El Pre­si­den­te y los sím­bo­los

Perfil Cordoba - - Ideas - SERGIO SI­NAY*

Con la ca­pa­ci­dad de sim­bo­li­zar, la es­pe­cie hu­ma­na efec­tuó un sal­to cuán­ti­co en su pro­ce­so evo­lu­ti­vo, di­fe­ren­cián­do­se de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va de las de­más es­pe­cies, con las que bio­ló­gi­ca­men­te com­par­te mu­cho. Las pri­mi­ti­vas pin­tu­ras ru­pes­tres y las ta­bli­llas de ce­rá­mi­ca en las que apa­re­ció la es­cri­tu­ra cu­nei­for­me son al­gu­nos de los pri­me­ros tes­ti­mo­nios de esa ca­pa­ci­dad, que se plas­ma en el ar­te, en la li­te­ra­tu­ra, en la poe­sía, en la in­ter­pre­ta­ción de los sue­ños y en di­ver­sas ex­pe­rien­cias de la co­mu­ni­ca­ción y la crea­ti­vi­dad hu­ma­na.

Un sím­bo­lo ex­pre­sa al­go no ra­cio­nal, in­des­crip­ti­ble en el len­gua­je co­ti­diano y or­di­na­rio, va más allá de lo tri­di­men­sio­nal y re­ve­la cómo la men­te se abre a di­men­sio­nes com­ple­jas le­ja­nas de lo ob­vio y tan­gi­ble. Así lo ex­pli­ca el psi­coa­na­lis­ta fran­cés Eu­ge­ne Pas­cal, au­to­ri­dad en el pen­sa­mien­to de Carl Jung (quien a su vez se in­ter­nó pro­fun­da­men­te en la com­pren­sión de la fun­ción sim­bó­li­ca). Sin la ca­pa­ci­dad de sim­bo­li­zar vi­vi­ría­mos en una reali­dad pla­na, de un ra­cio­na­lis­mo ago­bian­te, re­pe­ti­ti­vos y abu­rri­dos. El ra­cio­na­lis­ta uni­la­te­ral, di­ce Pas­cal, es­tá des­afor­tu­na­da­men­te se­pa­ra­do de co­rrien­tes pro­fun­das de la vi­da, por don­de flu­ye lo in­cons­cien­te y lo ar­que­tí­pi­co. Pier­de mu­cho de la ri­que­za que ofre­ce el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo a quie­nes pue­den cap­tar me­tá­fo­ras, ale­go­rías, pa­rá­bo­las.

Cuan­do el pre­si­den­te Ma­cri ex­pre­sa su es­tu­pe­fac­ción al no com­pren­der por qué le cri­ti­can el ha­ber to­ma­do va­ca­cio­nes, per­mi­te la sos­pe­cha so­bre su po­bre ca­pa­ci­dad de sim­bo­li­za­ción. Por­que la crí­ti­ca no alu­de al pe­río­do de des­can­so en sí, sino al va­lor sim­bó­li­co del mo­men­to, el lu­gar, la mo­da­li­dad, la co­mu­ni­ca­ción y la ex­hi­bi­ción de imá­ge­nes de esas va­ca­cio­nes. No se tra­ta del des­can­so, no. So­lo que mu­chí­si­mos de ellos no pue­den ha­cer­lo, aun­que quie­ran, otros se en­cuen­tran con des­can­sos for­za­dos, de­bi­do a des­pi­dos o sus­pen­sio­nes en su tra­ba­jo, y mu­chos, que sí se to­man un re­creo, trans­cu­rren esos días con an­gus­tia, pre­gun­tán­do­se qué les es­pe­ra al vol­ver y cuán­to peor po­drá ser es­te año res­pec­to del an­te­rior. Pre­gun­tas en cu­ya gé­ne­sis la ges­tión del go­bierno tie­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad.

