Al ci­ne en el Del­ta Panorámico

Perfil Cordoba - - Cultura / Libros - Au­tor: Gé­ne­ro: Otras obras del au­tor:

La ca­lle de los ci­nes que a es­ta al­tu­ra, y aun­que ha­ya si­do uti­li­za­do con an­te­rio­ri­dad, po­dría­mos de­cir que tie­ne un copy­right bor­geano: la cons­truc­ción de un na­rra­dor cu­yo nom­bre coin­ci­de con el del au­tor. Así es que, en lee­mos a un tal Mar­ce­lo Cohen, de la Isla On­ze­na, que ex­pli­ca que los pa­que­tes neu­ra­les de en­tre­te­ni­mien­to y la Pan­con­cien­cia –una ha­bi­li­dad que con­sis­te en in­tro­du­cir­se en la men­te de otra per­so­na a mo­do de “tu­ris­mo men­tal”– hi­cie­ron que ya na­die le pres­ta­se aten­ción al “cinema”, y se le ocu­rre po­ner­se a con­tar los ar­gu­men­tos de al­gu­nas pe­lí­cu­las que vio, o en reali­dad más que con­tar los ar­gu­men­tos es­cri­be su pro­pia lec­tu­ra, que es al­go dis­tin­to: se adue­ña de los films y, de al­gún mo­do –en­tre otras co­sas, com­ple­tan­do lo no di­cho con in­fe­ren­cias su­ti­les e inau­gu­ran­do en cam­bio si­len­cios más in­te­li­gen­tes– los trans­for­ma en al­go me­jor.

En lo que res­pec­ta a las tra­mas, las hay de to­dos los gé­ne­ros. El re­la­to “Mu­jer cuán­ti­ca”, por ejem­plo, tie­ne to­dos los con­di­men­tos de la cien­cia fic­ción y re­ela­bo­ra en tono iró­ni­co el so­lip­sis­mo fi­lo­só­fi­co: ve­mos a un hom­bre (y por cier­to di­go “ve­mos” no so­lo por­que se tra­ta de ir tra­du­cien­do lo que se ve en una pan­ta­lla, sino por­que Cohen es un au­tor que, co­mo Brad­bury, siem­pre ha te­ni­do la ca­pa­ci­dad de “ha­cer ver” con una in­ten­si­dad inusual) que pue­de ma­te­ria­li­zar a una mu­jer que en reali­dad es una “fun­ción de on­da”, es de­cir, “una os­ci­la­ción que una mi­ra­da aje­na po­día con­cen­trar en un ob­je­to ma­te­rial”.

Por su par­te, el re­la­to “In­to­le­ra­ble”, tal vez uno de los más in­tere­san­tes, se acer­ca a lo que po­dría ser un po­li­cial. En un Del­ta don­de el de­li­to se con­cen­tra en el ro­bo de da­tos, in­for­ma­ción, de­pó­si­tos fi­nan­cie­ros, me­mo­rias, re­fle­xio­nes “y to­do lo que pue­de ha­ber en las ca­be­zas”, se re­fri­ta una for­ma de de­lin­cuen­cia pa­ra la que la “cien­cia de la se­gu­ri­dad” ya no es­tá pre­pa­ra­da: el li­so y llano ro­bo Pe­ro no se tra­ta de ro­bar pa­ra usu­fruc­to per­so­nal: Da­rec, el per­so­na­je, es un “agen­te de la re­pa­ra­ción” que in­cu­rre en el de­li­to pa­ra re­par­tir lue­go los bie­nes en­tre los po­bres, quie­nes han de­ja­do de de­lin­quir no por ra­zo­nes éti­cas sino por­que han per­di­do el de­seo, y eso es jus­ta­men­te lo que vie­ne a de­vol­ver­les él. En ese mar­co, y co­mo la so­cie­dad ya no cuen­ta con per­so­nal pre­pa­ra­do pa­ra com­ba­tir ese ti­po de de­li­to, tie­nen que re­cu­rrir a una mu­jer que por sus ap­ti­tu­des de­tec­ti­ves­cas se con­vier­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.