Co­mo Cris­ti­na es in­te­li­gen­te, no que­rría vol­ver a ser pre­si­den­ta

Perfil Cordoba - - Hoy - JOR­GE FON­TE­VEC­CHIA

Fue Lu­la, des­de an­tes de que el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res lo­gra­ra lle­gar a la pre­si­den­cia de Bra­sil, pe­ro sien­do go­bierno en mu­chas ciu­da­des y al­gu­nos es­ta­dos (pro­vin“Te­ner cias), quien en 1990 creó el Foro de San Pablo pa­ra re­unir es­fuer­zos de los par­ti­dos y mo­vi­mien­tos de iz­quier­da, que por en­ton­ces no go­ber­na­ban en nin­gún país sud­ame­ri­cano y vein­te años des­pués lo hi­cie­ron en to­do el sub­con­ti­nen­te con la so­la ex­cep­ción de Co­lom­bia.

Fue el pe­so eco­nó­mi­co, de­mo­grá­fi­co, mi­li­tar y te­rri­to­rial de Bra­sil, su­ma­do al au­men­to del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas, el ca­ta­li­za­dor de la lle­ga­da y man­ten­ción de go­bier­nos de iz­quier­da en Su­da­mé­ri­ca. De la mis­ma for­ma, aho­ra la lle­ga­da de Bol­so­na­ro y la pri­sión de Lu­la con­so­li­dan un cam­bio de to­da Su­da­mé­ri­ca, que pa­só de es­tar en 2010 go­ber­na­da por par­ti­dos de iz­quier­da a ter­mi­nar la dé­ca­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te go­ber­na­da por par­ti­dos de cen­tro­de­re­cha o lí­de­res no de iz­quier­da.

¿Cómo po­dría Cris­ti­na Kirch­ner lle­var ade­lan­te un go­bierno dis­tri­bu­cio­nis­ta no ha­bien­do, co­mo en la dé­ca­da pa­sa­da, stock de ca­pi­tal que con­su­mir, ni pre­cios de las ma­te­rias pri­mas al­tos, ni ayu­da de los ve­ci­nos, más el cor­sé del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal? Quie­nes fre­cuen­tan a la ex pre­si­den­ta y de­fien­den su in­te­li­gen­cia sos­tie­nen que ella com­pren­de muy bien la di­fe­ren­cia del con­tex­to ac­tual con el de cuan­do go­ber­nó y que la prin­ci­pal mo­ti­va­ción que la mue­ve es que no va­ya pre­sa su hi­ja Flo­ren­cia ni a me­diano pla­zo ella mis­ma y su hi­jo Má­xi­mo. Apues­tan a que su ra­cio­na­li­dad se so­bre­pon­ga a su com­ple­ja psiCo­rrea, co­lo­gía y pre­fie­ra no ser ella mis­ma can­di­da­ta pa­ra que el pe­ro­nis­mo pue­da te­ner un can­di­da­to de uni­dad con ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de triun­fo.

Pe­ro que a Cris­ti­na Kirch­ner no le con­vi­nie­se ser pre­si­den­ta nue­va­men­te y even­tual­men­te lle­ga­ra a esa con­clu­sión, no eli­mi­na­ría la po­si­bi­li­dad de que igual desea­ra ser can­di­da­ta pre­fi­rien­do, aun­que de­rro­ta­da, as­pi­rar a que­dar co­mo je­fa de la opo­si­ción. Pue­de no con­fiar en que la leal­tad de nin­gún pe­ro­nis­ta la sal­ve de los pro­ble­mas ju­di­cia­les y ten­ga que ser ella mis­ma, a fuer­za de pro­ta­go­nis­mo po­lí­ti­co per­so­nal, quien pue­da ejer­cer al­gu­na for­ma de pre­sión so­bre la Jus­ti­cia. Sim­pli­fi­ca­da­men­te, po­dría que­rer ser can­di­da­ta pa­ra ga­nar per­dien­do. Hay pe­ro­nis­tas que sos­tie­nen que, fren­te a esa hi­pó­te­sis, ya no se­ría Ma­cri quien en 2020 ha­ría lo po­si­ble pa­ra que ter­mi­na­ra pre­sa sino que los pro­pios pe­ro­nis­tas se en­car­ga­rían de eso pa­ra con­cluir de una vez por to­das con el ta­pón que ella sig­ni­fi­ca pa­ra el sur­gi­mien­to de nue­vas fi­gu­ras del PJ y que su pre­sen­cia ac­ti­va en la po­lí­ti­ca no si­ga be­ne­fi­cian­do a Ma­cri al man­te­ner vi­va la grie­ta.

Pe­ro, sea o no sea Cris­ti­na can­di­da­ta, y de ser­lo pier­da o ga­ne, lo más im­por­tan­te es ob­ser­var cómo la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na de­pen­de tam­bién de la po­lí­ti­ca re­gio­nal, cómo nos afec­ta lo que su­ce­de con nues­tros ve­ci­nos, y su­pe­rar el pro­vin­cia­lis­mo en­do­gá­mi­co.

TWIT­TER

BOLIVARIANOS con Ma­du­ro, ca­da vez me­nos.

en rojo: una dé­ca­da.

EN PRO­BLE­MAS. El mi­llo­na­rio de Ama­zon y el ex dipu­tado ar­gen­tino con cri­sis de pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.