Edu­can­do a Tinelli.

Ger­mán Lo­do­la es pro­fe­sor de Cien­cia Po­lí­ti­ca en Di Te­lla y desde 2017 le da lec­cio­nes par­ti­cu­la­res y le ar­ma in­for­mes. El eje siem­pre es­tá pues­to en la Pro­vin­cia, por­que “lle­ga más a sec­to­res po­pu­la­res que ilus­tra­dos”.

Perfil Cordoba - - Portada - ANDRES FIDANZA

Ha­bla Ger­mán Lo­do­la, el pro­fe­sor que da cla­ses y lo guía en su ca­mino po­lí­ti­co.

Es doc­tor en Cien­cia Po­lí­ti­ca, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Di Te­lla e in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet. Participa en Fra­ga­ta, un gru­po de in­te­lec­tua­les “pro­gre­sis­tas y del cam­po po­pu­lar”, que ve en el ma­cris­mo una ex­pe­rien­cia re­gre­si­va. Ha­ce de en­la­ce en­tre uni­ver­si­da­des del Co­n­ur­bano e in­ten­den­tes pe­ro­nis­tas. El nom­bre de Ger­mán Lo­do­la, sin em­bar­go, em­pe­zó a cir­cu­lar en los me­dios por un dato que ex­ce­de su ex­pe­rien­cia y mi­li­tan­cia aca­dé­mi­ca. Desde 2017 es el for­ma­dor po­lí­ti­co de Mar­ce­lo Tinelli. Le dio cla­ses par­ti­cu­la­res, y su equi­po le ar­ma in­for­mes con eje bo­nae­ren­se.

—¿El en­cuen­tro en­tre Jair Bol­so­na­ro y Mau­ri­cio Ma­cri mar­ca el fin del Mer­co­sur?

—Nin­guno tie­ne al Mer­co­sur co­mo es­tra­te­gia re­gio­nal. Bol­so­na­ro pien­sa en víncu­los bi­la­te­ra­les. Ma­cri tam­bién tie­ne esa pul­sión, aun­que le va a ser di­fí­cil el bi­la­te­ra­lis­mo pu­ro. Pe­ro igual no me pa­re­ce lo cen­tral.

—¿Qué es lo cen­tral?

—El fac­tor geo­po­lí­ti­co de la ola con­ser­va­do­ra: ahí van jun­tos. Ac­to­res im­por­tan­tes de la arena in­ter­na­cio­nal, Es­ta­dos Uni­dos, y de ahí Chi­le, Co­lom­bia, Brasil y Ar­gen­ti­na se ali­nean en ese sen­de­ro. Eso di­fi­cul­ta pen­sar en go­bier­nos con­fron­ta­ti­vos. Hay una bo­li­lla ne­gra pa­ra los de cor­te pro­gre­sis­ta.

—¿Qué pa­ra­le­los hay en­tre Bol­so­na­ro y Ma­cri?

—En Brasil hay una vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal so­cial­men­te acep­ta­da. En la Ar­gen­ti­na hay me­nos to­le­ran­cia. Cam­bie­mos na­tu­ra­li­zó el pro­yec­to de la de­re­cha que siem­pre se ex­pre­sa­ba en los militares, pe­ro elec­to­ral­men­te y sin el com­po­nen­te au­to­ri­ta­rio. Eso lo vuel­ve una “de­re­cha mo­der­na”. Pe­ro en lo eco­nó­mi­co es cla­ra la re­dis­tri­bu­ción pa­ra mi­no­rías, co­mo ban­cos y agro.

—¿Por qué el ma­cris­mo se man­tie­ne con chan­ces elec­to­ra­les?

—Pe­se a una ges­tión ma­lí­si­ma, hay un ter­cio de la so­cie­dad que no tie­ne adón­de ir: sec­to­res me­dios y al­tos, la ex­pre­sión te­rri­to­rial de la pam­pa hú­me­da, sec­to­res ex­por­ta­do­res y an­ti­pe­ro­nis­mo his­tó­ri­co. El Es­ta­do tie­ne re­cur­sos pa­ra con­ven­cer al 10% que le fal­ta, con ayu­da del sis­te­ma me­diá­ti­co y ju­di­cial.

—¿Cuál va a ser el eje de cam­pa­ña ofi­cial?

