Ni el ve­rano se sal­va de los ma­les de la grie­ta

Perfil Cordoba - - Correo Central -

Ya se ha con­ver­ti­do en un clá­si­co del pe­rio­dis­mo ar­gen­tino el des­cu­brir que los co­lo­res de ca­da cris­tal va­rían se­gún quien mi­re, qué mi­re y des­de qué po­si­ción po­lí­ti­ca/ideo­ló­gi­ca/sec­to­rial es­té mi­ran­do. No im­por­ta si se tra­ta de un acon­te­ci­mien­to tras­cen­den­te, de una es­ta­dís­ti­ca, de una de­ci­sión gu­ber­na­men­tal o de una in­ter­na fut­bo­le­ra en al­gún club. Si el ob­ser­va­dor o la ob­ser­va­do­ra han asu­mi­do la mi­li­tan­cia co­mo un man­da­to su­pe­rior pa­ra ca­li­fi­car un he­cho, es ta­rea de lec­to­res, te­le­vi­den­tes, se­gui­do­res de pro­gra­mas de ra­dio, de por­ta­les de no­ti­cias o en re­des so­cia­les, asu­mir el sano ejer­ci­cio de du­dar (sano pa­ra su vo­ra­ci­dad por sa­ber y por acer­car­se a la ver­dad has­ta don­de sea po­si­ble).

En la ma­dru­ga­da de es­te sá­ba­do, un ami­go es­cri­tor cu­yo nom­bre me re­ser­vo me es­cri­bió un men­sa­je en el que re­la­ta­ba que su no­via le mos­tró en la tar­de del viernes la fo­to de una pla­ya de­sier­ta en Pi­na­mar o Va­le­ria del Mar (don­de vi­vo), y que su asom­bro fue gran­de cuan­do le­yó en un dia­rio la ver­sión con­tra­ria: pla­yas des­bor­dan­tes de tu­ris­tas, ilus­tra­das con fo­tos en sin­to­nía. “¿Quién mien­te?”, me pre­gun­ta­ba mi ami­go. Por cier­to, el cli­ma en los úl­ti­mos días no fue in­cen­ti­vo pa­ra una ma­si­va con­cu­rren­cia a las pla­yas. De he­cho, las tem­pe­ra­tu­ras ba­ja­ron abrup­ta­men­te y re­cién en la tar­de del viernes tre­pa­ron a ni­ve­les acep­ta­bles. Pue­do dar fe de que en Va­le­ria del Mar la gen­te des­em­bar­có tar­de en la are­na, que una co­sa fue la ma­ña­na (gé­li­da) y otra la tar­de (agra­da­ble).

To­do es­te re­la­to apun­ta a ofre­cer a los lec­to­res de PER­FIL un acer­ca­mien­to a las dos ver­sio­nes pa­ra un mis­mo te­ma: una, com­par­ti­da por la no­via de mi ami­go con sus com­pa­ñe­ros K, ul­tra K, más o me­nos K, su­ge­ría un fra­ca­so de la tem­po­ra­da ve­ra­nie­ga, un fias­co mo­ti­va­do por los apre­to­nes de cin­tu­rón que los go­bier­nos na­cio­nal, pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal (to­dos del mis­mo signo ma­cris­ta) vie­nen im­po­nien­do a la gen­te; la otra, en un me­dio que se ca­rac­te­ri­za por su ex­ce­len­te sim­pa­tía con Mau­ri­cio y su gen­te, pro­po­nía dar por cier­to que el ve­rano ha es­ta­lla­do a pleno, que los tu­ris­tas lle­nan pla­yas, res­tau­ran­tes, ho­te­les, ba­res, eu­fó­ri­cos por un enero es­tu­pen­do.

Ni un ex­tre­mo ni el otro. La tem­po­ra­da no es peor que las an­te­rio­res; más: los ín­di­ces de ocu­pa­ción ho­te­le­ra y de al­qui­le­res tem­po­ra­rios cre­cie­ron en la cos­ta ape­nas por en­ci­ma del año pa­sa­do. Una ami­ga que con­du­ce le­gen­da­rio ho­tel en la zo­na acep­tó que las ci­fras de hués­pe­des de 2018 y 2019 son si­mi­la­res, aun­que ob­ser­va, sí, me­nor gas­to per cá­pi­ta. Y acla­ra que el pro­ble­ma no es­tá en la can­ti­dad de vi­si­tan­tes sino en la pre­sión que ejer­ce so­bre los em­pre­sa­rios cos­te­ños el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de los cos­tos por ser­vi­cios, im­pues­tos y otros ru­bros que po­nen en ries­go tan­ta in­ver­sión pre­via. Pe­ro… ¿cómo? ¿No se da­ba por cier­to que el tram­po­lín que lle­vó el dó­lar a las nu­bes obli­ga­ría a mi­les de ve­ra­nean­tes a op­tar por las pla­yas pro­pias an­tes que por las fo­rá­neas? Si nos guia­mos por lo pu­bli­ca­do ayer en PER­FIL (pá­gi­na 42, https://www.per­fil.com/no­ti­cias/ so­cie­dad/pe­se-a-la-cri­sis-lo­sar­gen­ti­nos-eli­gen-bra­sil.phtml), es­to no se­ría así. Y, co­mo en años an­te­rio­res, hay una im­por­tan­te can­ti­dad de ar­gen­ti­nos que op­ta­ron por pla­yas me­nos frías.

Una re­fle­xión final, con la grie­ta co­mo pro­ta­go­nis­ta. La ob­je­ti­vi­dad ab­so­lu­ta, en pe­rio­dis­mo, no exis­te, aun­que es obli­ga­ción del pe­rio­dis­ta acer­car­se a ella sin pre­con­cep­tos ni im­po­si­cio­nes.

Rys­zard Ka­pus­cins­ki des­ta­ca­ba que sí es im­pres­cin­di­ble “una for­ma de apro­xi­ma­ción a la ver­dad en la que se de­be dar el equi­li­brio en­tre lo sub­je­ti­vo y lo ob­je­ti­vo”. He ahí el se­cre­to de la mi­sión.

De­fen­sor de los Lec­to­res

PA­TRI­CIO CA­BRAL

¿VACIAS O LLE­NAS?Las pla­yas, se­gún el co­lor delcris­tal con que se mi­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.