La cri­sis no es ex­cu­sa

Perfil Cordoba - - Ideas - SER­GIO SINAY*

La gen­te es­tá mal. Es­ta afir­ma­ción se con­vir­tió úl­ti­ma­men­te en mu­le­ti­lla. Con ella se ex­pli­ca la ola de pe­leas ca­lle­je­ras, dis­cu­sio­nes ab­sur­das, agre­sio­nes ver­ba­les y fí­si­cas, co­lap­sos de sa­lud, rup­tu­ra de víncu­los (amo­ro­sos, de amis­tad, et­cé­te­ra), con­duc­tas ar­bi­tra­rias y, en ge­ne­ral, el cli­ma de ma­les­tar, dis­con­for­mi­dad, im­pa­cien­cia, in­to­le­ran­cia, hos­ti­li­dad y anomia que apa­re­ce co­mo signo de los tiem­pos. Jus­ti­fi­ca­cio­nes sim­plis­tas ligan el he­cho de que “la gen­te es­té mal” con la cri­sis eco­nó­mi­ca. Y co­mo es­ta se ex­tien­de a lo an­cho de la so­cie­dad, la ex­cu­sa que­da siem­pre al al­can­ce de la mano.

En los años 80 dos fra­ses de la en­ton­ces pri­me­ra ministra in­gle­sa Mar­ga­ret That­cher se ins­ta­la­ron co­mo ex­cu­sas in­mor­ta­les pa­ra la irrup­ción neo­li­be­ral que aca­bó con los res­tos de Es­ta­do de bie­nes­tar que so­bre­vi­vían en Oc­ci­den­te (sal­vo al­gu­nos res­qui­cios en Es­can­di­na­via) y se con­vir­tie­ron de ahí en más en dog­ma. Según una de esas fra­ses, no exis­te la so­cie­dad sino sim­ple­men­te per­so­nas. Y, de acuer­do con la otra, no hay al­ter­na­ti­va al mo­de­lo plan­tea­do. La pri­me­ra sen­ten­cia es una in­vi­ta­ción al egoís­mo de­sen­fre­na­do, al sál­ve­se quien pue­da y co­mo pue­da, que sue­le dis­fra­zar­se ba­jo el nom­bre de me­ri­to­cra­cia. Y la se­gun­da afir­ma­ción con­tra­di­ce la esen­cia del li­be­ra­lis­mo al no to­le­rar na­da que dis­cre­pe con el pen­sa­mien­to úni­co. Cu­rio­so es­ta­li­nis­mo so­la­pa­do en pleno ca­pi­ta­lis­mo tar­dío.

Lo cier­to es que That­cher era la pi­to­ni­sa que anun­cia­ba los tiem­pos por ve­nir en el mun­do. Los ca­si cua­ren­ta años si­guien­tes, has­ta hoy, con sus cri­sis eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras, con la cre­cien­te y obs­ce­na de­sigual­dad mun­dial, con la reac­ción de los po­pu­lis­mos y el te­rro­ris­mo, con la epi­de­mia de nar­ci­sis­mo y he­do­nis­mo idio­ta, co­mo lo lla­ma el en­sa­yis­ta in­glés Mark Fis­her en su ma­ni­fies­to son el re­sul­ta­do del cum­pli­mien­to de aque­llas pre­dic­cio­nes. No por­que ellas afir­ma­ran al­go cier­to, sino por­que al im­po­ner­se de una ma­ne­ra fun­da­men­ta­lis­ta con­ge­la­ron to­da dis­cu­sión se­ria, ce­rra­ron los de­más caminos po­si­bles, con­ce­die­ron to­do el po­der a esas ma­fias anó­ni­mas lla­ma­das mer­ca­dos y anu­la­ron los con­tra­tos so­cia­les y mo­ra­les exis­ten­tes o po­si­bles. Al oro­pel tec­no­ló­gi­co de hoy se le opo­ne así una som­bría pers­pec­ti­va so­cial y mo­ral.

An­tes de mo­rir tem­pra­na­men­te, el bri­tá­ni­co Tony Judt (1948-2010), uno de los más lú­ci­dos ana­lis­tas de las ideas y los even­tos po­lí­ti­cos del siglo XX, ha­bía ad­ver­ti­do es­te fe­nó­meno, así co­mo su génesis y su de­ri­va, en va­rios de sus ar­tícu­los, que pu­bli­ca­ba en o en el Ti­mes, de Lon­dres, y en li­bros co­mo aca­so su tes­ti­mo­nio pós­tu­mo. Judt cri­ti­ca­ba que aque­llas de­ci­sio­nes que los go­ber­nan­tes to­man con­si­de­rán­do­las “di­fí­ci­les” (co­mo los ajus­tes bru­ta­les) nun­ca son di­fí­ci­les pa­ra ellos ni pa­ra los po­de­ro­sos. De­nun­cia­ba el eco­no­mi­cis­mo rei­nan­te y el fal­so bar­niz éti­co con el que es­te re­fuer­za ar­gu­men­tos “des­ca­ra­da­men­te uti­li­ta­rios”. De­plo­ra­ba que los go­ber­nan­tes se de­cla­ra­ran or­gu­llo­sos de sus du­ras me­di­das, que an­te to­do in­fli­gen dolor a otros, y de que la efi­ca­cia (siem­pre fa­lli­da en los he­chos) se im­pu­sie­ra a la com­pa­sión y la em­pa­tía. “No po­de­mos se­guir eva­luan­do en un va­cío mo­ral nues­tro mun­do y las de­ci­sio­nes que to­ma­mos”, es­cri­bía.

Cuan­do la fra­se “la gen­te es­tá mal” jus­ti­fi­ca to­do, o pre­ten­de ex­pli­car­lo, se ad­vier­te la pro­fun­di­dad de ese va­cío mo­ral. En una épo­ca de ajus­tes im­pia­do­sos y ma­la pra­xis eco­nó­mi­ca que se presentan co­mo mo­de­los úni­cos, que no ad­mi­ten dis­cu­sión, en un tiem­po de rup­tu­ra de las tra­mas so­cia­les y de alien­to de la sal­va­ción in­di­vi­dual, es im­pe­rio­so per­ci­bir ese va­cío y de­te­ner­se en su bor­de. La cri­sis no de­be jus­ti­fi­car las mi­cro y ma­cro­vio­len­cias, la anomia ga­lo­pan­te, el mal­tra­to in­ter­per­so­nal, la epi­de­mia de fal­ta de res­pe­to re­gis­tra­ble a ca­da mo­men­to y en ca­da lu­gar, la in­tem­pe­ran­cia, la pre­po­ten­cia, la des­ca­li­fi­ca­ción. A me­nos que el eco­no­mi­cis­mo ha­ya ter­mi­na­do con la ra­cio­na­li­dad pa­ra de­vol­ver­nos a una con­di­ción prehu­ma­na, con­ver­ti­dos en ani­ma­les fa­mé­li­cos. No ser­lo es res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal e in­trans­fe­ri­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.