Co­lo­res y pe­los pa­ra to­dos y to­das ¡y to­des!

Perfil Cordoba - - Correo Central -

En la con­tra­ta­pa del sá­ba­do 12, Fontevecchia ci­ta una de­cla­ra­ción de la nue­va ministra bol­so­na­ris­ta de la Mu­jer, Da­ma­res Al­ves, que re­fle­ja su fun­da­men­ta­lis­mo y anun­cia el re­tro­ce­so in­mi­nen­te en ma­te­ria de di­ver­si­dad y de­re­chos se­xua­les: “Aten­ción, aten­ción, es una nue­va era en Brasil don­de los ne­nes se vis­ten de azul y las ne­nas se vis­ten de ro­sa”. El bi­na­ris­mo cro­má­ti­co aso­cia­do al bi­na­ris­mo se­xual, vi­gen­te has­ta la crí­ti­ca fe­mi­nis­ta a la cons­truc­ción de los gé­ne­ros, tu­vo res­pues­tas iró­ni­cas in­me­dia­tas en las re­des (desde la vi­ra­li­za­ción del vi­deo de un ni­ño que re­pro­cha­ba con sen­sa­tez “los co­lo­res son co­lo­res”, has­ta la más pro­caz ima­gen de dos dil­dos ro­sa y azul que in­di­ca­ba “pa­ra ne­nas y pa­ra va­ro­nes”). El do­min­go 13, en la sec­ción So­cie­dad, se pre­sen­ta una ini­cia­ti­va de “cra­yo­nes in­clu­si­vos” con seis to­nos de “co­lor piel” que in­clu­yen ama­ri­llo, dos to­nos de ro­sa, dos de ma­rrón y ne­gro. Ade­más de gé­ne­ro y ra­za, otros pri­vi­le­gios pue­den dis­tor­sio­nar nues­tra re­la­ción con los co­lo­res. Así ini­cia Ju­lio Pe­trar­ca su co­lum­na de ese do­min­go: “Ya se ha con­ver­ti­do en un clá­si­co del pe­rio­dis­mo ar­gen­tino el des­cu­brir que los co­lo­res de ca­da cris­tal va­rían según quién mi­re, qué mi­re y desde qué po­si­ción po­lí­ti­ca/ideo­ló­gi­ca/sec­to­rial es­té mi­ran­do”.

De­fen­so­ra de Gé­ne­ro

En la sec­ción So­cie­dad tam­bién del do­min­go 13 nos ha­blan del nue­vo há­bi­to de de­pi­la­ción mas­cu­li­na. Un cui­da­do que an­tes es­ta­ba re­ser­va­do a de­por­tis­tas (a quie­nes el ve­llo corporal les sig­ni­fi­ca­ra una mo­les­tia o una des­ven­ta­ja fren­te a ri­va­les) se ha ex­ten­di­do hoy a mu­chos va­ro­nes, so­bre to­do jó­ve­nes. En ve­rano, y con per­so­na­jes pú­bli­cos re­co­no­ci­bles, se po­ne en es­ce­na un cam­bio en la cultura es­té­ti­ca mas­cu­li­na pa­ra la que el pe­lo ha de­ja­do de ser signo de vi­ri­li­dad. Las mu­je­res, por opo­si­ción, han co­men­za­do ha­ce años a po­ner en cues­tión el man­da­to de la de­pi­la­ción co­mo ras­go de fe­mi­ni­dad. Aun­que con re­sis­ten­cias, al­gu­nas ac­tri­ces y mo­de­los se ani­ma­ron a mos­trar sus axi­las po­bla­das, e in­clu­so en al­gu­nas ex­pre­sio­nes es­té­ti­cas di­si­den­tes te­ñi­das con co­lo­res vi­bran­tes. Tal vez esa ame­na­za de re­ti­ro del mer­ca­do de­pi­la­to­rio hi­zo que se bus­ca­ran nue­vos ni­chos de con­su­mo. Lo cier­to es que fue­ron apa­re­cien­do pu­bli­ci­da­des di­ri­gi­das a ellos que pre­sen­ta­ban co­mo pri­mi­ti­vos, des­pro­li­jos y si­mies­cos los cuer­pos ve­llu­dos, y en cam­bio co­mo desea­bles (pa­ra las mu­je­res) los cuer­pos de­pi­la­dos. No se tra­ta­ba en­ton­ces de fe­mi­ni­zar­se ni ho­mo­se­xua­li­zar­se, sino de cam­biar el patrón de con­su­mo man­te­nien­do in­tac­to un es­te­reo­ti­po de iden­ti­dad y de­seo: el va­rón cis bi­na­rio he­te­ro­se­xual aho­ra se de­pi­la. Ya le ha­bía abier­to la puer­ta el va­rón me­tro­se­xual que usa­ba cre­mas y cos­mé­ti­cos pa­ra me­jo­rar su ima­gen, sin aban­do­nar ni la mas­cu­li­ni­dad ni su gus­to por las mu­je­res.

Si bien la pri­me­ra ho­ji­ta de afei­tar (a la que se­gui­mos lla­man­do con la mar­ca que le dio ori­gen) nació con el siglo XX, la de­pi­la­ción mas­cu­li­na tie­ne mi­le­nios. En pin­tu­ras ru­pes­tres se ven los ros­tros bar­bu­dos y los ra­su­ra­dos; y en los ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos las he­rra­mien­tas con las que lo­gra­ban su co­me­ti­do: pe­der­na­les afi­la­dos, na­va­jas de co­bre o cu­chi­llas de hie­rro. Y tam­bién se en­con­tra­ron pin­ci­tas, por lo que se es­pe­cu­la que va­ro­nes y mu­je­res de dis­tin­tas cla­ses y cul­tu­ras prac­ti­ca­ban ra­su­ra­do y de­pi­la­ción. In­clu­so en los ge­ni­ta­les, pro­lon­gan­do el cuer­po ado­les­cen­te o pú­ber. ¿Una elec­ción, un man­da­to? Bue­na par­te de los tra­ta­mien­tos de hor­mo­na­ción en per­so­nas trans, va­ro­nes y mu­je­res, tie­nen que ver con la re­dis­tri­bu­ción del ve­llo corporal co­mo ex­pre­sión de gé­ne­ro.

Al­go es­tá cam­bian­do ace­le­ra­da­men­te, al­go que dis­lo­ca el vie­jo re­frán cas­te­llano “hom­bres de pe­lo en pe­cho, hom­bres de di­cho y he­cho”.

(“Ni el ve­rano se sal­va de los ma­les de la grie­ta”),

An­ti­no­mia”, pá­gi­na 34, Ideas)

(“Fal­sa

CEDOC PER­FIL

INCLUSION CO­LO­RI­DA. Cra­yo­nes con seis to­nos dis­tin­tos de “co­lorpiel” pa­ra pro­pi­ciar di­ver­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.