El pe­li­gro de los de­rrum­bes

Perfil Cordoba - - Ciencia - C.F. FLO­REN­CIA BALLARINO

Otro de los pro­ble­mas vin­cu­la­dos con la ero­sión cos­te­ra es la des­es­ta­bi­li­za­ción de acan­ti­la­dos pro­vo­ca­da por las olas cuan­do pue­den al­can­zar el pie de es­tas ba­rran­cas. Es­to pue­de lle­var a de­rrum­bes de los acan­ti­la­dos y pro­vo­car ac­ci­den­tes, e in­clu­so la muer­te de per­so­nas que bus­can pro­te­ger­se del sol. Es­te pe­li­gro exis­te en la cos­ta mar­pla­ten­se. El año pa­sa­do una ne­na mu­rió aplas­ta­da tras el de­rrum­be de una par­te de un acan­ti­la­do en la men­cio­na­da ciu­dad bal­nea­ria.

El di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Geo­lo­gía de Cos­tas y del Cua­ter­na­rio, Fe­de­ri­co Isla, ad­vir­tió que al­go si­mi­lar pue­de ocu­rrir con las cons­truc­cio­nes bal­nea­rias en áreas de du­nas que es­tán aban­do­na­das y se en­cuen­tran en zo­nas de pe­li­gro de de­rrum­be o des­li­za­mien­to.

So­bre las obras des­ti­na­das a fre­nar la ero­sión, el in­ves­ti­ga­dor Wal­ter Dra­ga­ni, del SHN, des­ta­có que “es im­por­tan­te con­cien­ti­zar a los mu­ni­ci­pios pa­ra que ha­gan un plan de mo­ni­to­rio am­bien­tal lo más in­te­gral po­si­ble. Si no to­ma­mos me­di­cio­nes con­ti­nuas y sis­te­má­ti­cas no ten­dre­mos un pa­no­ra­ma de lo que es­tá pa­san­do, ni un plan”. El bro­te de han­ta­vi­rus que tie­ne co­mo epi­cen­tro la ciu­dad chu­bu­ten­se de Epuyén es el más im­por­tan­te de los úl­ti­mos 20 años, con 28 ca­sos con­fir­ma­dos y diez muer­tes. Has­ta el mo­men­to, no hay una va­cu­na o tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co con­tra el vi­rus, que en el ca­so de la ce­pa An­des tie­ne una le­ta­li­dad de en­tre 40% y 50%.

Sin em­bar­go, es­to po­dría cam­biar. Cien­tí­fi­cos ar­gen­ti­nos bus­can desa­rro­llar un an­ti­sue­ro te­ra­péu­ti­co con­tra el vi­rus Han­ta. El 18 de di­ciem­bre, au­to­ri­da­des de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de La­bo­ra­to­rios e Ins­ti­tu­tos de Sa­lud Anlis Dr. Car­los G. Mal­brán fir­ma­ron un con­ve­nio con la em­pre­sa ar­gen­ti­na de bio­tec­no­lo­gía In­mu­no­va pa­ra avan­zar en las pri­me­ras prue­bas de con­cep­to.

“Nues­tra idea es que si po­de­mos desa­rro­llar un an­ti­cuer­po po­ten­te con­tra el vi­rus y apli­car­lo en for­ma tem­pra­na po­dría­mos in­ter­ve­nir en la en­fer­me­dad y evi­tar el desen­la­ce fa­tal”, le ex­pli­có a PER­FIL Fer­nan­do Gold­baum, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­quí­mi­cas de Buenos Aires (Le­loir- Co­ni­cet) y uno de los fun­da­do­res de In­mu­no­va.

En Chi­le, des­de ha­ce va­rios años se vie­ne pro­ban­do el sue­ro de pa­cien­tes con­va­le­cien­tes (una es­tra­te­gia muy si­mi­lar a la que se uti­li­za en nues­tro país pa­ra la fie­bre he­mo­rrá­gi­ca ar­gen­ti­na) co­mo es­tra­te­gia de pro­tec­ción par­cial con­tra la en­fer­me­dad. “Eso sig­ni­fi­ca que si uno pre­pa­ra an­ti­cuer­pos con una al­ta ca­pa­ci­dad neu­tra­li­zan­te con­tra el vi­rus po­dría, apli­cán­do­lo en una ven­ta­na ade­cua­da –por ejem­plo en un bro­te a to­dos los con­tac­tos (de per­so­nas in­fec­ta­das)–, ami­no­rar los efec­tos de la en­fer­me­dad”, sos­tu­vo el in­ves­ti­ga­dor.

