Ce­rro Co­lo­ra­do: apues­tan a re­va­lo­ri­zar la zo­na y pla­ni­fi­can un Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción

Los ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos ocu­rri­dos en 2018 bus­can in­cen­ti­var el po­si­cio­na­mien­to de la zo­na co­mo des­tino tu­rís­ti­co. Las se­cre­ta­rías de Am­bien­te y Cul­tu­ra tra­ba­jan en el de­sa­rro­llo del nor­te cor­do­bés.

Perfil Cordoba - - Cultura Y Espectaculos -

Ubi­ca­do 160 ki­ló­me­tros ha­cia el nor­te de la ca­pi­tal cor­do­be­sa, Ce­rro Co­lo­ra­do es una Re­ser­va Cul­tu­ral y Na­tu­ral de gran im­por­tan­cia por sus pic­to­gra­fías. Se­gún la Unes­co, el lu­gar es de gran va­lor ya que es uno de los po­cos si­tios de Amé­ri­ca del Sur don­de apa­re­cen re­pre­sen­ta­cio­nes de los pue­blos ori­gi­na­rios mos­tran­do, des­de su pers­pec­ti­va, la lle­ga­da de los es­pa­ño­les a es­tas tie­rras.

En épo­cas an­te­rio­res se sos­tu­vo que era una es­pe­cie de lu­gar ri­tual, don­de so­lo se ha­cían pin­tu­ras, pe­ro nue­vas ex­ca­va­cio­nes en­con­tra­ron ce­men­te­rios, cha­cras de cul­ti­vo y lu­ga­res re­si­den­cia­les, ade­más de las pin­tu­ras ru­pes­tres.

Si bien los pri­me­ros des­cu­bri­mien­tos en la zo­na da­tan de 1903, cuan­do Leopoldo Lu­go­nes hi­zo la pri­me­ra pu­bli­ca­ción, los ha­llaz­gos de 2018 po­drían es­cla­re­cer la vi­da de las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas en esa lo­ca­li­dad.

“El tra­ba­jo em­pe­zó cuan­do la em­pre­sa que ha­ría el ga­so­duc­to pi­dió au­to­ri­za­ción pa­ra pa­sar por el área de Ce­rro Co­lo­ra­do. A par­tir de allí, la em­pre­sa bus­có ar­queó­lo­gos que se die­ron a la ta­rea de re­le­var to­do el re­co­rri­do que lle­va­rá el duc­to de gas, ex­ca­van­do y li­be­ran­do los es­pa­cios.

Es­te lu­gar ya era me­dia­na­men­te co­no­ci­do por­que en años an­te­rio­res se en­con­tra­ron res­tos óseos hu­ma­nos so­bre la ca­lle y se sa­bía que era un lu­gar con po­ten­cial de ha­llaz­gos”, de­ta­lla Al­fon­so Uri­be, je­fe del área de Ar­queo­lo­gía de la Di­rec­ción de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Pro­vin­cia de Cór­do­ba.

En efec­to, el tra­ba­jo del tra­za­do del ga­so­duc­to se to­pó con 30 cuer­pos (una con­cen­tra­ción de res­tos óseos sin pre­ce­den­tes) y unos 50 si­tios con ar­te ru­pes­tre (unas 3.000 pic­to­gra­fías, en 3.000 hec­tá­reas). “Los es­tu­dios que se ha­rán so­bre es­tos des­cu­bri­mien­tos da­rán los re­sul­ta­dos acer­ca de la an­ti­güe­dad que pue­den te­ner es­tos res­tos óseos; el ha­llaz­go es im­por­tan­te por­que trae­rá de­sa­rro­llo y tu­ris­mo a la re- gión. Cuan­do ha­bla­mos de ar­queo­lo­gía, la ma­yo­ría de la gen­te re­gis­tra la idea de In­dia­na Jo­nes, pe­ro no es tan así: des­cu­brir que la pa­pa o la qui­noa son los ali­men­tos que se cul­ti­va­ban en­ton­ces es de gran im­por­tan­cia, por ejem­plo, pa­ra el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co de cómo vi­vían las per­so­nas ha­ce 2000 años atrás”, se­ña­la Uri­be.

El tra­ba­jo de cam­po. Una trein­te­na de pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas - ar­queó­lo­gos, es­tu­dian­tes, per­so­nal de la Agen­cia Cór­do­ba Cul­tu­ra­fue­ron los en­car- ga­dos del tra­ba­jo de cam­po. La ta­rea con­sis­tió en le­van­tar los res­tos, re­gis­trar­los, fo­to­gra­fiar­los y fil­mar­los; ver a qué pro­fun­di­dad apa­re­cían, me­dir­los y le­van­tar­los.

