Ge­nea­lo­gía fe­mi­nis­ta y la con­di­ción de las mu­je­res

Perfil Cordoba - - Correo Central -

En el fe­mi­nis­mo usa­mos la pa­la­bra “ge­nea­lo­gía” pa­ra ha­blar del tra­ba­jo in­te­lec­tual y po­lí­ti­co con­sis­ten­te en ha­cer vi­si­bles a mu­je­res que nos an­te­ce­die­ron y no sue­len fi­gu­rar en las his­to­rias do­cu­men­ta­das. Y es así no so­lo por­que esas his­to­rias so­lo re­le­van pro­ta­go­nis­mos mas­cu­li­nos, sino por­que eli­gen co­mo cua­li­da­des des­ta­ca­das pa­ra la re­le­van­cia aque­llas que pro­ta­go­ni­zan so­lo los va­ro­nes.

Una pri­me­ra eta­pa del fe­mi­nis­mo del si­glo XX fue pre­ci­sa­men­te la del “res­ca­te”, en­con­trar a esas pro­ta­go­nis­tas y sa­car­las del ano­ni­ma­to.

Otro as­pec­to im­por­tan­te de la ge­nea­lo­gía tie­ne que ver con la prác­ti­ca de ele­gir y re­co­no­cer aque­llas fi­gu­ras fe­me­ni­nas ins­pi­ra­do­ras que tu­vie­ron im­por­tan­cia en nues­tra for­ma­ción emo­cio­nal y po­lí­ti­ca ca­mino al fe­mi­nis­mo.

Por su­pues­to, esas ge­nea­lo­gías pue­den ser muy per­so­na­les y di­ver­sas, y hay dis­tin­tas lí­neas ge­nea­ló­gi­cas; pe­ro si tu­vié­ra­mos que po­ner una pie­dra ba­sal en el si­glo XX pa­ra el ex­tra­or­di­na­rio de­sa­rro­llo que tu­vo lue­go la lla­ma­da “se­gun­da ola del fe­mi­nis­mo”, sin du­da se­ría

la obra fun­da­men­tal de Simone de Beau­voir pu­bli­ca­da en 1949, de la que se cum­plen 70 años.

Es­ta opor­tu­ni­dad ha­ce que el su­ple­men­to Do­min­go nos anun­cie una nue­va edi­ción, y lo ha­ce de la me­jor ma­ne­ra: en sus pro­pias pa­la­bras. “El Có­di­go fran­cés ya no in­clu­ye la obe­dien­cia en­tre el nú­me­ro de los de­be­res de la es­po­sa, y ca­da ciu­da­da­na se ha con­ver­ti­do en elec­to­ra; es­tas li­ber­ta­des cí­vi­cas si­guen sien­do abs­trac­tas cuan­do no van acom­pa­ña­das de una au­to­no­mía eco­nó­mi­ca...”. Así em­pie­za, pa­ra quie­nes pre­gun­tan por la ac­tua­li­dad que po­dría te­ner es­te tex­to tan­tas dé­ca­das des­pués. Vol­ver a leer es la gran in­vi­ta­ción de es­te año.

De­fen­so­ra de Gé­ne­ro

En su co­lum­na del do­min­go, el De­fen­sor de los Lec­to­res, Ju­lio Pe­trar­ca, ob­ser­va muy opor­tu­na­men­te los des­li­ces inacep­ta­bles de la prác­ti­ca pe­rio­dís­ti­ca (co­mo siem­pre lo ha­ce, aten­to a su rol) en la co­ber­tu­ra del ca­so de vio­la­ción de una ni­ña por par­te de va­rios jó­ve­nes en un cam­ping de Mi­ra­mar.

La no­ti­cia, de por sí es­ca­bro­sa, fue una ten­ta­ción pa­ra prác­ti­cas co­mu­ni­ca­ti­vas im­pro­pias del buen pe­rio­dis­mo, de las que Pe­trar­ca da ejem­plos y pa­ra las que su­gie­re re­me­dios. El sá­ba­do, en la sec­ción Po­li­cia­les se cu­bre es­te he­cho, y el mé­di­co psi­quia­tra fo­ren­se Mi­guel Mal­do­na­do pu­bli­ca una co­lum­na de opinión ti­tu­la­da “La ma­na­da sin per­dón”.

A par­tir de un he­cho en Es­pa­ña se ha co­men­za­do a lla­mar “ma­na­da” (con dis­cu­ti­ble pro­pie­dad) a los agre­so­res se­xua­les que ata­can en gru­po. He­mos te­ni­do va­rios ca­sos así en el país. El fa­llo que de­jó im­pu­ne la vio­la­ción y femicidio de Lu­cía Pé­rez en Mar del Pla­ta, así co­mo la ma­la pra­xis po­li­cial en la pre­ser­va­ción de la prue­ba en el ca­so de Mi­ra­mar son ejem­plos de cómo se cons­tru­ye la im­pu­ni­dad de los agre­so­res.

La in­ter­pre­ta­ción de los he­chos completa el pa­no­ra­ma. Y es en es­te as­pec­to de la in­ter­pre­ta­ción que me alar­mó una fra­se en la no­ta de Mal­do­na­do: “Que­da cla­ro que de esos pa­dres y ma­yo­res so­lo po­drán sa­lir esos jo­ven­ci­tos in­ca­pa­ces de res­pe­tar la con­di­ción ca­si sa­gra­da de la mu­jer”. Sin du­da una edu­ca­ción sen­ti­men­tal mas­cu­li­na (que no se re­du­ce al ám­bi­to fa­mi­liar) que jus­ti­fi­que la de­pre­da­ción de las mu­je­res es un sus­ten­to im­por­tan­te del sis­te­ma de vio­len­cia. Pe­ro la al­ter­na­ti­va ¿es pen­sar la fe­mi­ni­dad co­mo una esen­cia, ha­blar de “la mu­jer” co­mo al­go sa­gra­do? Esa ex­tre­ma idea­li­za­ción pro­du­ce des­pués di­fe­ren­cias en­tre “bue­nas víc­ti­mas” (las que man­tie­nen las con­di­cio­nes de sa­cra­li­dad) y “ma­las víc­ti­mas” (las que des­cien­den de sus al­ta­res con con­duc­tas pro­fa­nas).

Las mu­je­res (siem­pre en plu­ral, siem­pre di­ver­sas) no pe­di­mos ser re­co­no­ci­das co­mo sa­gra­das, sino co­mo hu­ma­nas con derechos, ni más ni me­nos.

CEDOC PER­FIL

PIONERA. Se cum­plie­ron 70 años de la pu­bli­ca­ción de obra fun­da­men­tal de Simone de Beau­voir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.