De­fen­sor de po­li­cías pro­ce­sa­dos y uno de los ideó­lo­gos de la mano du­ra

Perfil Cordoba - - Politica - A.F.

El au­tor del re­gla­men­to so­bre el uso de ar­mas de fue­go nun­ca dis­pa­ró. Ni si­quie­ra tu­vo un ar­ma en las ma­nos. El di­rec­tor de Or­de­na­mien­to y Ade­cua­ción Nor­ma­ti­va de las Fuer­zas Po­li­cia­les y de Se­gu­ri­dad es abo­ga­do pe­na­lis­ta. Y du­ran­te 35 años se mo­vió co­mo un bi­cho au­tó­no­mo en el mun­do de los tri­bu­na­les (re­pre­sen­tó a Nor­ber­to Oyar­bi­de, a Ma­ría Ko­da­ma y a las víc­ti­mas de Cro­ma­ñón), has­ta que ha­ce tres años co­no­ció la re­la­ción de de­pen­den­cia. Lo hi­zo de la mano de su je­fa ac­tual: la mi­nis­tra Pa­tri­cia Bullrich.

Se tra­ta de Fer­nan­do So­to, un fun­cio­na­rio de per­fil ba­jo, pe­ro ca­da vez más in­flu­yen­te en el área que pro­me­te ser pro­ta­go­nis­ta en la cam­pa­ña elec­to­ral. “Los cho­rros no tie­nen que cum­plir con nin­gu­na nor­ma de la ONU ni con nin­gún tra­ta­do de Derechos Hu­ma­nos. Pe­ro, pa­ra al­gu­nos, esos derechos son so­la­men­te pa­ra ellos, y no pa­ra las víc­ti­mas”, se que­jó días atrás en Twit­ter.

Con un rit­mo de tui­teo dia­rio, So­to de­fi­ne su pro­pia iden­ti­dad. Una ideo­lo­gía he­cha a ba­se de una de­fen­sa blin­da­da del es­ti­lo Bullrich. Con agre­ga­dos: reivin­di­ca­ción de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, ad­mi­ra­ción ha­cia el FBI y sim­pa­tía por la ma­so­ne­ría.

“Es­ta es la ba­la abo­lla­da y con in­crus­ta­cio­nes de sí­li­ce que Cho­co­bar dis­pa­ró con­tra el pi­so y re­bo­tó ma­tan­do al la­drón que ca­si ma­ta al turista ame­ri­cano. No hay do­lo de ho­mi­ci­dio, sino cum­pli­mien­to del de­ber”, es­cri­bió en no­viem­bre. Se re­fe­ría al po­li­cía pro­ce­sa­do por aque­lla ac­tua­ción en La Bo­ca.

Si bien Bullrich y So­to ya te­nían la re­dac­ción del pro­to­co­lo en agen­da, el ca­so Cho­co­bar la ace­le­ró. Una fra­se del ar­tícu­lo 5 pa­re­ce es­cri­ta a me­di­da: jus­ti­fi­ca el uso de ar­mas “cuan­do (el de­lin­cuen­te) se fu­gue lue­go de ha­ber cau­sa­do, o de ha­ber in­ten­ta­do cau­sar, muer­tes o le­sio­nes gra­ves”.

Co­mo pe­na­lis­ta, tu­vo re­la­ción con dos ca­sos que mar­ca­ron a fue­go la ges­tión de Bullrich. Dos muer­tes: la de San­tia­go Mal­do­na­do y la de Ra­fael Nahuel. El mi­nis­te­rio lo de­sig­nó que­re­llan­te fren­te a “fal­sas acu­sa­cio­nes con­tra es­ta car­te­ra”. Tras la con­fir­ma­ción de que Mal­do­na­do se ha­bía aho­ga­do en el río Chu­but, So­to acu­só por fal­so tes­ti­mo­nio a mi­li­tan­tes de la RAM (Re­sis­ten­cia An­ces­tral Ma­pu­che) y a los abo­ga­dos de la Asam­blea Per­ma­nen­te por los Derechos Hu­ma­nos (APDH).

Du­ran­te la pri­me­ra eta­pa de la in­ves­ti­ga­ción por el ase­si­na­to de Nahuel, en una co­mu­ni­dad ma­pu­che cer­ca­na a Ba­ri­lo­che, de­fen­dió a un ex fun­cio­na­rio de Bullrich: el ex se­cre­ta­rio de Coope­ra­ción con los Po­de­res Ju­di­cia­les Gonzalo Ca­né. Tam­bién fue abo­ga­do del pre­fec­to Ja­vier Pin­tos, quien el miér­co­les pa­sa­do fue pro­ce­sa­do por el “ho­mi­ci­dio agra­va­do” de Nahuel, “con ex­ce­so en la le­gí­ti­ma de­fen­sa”.

Hi­pe­rac­ti­vo, So­to cum­ple otra fun­ción en pa­ra­le­lo: la apli­ca­ción del Co­dis Soft­wa­re, un sis­te­ma crea­do por el FBI pa­ra sis­te­ma­ti­zar y com­pa­rar el ADN de impu­tados y con­de­na­dos por de­li­tos se­xua­les. Así lo per­mi­te una ley de 2013, re­gla­men­ta­da en 2017. Con apo­yo de Bullrich, So­to va por más: pre­ten­de am­pliar el re­gis­tro ge­né­ti­co a to­do ti­po de de­li­tos.

“Los cho­rros no tie­nen que cum­plir con nin­gún tra­ta­do

de Derechos Hu­ma­nos”, es­cri­bió

FO­TOS: WITTER

CAPACITACION. So­to tra­ba­ja en un soft­wa­re del FBI pa­ra sis­te­ma­ti­zar el ADN de de­lin­cuen­tes.

ABO­GA­DO. De fa­mi­lia­res de Cro­ma­ñón a Ma­ría Ko­da­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.