ES CO­MO MES­SI

Perfil Cordoba - - Tenis -

Hay un as­pec­to a des­ta­car en Fe­de­rer, que es su per­so­na­li­dad y su es­pí­ri­tu de se­guir evo­lu­cio­nan­do. Eso le per­mi­te ge­ne­rar mo­di­fi­ca­cio­nes mí­ni­mas pa­ra ela­bo­rar nue­vas tác­ti­cas.

De ahí que, de acuer­do a la su­per­fi­cie o al ri­val, en al­gu­nos mo­men­tos to­me ac­ti­tu­des más de­fen­si­vas, en otros mo­men­tos más ofen­si­vas, jue­go de fon­do, o eli­ja sa­que y red. Fe­de­rer es co­mo Mes­si. Pue­de ju­gar de nue­ve, de fal­so nue­ve, de ex­tre­mo de­re­cho. Se pue­de adap­tar a lo que le pi­den por­que las con­di­cio­nes téc­ni­cas las tie­ne. Qui­zá su ma­yor vir­tud es que cuan­do el en­tre­na­dor pi­de al­gún cam­bio, pue­de ha­cer­lo. Aun­que na­da de eso se sos­tie­ne sin su pro­fe­sio­na­lis­mo, sus des­can­sos y sus in­tere­ses.

Su con­ti­nui­dad en el cir­cui­to de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de sus ga­nas, su sa­lud y su ca­pa­ci­dad de se­guir. Fe­de­rer pue­de ju­gar a es­te ni­vel siem­pre y cuan­do man­ten­ga la ve­lo­ci­dad, la agi­li­dad y su mo­vi­li­dad de pier­nas, y pa­ra eso se tie­ne que en­tre­nar mu­cho. En cuan­to ha­ya al­go que di­fi­cul­te eso, su ca­pa­ci­dad va a caer y se sen­ti­rá en los re­sul­ta­dos. Y no me ima­gino a Fe­de­rer com­pi­tien­do pa­ra al­go que no sea con­quis­tar nue­va­men­te el nú­me­ro uno del mun­do. Al­go que no sé si va a lo­grar, aun­que sé cla­ra­men­te que pue­de ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.