Una vez que se le­van­ta­ron, ahí ya no hay nin­gún ti­po de in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca que pue­da ser afec­ta­da y la obra del ga­so­duc­to con­ti­núa su cur­so.

Lo que vie­ne. Fi­na­li­za­da la ta­rea de cam­po que se reali­zó du­ran­te to­do el año pa­sa­do, en enero y fe­bre­ro se ini­cia una nue­va eta­pa: ana­li­zar uno por uno esos res­tos ar­queo­ló­gi­cos, ha­cer­les es­tu­dios de ADN y de fe­cha­do pa­ra de­ter­mi­nar la an­ti­güe­dad, sa­ber las cau­sas de sus muer­tes.

“Es una eta­pa im­por­tan­te de la in­ves­ti­ga­ción, que lle­va­rá mu­cho tiem­po por­que, por ejem­plo, los fe­cha­dos (Nde­lE: la prue­ba de Car­bono 14 pa­ra de­ter­mi­nar la an­ti­güe­dad de los res­tos) no se ha­cen en el país, en­ton­ces va­mos a te­ner que man­dar­los a otro la­do, pro­ba­ble­men­te a Es­ta­dos Uni­dos”, des­ta­ca Uri­be.

Si bien es­tas prue­bas po­drían ha­cer­se en Buenos Aires, lo cier­to es que en nues­tro país se ne­ce­si­tan mu­chos gra­mos pa­ra de­ter­mi­nar la an­ti­güe­dad; en cam­bio en Es­ta­dos Uni­dos se ne­ce­si­ta mu­chos me­nos.

“No­so­tros bus­ca­mos el me­nor da­ño po­si­ble. Cla­ro que pa­ra sa­car los ma­te­ria­les del país se ne­ce­si­ta tam­bién la au­to­ri­za­ción al Con­se­jo de Pue­blos Ori­gi­na­rios; hay una par­te ad­mi­nis­tra­ti­va y de con­trol”, aña­de el pro­fe­sio­nal.

Uri­be se­ña­la tam­bién que es­te es un pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción que pue­de de­mo­rar en­tre 15 y 20 años por­que to­dos los días se des­cu­bren co­sas nue­vas: “En es­te pe­río­do en­con­tra­mos un sec­tor de en­tie­rro, más ade­lan­te pue­den en­con­trar­se los sec­to­res re­si­den­cia­les”, ad­vier­te.

Los re­sul­ta­dos de es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes re­dun­da­rán en que en uno o dos años los li­bros de tex­tos de las es­cue­las pri­ma­rias y se­cun­da­rias in­clui­rán es­ta in­for­ma­ción a la ho­ra de es­tu­diar los pue­blos ori­gi­na­rios de Cór­do­ba.

La ma­yo­ría de la gen­te iden­ti­fi­ca a la ar­queo­lo­gía con In­dia­na Jo­nes, pe­ro no es tan así”

El Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción.

Po­si­cio­nar la zo­na, atraer vi­si­tan­tes que per­noc­ten dos o tres días en el lu­gar y lle­var de­sa­rro­llo al nor­te de la Pro­vin­cia son los pró­xi­mos pa­sos. En ese sen­ti­do, se es­tán rea­li­zan­do arre­glos en las pa­sa­re­las que lle­van has­ta las pic­to­gra­fías y las agen­cias de Am­bien­te y

Cul­tu­ra tra­ba­jan man­co­mu­na­da­men­te.

“La idea es po­der abrir un área de in­ter­pre­ta­ción, que apor­te co­no­ci­mien­to de la re­gión. Es un pro­yec­to que es­tá tra­ba­jan­do la Agen­cia con los ar­qui­tec­tos. En es­ta eta­pa es­tán ha­cien­do un reor­de­na­mien­to te­rri­to­rial de la co­mu­na den­tro de la Re­ser­va (al­tu­ra per­mi­ti­da de las ca­sas, las ca­lles; pla­nea­mien­to ur­bano). Ade­más, hay otro equi­po tra­ba­jan­do ba­jo la ju­ris­dic­ción de Tu­ris­mo pa­ra el nue­vo Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción que van a ha­cer en el Ce­rro. Pe­ro aún no hay una fe­cha con­cre­ta”, se­ña­la Uri­be.

El Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción se su­ma­ría así a la Ca­sa Mu­seo Atahual­pa Yu­pan­qui y al Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co.

GUI­LLER­MI­NADELUPI

FO­TOS CEDOC PER­FIL

APUES­TA. La idea es po­si­cio­nar la zo­na co­mo un po­lo ar­queo­ló­gi­co y atraer el tu­ris­mo sus­ten­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.