De­tie­nen a un jo­ven por el ase­si­na­to de sus pa­dres

Perfil Cordoba - - Sociedad - R.P

Un jo­ven de 22 años fue de­te­ni­do, acu­sa­do de ma­tar a pu­ña­la­das a sus pa­dres en una ca­sa del par­ti­do de Ezei­za.

To­do co­men­zó la ma­dru­ga­da del sá­ba­do, cuan­do el impu­tado del do­ble cri­men, iden­ti­fi­ca­do co­mo Ed­gar Roberto Martínez, se pre­sen­tó en la Co­mi­sa­ría 2ª de Tris­tán Suá­rez con man­chas de san­gre en sus ma­nos y en su ro­pa y de­nun­ció que al re­gre­sar a su ca­sa ob­ser­vó que dos hom­bres sa­lían co­rrien­do de la fin­ca. Se­gún su de­nun­cia, al in­gre­sar en­con­tró a sus pa­dres ase­si­na­dos.

Los efec­ti­vos acu­die­ron de in­me­dia­to a la ca­sa ubi­ca­da en la ca­lle Ur­qui­za al 200, en la lo­ca­li­dad de Tris­tán Suá­rez, y ha­lla­ron en el co­me­dor a Dio­ni­sio Martínez, ti­ra­do bo­ca arri­ba a me­tros de la puer­ta de en­tra­da prin­ci­pal, con he­ri­das cor­tan­tes y san­gre en el cue­llo y en el ros­tro.

En la ha­bi­ta­ción ma­tri­mo­nial y al cos­ta­do de la ca­ma en­con­tra­ron, ase­si­na­da tam­bién a pu­ña­la­das, a Sil­via Gómez. Los po­li­cías es­ta­ble­cie­ron que du­ran­te la no­che no se ha­bían es­cu­cha­do gri­tos ni pe­di­dos en cuan­to a lo acon­te­ci­do, en­tran­do en con­tra­dic­cio­nes y di­chos con­fu­sos acer­ca del he­cho: aña­dió a su ver­sión ini­cial que cuan­do lle­gó a su ca­sa vio a su pa­dre muer­to en la puer­ta del ga­ra­je, por lo que lo arras­tró ha­cia el co­me­dor y lue­go fue al ba­ño pa­ra hi­gie­ni­zar­se y cam­biar­se la ro­pa an­tes de acu­dir a la co­mi­sa­ría.

Los pes­qui­sas no ha­lla­ron sig­nos de vio­len­cia en la ca­sa o de que ha­yan irrum­pi­do dos per­so­nas, pe­ro sí que par­te de los pi­sos ha­bían si­do la­va­dos.

El fis­cal a car­go de la in­ves­ti­ga­ción, Car­los Has­san, de la Uni­dad Fun­cio­nal de Ins­truc­ción (UFI) 2 Des­cen­tra­li­za­da de Ezei­za, or­de­nó que efec­ti­vos de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca rea­li­za­ran los pe­ri­ta­jes. Am­bos ca­dá­ve­res te­nían he­ri­das pun­zo­cor­tan­tes a la al­tu­ra del cue­llo que afec­ta­ron la ar­te­ria ca­ró­ti­da, lo que mo­ti­vó una gran pér­di­da de san­gre que de­ri­vó en la muer­te de los dos, y tam­bién he­ri­das en las ma­nos de ca­rác­ter de­fen­si­vas.

El jo­ven te­nía he­ri­das pun­zo­cor­tan­tes en los de­dos anu­lar y me­ñi­que de la mano iz­quier­da.

Ed­gard lle­gó a la co­mi­sa­ría de Tris­tán Suá­rez con cor­tes en los de­dos y man­chas de san­gre en la ro­pa.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

HE­RI­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.