El acuer­do de coope­ra­ción pú­bli­co-pri­va­do bus­ca po­ten­ciar es­ta lí­nea de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llar una es­tra­te­gia que per­mi­ta sal­var vi­das. El La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal de Re­fe­ren­cia pa­ra Han­ta­vi­rus, que di­ri­ge la doc­to­ra Pau­la Martínez, cuen­ta con una gran ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to acer­ca de la na­tu­ra­le­za de los han­ta­vi­rus. Allí se se­cuen­ció el vi­rus An­des y se postuló muy tem­pra­na­men­te la po­si­bi­li­dad de trans­mi­sión per­so­na a per­so­na.

Ade­más, el la­bo­ra­to­rio cuen­ta con un mo­de­lo ani­mal de en­fer­me­dad y la ca­pa­ci­dad técnica de cul­ti­var e inac­ti­var han­ta­vi­rus en ins­ta­la­cio­nes con al­to ni­vel de bio­se­gu­ri­dad (BSL-3 y BSL-3 Ani­mal).

En el ca­so de In­mu­no­va, la em­pre­sa de bio­tec­no­lo­gía desa­rro­lló un me­di­ca­men­to in­no­va­dor que po­dría trans­for­mar­se en el pri­mer tra­ta­mien­to pa­ra evi­tar la pro­gre­sión del sín­dro­me uré­mi­co he­mo­lí­ti­co (SUH). Se ba­sa en la ge­ne­ra­ción me­dian­te in­ge­nie­ría de pro­teí­nas, uti­li­zan­do una pla­ta­for­ma de su pro­pie­dad, de un in­mu­nó­geno po­ten­te pa­ra in­du­cir al­tos tí­tu­los de an­ti­cuer­pos con­tra la to­xi­na Shi­ga, cau­san­te del ma­yor im­pac­to clí­ni­co de es­ta en­fer­me­dad.

“La idea es uti­li­zar una es­tra­te­gia si­mi­lar a la que em­plea­mos con SUH. Si el in­mu­nó­geno es bueno y pro­te­ge en un mo­de­lo ani­mal, lo que ha­ce­mos jun­to al La­bo­ra­to­rio Biol es in­mu­ni­zar ca­ba­llos y ob­te­ne­mos un an­ti­sue­ro y un pro­duc­to bio­tec­no­ló­gi­co de­ri­va­do de ese an­ti­sue­ro. En el ca­so de han­ta­vi­rus, po­de­mos com­pa­rar el ni­vel de pro­tec­ción en mo­de­los ani­ma­les que pro­duz­ca el sue­ro de ca­ba­llo con la pro­tec­ción que pro­du­cen los sue­ros de pa­cien­tes con­va­le­cien­tes”, ex­pli­có Gold­baum. “Cree­mos que po­de­mos ge­ne­rar una prue­ba de con­cep­to cla­ra pa­ra ver si es­to fun­cio­na o no en uno o dos años”, agre­gó el in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet.

El han­ta­vi­rus es una en­fer­me­dad vi­ral agu­da grave, que se trans­mi­te ha­bi­tual­men­te a tra­vés del con­tac­to con la sa­li­va, las he­ces y la ori­na de los ra­to­nes sil­ves­tres in­fec­ta­dos (prin­ci­pal­men­te los co­li­lar­gos), que una vez se­cas pue­den ser in­ha­la­das. La en­fer­me­dad pue­de afec­tar la fun­ción de los pul­mo­nes y el co­ra­zón de­bi­do a una ma­la res­pues­ta del sis­te­ma in­mu­ne y lle­var a la muer­te.

GZA: MARCOMINI

ACAN­TI­LA­DOS. Pue­de ha­ber de­rrum­bes y ac­ci­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.