Pa­ra de­cir­lo con otras pa­la­bras, quie­nes lo cri­ti­can sim­bo­li­zan. Por­que ven y en­tien­den aque­llo que ni él ni sus ase­so­res co­mu­ni­ca­cio­na­les, po­lí­ti­cos y fi­lo­só­fi­cos ni los in­te­lec­tua­les cor­te­sa­nos cap­tan. Que hay siem­pre un “qué” y un “cómo”. El “qué” es lo plano, lo evi­den­te, lo ob­vio. El “cómo” es la trans­for­ma­ción de lo ob­vio en sím­bo­los que se abren a la in­ter­pre­ta­ción, ese for­mi­da­ble atri­bu­to hu­mano.

La com­pren­sión de lo sim­bó­li­co es una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta no so­lo ar­tís­ti­ca, no so­lo psi­co­te­ra­péu­ti­ca, sino tam­bién po­lí­ti­ca. “San­gre, su­dor y lá­gri­mas” en bo­ca de Chur­chill no era una pro­me­sa li­te­ral, era ex­tra­or­di­na­ria­men­te sim­bó­li­ca y mo­vi­li­zó a un pue­blo que en­ten­dió el sím­bo­lo. Cuan­do Man­de­la, co­mo pre­si­den­te, pro­mo­vió y lo­gró el apo­yo de la po­bla­ción ne­gra a los Spring­boks, la se­lec­ción sud­afri­ca­na de rugby que re­pre­sen­ta­ba el apart­heid, reali­zó una mag­ní­fi­ca ac­ción sim­bó­li­ca en la bús­que­da de la re­con­ci­lia­ción. Quie­nes go­bier­nan y tie­nen ca­pa­ci­dad de sim­bo­li­zar pue­den crear y sos­te­ner vi­sio­nes con­vo­can­tes, pue­den afir­mar, aun en los peores tiem­pos, la es­pe­ran­za de que hay un fu­tu­ro y de que es­te es co­lec­ti­vo. En bo­ca de es­ta­dis­tas así la pa­la­bra “jun­tos” ad­quie­re di­men­sión de sím­bo­lo, es­tá hen­chi­da de con­te­ni­do. En quie­nes ca­re­cen de esa ca­pa­ci­dad es un so­ni­do va­cío, no di­ce na­da, aun­que se re­pi­ta mil ve­ces en Ins­ta­gram, en avi­sos de YouTube, en Fa­ce­book o en des­vaí­dos men­sa­jes gra­ba­dos pa­ra la te­le­vi­sión.

No so­lo la sen­si­bi­li­dad pa­ra com­pren­der lo sim­bó­li­co es im­por­tan­te siem­pre, y más aún cuan­do se go­bier­na. Tam­bién lo es la em­pa­tía. De­cir que el de pre­si­den­te “es el peor tra­ba­jo del mun­do” (cuan­do ade­más se tie­ne a la re­elec­ción co­mo pro­yec­to ex­clu­yen­te) es un po­qui­to irres­pe­tuo­so ha­cia tan­tas per­so­nas con tra­ba­jos in­sa­lu­bres (ha­cia los cua­les via­jan mal y mu­cho ca­da día), pre­ca­rios, mal pa­gos o, di­rec­ta­men­te, sin tra­ba­jo. ¿Se cam­bia­ría el Pre­si­den­te por ellas?

Atrás que­da­ron las reac­cio­nes incómodas o ad­ver­sas que, has­ta ayer no­más, Jair Bol­so­na­ro ge­ne­ra­ba con su len­gua­je hos­til y pré­di­ca gue­rre­ra. Su triun­fo sa­có del rin­cón “ver­gon­zan­te” a quie­nes lo apo­ya­ron en­tre bam­ba­li­nas y que hoy lo ad­mi­ten sin re­ce­los.

Son tiem­pos con­des­cen­dien­tes pa­ra el fla­man­te pre­si­den­te de Bra­sil, en los que par­te del es­ta­blish­ment eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y me­diá­ti­co se es­fuer­za por “tra­du­cir” en cla­ve “ci­vi­li­za­da” los di­chos abe­rran­tes de un man­da­ta­rio des­bo­ca­do, im­pre­de­ci­ble y afe­rra­do a sus pre­jui­cios. De igua­les pre­rro­ga­ti­vas pa­re­cie­ran go­zar Do­nald Trump, al­gu­nos lí­de­res de la ul­tra­de­re­cha eu­ro­pea y va­rios fun­cio­na­rios o re­fe­ren­tes de la po­lí­ti­ca do­més­ti­ca. No se tra­ta de nom­bres o te­rri­to­rios, sino de an­te­po­ner in­tere­ses a prin­ci­pios.

