Pa­ra­dor ‘Los Cua­der­nos’

Perfil Cordoba - - Economia -

In­tros­pec­ti­vos, tal vez jun­tos en al­gún Pa­ra­dor “Os­car Cen­teno” de Jo­sé Ig­na­cio, sí sean días pa­ra pen­sar en cómo de­pu­rar su ima­gen fren­te a la so­cie­dad, que los vie­ne ubi­can­do bien al fon­do en los ran­kings de cre­di­bi­li­dad. Hay se­gu­ra­men­te ra­zo­nes cul­tu­ra­les y has­ta re­li­gio­sas por las que acá se aso­cia a los em­pre­sa­rios con ven­ta­jis­mo o de­lin­cuen­cia y no con éxi­to co­mo en otros paí­ses, pe­ro tam­bién hay com­por­ta­mien­tos de fi­gu­ras del es­ta­blish­ment em­pre­sa­rio y gran­des com­pa­ñías que de­frau­dan.

¿Qué tal si hu­bie­ra un mea cul­pa real y no es­tra­te­gias pen­sa­das pa­ra la Jus­ti­cia? Sue­na a gi­la­da, lo sé, pe­ro hay un pun­to que no es­tán re­gis­tran­do. Lau­ren­ce Fink, el ca­po de Blac­krock, el ma­yor ges­tor de fon­dos pri­va­dos del mun­do y si­nó­ni­mo de ca­pi­ta­lis­mo, es­cri­bió en su car­ta a los clien­tes del año pa­sa­do so­bre la ne­ce­si­dad de in­ver­tir en em­pre­sas con va­lo­res. Y tu­vo que ex­pli­car des­pués que se ba­ja­ba de un foro de in­ver­sio­nes en Ara­bia Sau­di­ta por­que se es­ta­ba acu­san­do a la co­ro­na de ese país de des­cuar­ti­zar un pe­rio­dis­ta, “y no era con­sis­ten­te ir”, se­gún le di­jo a An­drew Ross Sor­kin en la conferencia Deal­book de

Ob­via­men­te que la pos­tu­ra tie­ne un mil por cien­to de mar­ke­ting, pe­ro tam­bién to­ma no­ta de un mo­vi­mien­to im­pa­ra­ble con ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca: los con­su­mi­do­res y los in­ver­so­res mi­no­ris­tas (en EE.UU. el 70% de los ho­ga­res tie­ne ac­cio­nes de em­pre­sas) de­man­dan com­por­ta­mien­tos éti­cos. Otra fra­se que sue­na a sa­ra­sa, pe­ro que in­de­fec­ti­ble­men­te obli­ga en prin­ci­pio a las mul­ti­na­cio­na­les a mos­trar im­pac­tos po­si­ti­vos más allá del hu­mo de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, si quie­ren se­guir ga­nan­do pla­ta a lar­go pla­zo.

Cla­ro, eso lle­ga a la Ar­gen­ti­na más o me­nos co­mo la llu­via de in­ver­sio­nes. El 11 de di­ciem­bre fue­ron con­de­na­dos dos eje­cu­ti­vos de la au­to­mo­triz Ford por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad en los 70. Un he­cho iné­di­to. ¿Al­guien le­yó una re­fle­xión des­de la com­pa­ñía so­bre su rol en aque­llos años, que in­clu­yó la pro­vi­sión de los fa­mo­sos Fal­con ver­de al Es­ta­do? ¿Se­ría una lo­cu­ra pe­dir­lo? En 2013 la em­pre­sa cum­plió cien años en el país, con la vi­si­ta del bis­nie­to de Henry Ford. Aque­lla eta­pa os­cu­ra no exis­tió en el ba­lan­ce del cen­te­na­rio. ¿Y una in­ves­ti­ga­ción ge­nui­na de la pro­pia Le­des­ma so­bre lo que pa­só en su in­ge­nio ju­je­ño en la No­che del Apa­gón? En Ale­ma­nia, los ac­cio­nis­tas de Mer­ce­des Benz or­de­na­ron ha­ce años sa­ber qué hi­zo su com­pa­ñía acá en los años de plo­mo, pe­ro por aho­ra, ha si­do un ca­so ais­la­do.

Con mu­cho me­nos so­bre sus es­pal­das, tal vez en otros ru­bros sea ho­ra de dar un paso al fren­te. Igual­men­te, se en­tien­de que si el prin­ci­pal dri­ver pa­ra los in­gre­sos de una em­pre­sa es cuán­tos con­tra­tos, sub­si­dios o mer­ca­dos cau­ti­vos le da el Es­ta­do, ha­ya más in­cen­ti­vos pa­ra cui­dar ese víncu­lo que pa­ra ser trans­pa­ren­tes. Bas­ta ver ayer el co­mu­ni­ca­do del Foro de Con­ver­gen­cia Em­pre­sa­rial (¿vi­vo?). Ni cua­der­nos, ni dic­ta­du­ra ni apor­tes tru­chos a cam­pa­ñas: fue en re­pu­dio de di­chos de He­be de Bo­na­fi­ni. En se­rio.

Mien­tras tan­to, dos da­tos de

El Go­bierno es­tá más con­ven­ci­do que nun­ca de que el mun­do le va a ju­gar a fa­vor y de que Bra­sil y el cam­po le van a dar el re­bo­te es­pe­ra­do an­tes de tiem­po. E in­clu­so creen que a pe­sar del re­cor­te de sub­si­dios, Va­ca Muer­ta pue­de “le­van­tar vue­lo”, co­mo iro­ni­zan al­gu­nos pe­tro­le­ros por la pro­li­fe­ra­ción de ex LAN cer­ca de la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca, des­de el se­cre­ta­rio Gus­ta­vo Lo­pe­te­gui has­ta Pa­tri­cio Pin­nel co­mo su se­gun­do o Agus­tín Agraz, mano de­re­cha de Mar­cos Bulg­he­ro­ni de PAE y ami­go del fun­cio­na­rio. En el kirch­ne­ris­mo, en tan­to, ca­da vez se ale­ja más la idea de rom­per con el FMI si vol­vie­ran al po­der. Es­tán es­tu­dian­do el ca­so Por­tu­gal. Lo lla­man el país que apli­có un plan he­te­ro­do­xo aún ba­jo un stand by.

CEDOC PER­FIL

PUN­TA CAL­MA. Me­nos fies­tas y ce­nas cor­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.