ra los na­ve­gan­tes en la Mi­to­lo­gía grie­ga: una ten­ta­ción que re­sul­ta­ba en un nau­fra­gio y muer­te se­gu­ra. So­lo Uli­ses pu­do en­fren­tar la ten­ta­ción. Pa­ra ha­cer­lo, re­co­no­ció su in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­sis­tir al can­to de las si­re­nas y creó un me­ca­nis­mo de con­trol. Se ató al más­til del bar­co y su tri­pu­la­ción, con los oí­dos ta­pa­dos, te­nía or­den de ma­tar­lo si se li­be­ra­ba de las ata­du­ras.

Hoy, pa­ra el fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca, la ten­ta­ción es­tá li­be­ra­da. Las re­glas ac­tua­les alien­tan la in­for­ma­li­dad, per­mi­ten que la to­ta­li­dad de las cam­pa­ñas sean fi­nan­cia­das en efec­ti­vo, mien­tras que los con­tro­les son pos­te­rio­res a la elec­ción. Es­to per­mi­te que más del 30% de las agru­pa­cio­nes que com­pi­tie­ron en las úl­ti­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les no ha­yan pre­sen­ta­do ren­di­cio­nes de cam­pa­ña y que mu­chas de las agru­pa­cio­nes que sí lo hi­cie­ron de­cla­ra­ran un mon­to in­fe­rior al real­men­te gas­ta­do.

La ten­ta­ción de fon­dos cua­si­dis­cre­cio­na­les no re­si­de so­lo en las ven­ta­jas que brin­da du­ran­te la cam­pa­ña po­lí­ti­ca. La ten­ta­ción re­sul­ta de una sub­es­ti­ma­ción del ries­go y una so­bre­es­ti­ma­ción de la ca­pa­ci­dad pa­ra mi­ti­gar­lo, de su­po­ner que la fuer­za po­lí­ti­ca no re­quie­re de los con­tro­les que bien con­si­de­ra­ría ne­ce­sa­rios pa­ra otros. Los con­tro­les lle­gan tar­de y las san­cio­nes son la pér­di­da de apor­tes pú­bli­cos, al­go que pue­de ser mi­ti­ga­do re­cu­rrien­do a los apor­tan­tes pri­va­dos. Sin em­bar­go, no hay una es­ti­ma­ción de la acu­mu­la­ción del da­ño que cau­sa ca­da es­cán­da­lo, que con­fir­ma las creen­cias ne­ga­ti­vas so­bre la re­la­ción en­tre di­ne­ro y po­lí­ti­ca.

Ge­ne­rar con­tro­les efec­ti­vos re­quie­re un mar­co nor­ma­ti­vo in­te­gral, que per­mi­ta úni­ca­men­te me­dios tra­za­bles que con­tri­bu­yan a trans­pa­ren­cia, que in­clu­ya ren­di­cio­nes y con­tro­les du­ran­te la cam­pa­ña. De­be tam­bién re­gu­lar el uso de pu­bli­ci­dad ofi­cial y li­mi­tar la ven­ta­ja de los ofi­cia­lis­mos. Es­te mar­co tie­ne que re­co­no­cer, en pri­mer lu­gar, la pro­pia in­ca­pa­ci­dad que ha de­mos­tra­do la po­lí­ti­ca pa­ra evi­tar la ten­ta­ción y el pos­te­rior es­cán­da­lo.

Es ne­ce­sa­rio acep­tar que la pro­ble­má­ti­ca re­la­ción en­tre di­ne­ro y po­lí­ti­ca no re­sul­ta de la cla­se po­lí­ti­ca, sino de la fal­ta de re­glas que fa­vo­rez­can la trans­pa­ren­cia y la equi­dad. Crear re­glas efec­ti­vas, al igual que atar­se al más­til, es un me­ca­nis­mo de pre­ser­va­ción de la de­mo­cra­cia, no una ad­mi­sión de de­bi­li­dad. Es­ta es la úni­ca ma­ne­ra de atra­ve­sar el mar de des­con­fian­za en el que nau­fra­gan las ex­pec­ta­ti­vas de mi­llo­nes de vo­tan­tes. Del re­co­no­ci­mien­to de la ne­ce­si­dad de es­tos me­ca­nis­mos de au­to­pre­ser­va­ción de­pen­de que la cam­pa­ña de 2019 se dé ba­jo re­glas cla­ras pa­ra to­dos.

*Di­rec­to­ra del pro­gra­ma de Ins­ti­tu­cio­nes Po­lí­ti­cas de Cip­pec.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.