Se ha eva­po­ra­do el asom­bro, o la mi­ra­da éti­ca co­mo or­de­na­do­ra de cier­tos lí­mi­tes. Qui­zás a fuer­za de re­pe­ti­ción lo que pa­re­cía ame­na­zan­te, au­to­ri­ta­rio, xe­nó­fo­bo, anacró­ni­co o me­siá­ni­co se in­cor­po­ró a una agen­da mun­dial que se de­ba­te en­tre se­guir de­te­rio­ran­do los re­sor­tes de una de­mo­cra­cia en cri­sis, o for­ta­le­cer­la y sa­nar­la ha­cién­do­la más in­clu­si­va, par­ti­ci­pa­ti­va e in­cor­po­ran­do nue­vos pro­ta­go­nis­tas. De eso se tra­ta, fi­nal­men­te.

Se re­quie­re de ma­la­ba­res sin­tác­ti­cos o al­tas cuo­tas de ci­nis­mo pa­ra “na­tu­ra­li­zar” la men­ti­ra o el es­pan­to. “El infierno son los otros”, de­cía ma­gis­tral­men­te Sar­tre a la ho­ra de cul­pa­bi­li­zar­los o de in­ten­tar jus­ti­fi­car la pro­pia in­di­fe­ren­cia. Po­co im­por­ta si se tra­ta de ni­ños muer­tos en la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se, de bar­cos ates­ta­dos de re­fu­gia­dos bo­yan­do por un Me­di­te­rrá­neo con­ver­ti­do en tum­ba, de una de­sigual­dad que cre­ce o de una “ci­vi­li­za­ción” que se re­plie­ga en lo peor de sí mis­ma. Bas­ta­ron dos años pa­ra que el “de­li­rio” de Trump de cons­truir un mu­ro –lue­go de dé­ca­das en que la hu­ma­ni­dad se em­pe­ñó li­te­ral y sim­bó­li­ca­men­te en de­rri­bar­los– hoy pa­rez­ca una idea po­de­ro­sa pre­si­den­cia al ser “eli­mi­na­do” el can­di­da­to fa­vo­ri­to en las en­cues­tas, que Lu­la lle­va ar­bi­tra­ria­men­te nue­ve me­ses pre­so y que el juez que lo con­de­nó sin prue­bas pe­ro con “con­vic­ción” es el nue­vo mi­nis­tro de Jus­ti­cia. Mo­ro, el su­pues­to “hé­roe in­co­rrup­ti­ble”, re­sul­tó ser el vi­llano le­gu­le­yo, le­gi­ti­ma­dor de la ar­bi­tra­rie­dad y el au­to­ri­ta­ris­mo.

Días atrás,

ad­ver­tía so­bre la in­ten­ción re­pu­bli­ca­na de su­pri­mir vo­tos de las mi­no­rías con tri­qui­ñue­las ta­les co­mo au­men­to de re­qui­si­tos, res­tric­ción del vo­to tem­prano, eli­mi­na­ción de ciu­da­da­nos elec­to­ra­les “con­ve­nien­tes”, ma­ni­pu­lar vo­lun­ta­des, nin­gu­near el po­der de la con­vic­ción por so­bre el mar­ke­ting y, to­do el tiem­po, pa­tear la pe­lo­ta fue­ra de la can­cha.

El po­li­tó­lo­go bra­si­le­ño Mar­tín Ei­gon Mar­tino de­fi­ne a Bol­so­na­ro co­mo “la de­re­cha sin ver­güen­za”. En los pró­xi­mo días se en­con­tra­rá con Ma­cri. Oja­lá am­bos re­cuer­den al ale­mán Georg C. Lich­ten­berg: “Cuan­do los que man­dan pier­den la ver­güen­za, los que obe­de­cen pier­den el res­pe­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.