—Dos: in­se­gu­ri­dad y una in­vo­ca­ción nor­ma­ti­va de va­lo­res que no son de­re­cha ni iz­quier­las da. Un dis­cur­so que ex­plo­ta la frac­tu­ra so­cial: di­vi­de en­tre bue­nos y ma­los; en­tre ar­gen­ti­nos que tra­ba­jan y los que vi­ven a su cos­ta. Ma­cri no es Bol­so­na­ro ni Trump, pe­ro ape­la a va­lo­res agre­si­vos cer­ca­nos.

—¿Por qué a la opo­si­ción le cues­ta tan­to en­con­trar un mé­to­do pa­ra di­ri­mir di­fe­ren­cias?

—Una res­pues­ta es el pro­ble­ma de coor­di­na­ción de eli­tes: hay con­flic­tos de na­tu­ra­le­za per­so­nal y un choque de as­pi­ra­cio­nes. Por eso Cristina, Pi­chet­to y Mas­sa no se po­nen de acuer­do. Otra es la frac­tu­ra so­cial del vo­to pe­ro­nis­ta, co­mo di­ce Juan Carlos To­rre. Hay un quie­bre tan gran­de en el mun­do del tra­ba­jo en­tre for­ma­les e in­for­ma­les, que no se es­truc­tu­ra en un vo­to. Hay pro­ble­mas en

éli­tes y tam­bién por aba­jo.

—¿Qué ti­po de cla­ses le da a Mar­ce­lo Tinelli?

—Con Mar­ce­lo y otros co­le­gas ha­ce­mos dos co­sas: le da­mos re­por­tes se­ma­na­les de po­lí­ti­ca y eco­no­mía, con fo­co en pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, el país y el mun­do. Y le pre­sen­ta­mos in­for­mes so­bre te­mas sus­tan­ti­vos, co­mo des­em­pleo, edu­ca­ción y sa­lud, con eje pro­vin­cial. No es al­go aca­dé­mi­co ári­do, pe­ro tie­nen da­tos e in­for­ma­ción. Ve­mos ac­cio­nes y propuestas po­si­bles.

—¿Por qué el hin­ca­pié bo­nae­ren­se?

—La com­ple­ji­dad na­cio­nal se or­de­na a par­tir de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Y por­que si Mar­ce­lo lle­ga a ser can­di­da­to, tie­ne más vin­cu­la­ción con Pro­vin­cia que con Ca­pi­tal. El lle­ga más a sec­to­res po­pu­la­res que ilus­tra­dos.

—¿Las pre­sen­ta­cio­nes son en la to­rre Grand Bourg?

—Eran. Aho­ra es­ta­mos cam­bian­do de lu­gar.

—¿Có­mo es Tinelli en su pa­pel de alumno?

—Muy bueno. Su pri­me­ra vir­tud es que es­cu­cha. Tie­ne ca­pa­ci­dad de re­te­ner y apro­piar­se de las ideas que le gus­tan.

—Usted reivin­di­ca a los par­ti­dos. ¿No es con­tra­dic­to­rio con cons­truir un out­si­der?

—Cuan­do em­pe­za­mos a trabajar ha­ce dos años, qui­zás él te­nía la idea de sal­tar a la po­lí­ti­ca di­rec­ta­men­te. Pe­ro rá­pi­do se dio cuen­ta de que la Ar­gen­ti­na es rea­cia a los out­si­ders pu­ros y tie­ne una so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da. Por más po­der que ten­gas, las can­di­da­tu­ras ne­ce­si­tan par­ti­dos, fis­ca­les y cons­truc­ción po­lí­ti­ca.

—¿El par­ti­do de Tinelli es el pe­ro­nis­mo?

—No sé. Na­tu­ral­men­te tie­ne as­cen­den­cia en ese sen­ti­do. Nun­ca ha­blé con él de can­di­da­tu­ras. No pien­sa en car­gos, sino en con­tri­buir.

—¿Lo vo­ta­ría?

— Sí. Aun­que to­do es con­di­cio­nal a có­mo sean las co­sas. Yo vo­ta­ría un pro­yec­to y no so­lo a Tinelli. Mar­ce­lo va por el la­do de un pro­yec­to co­lec­ti­vo y al­ter­na­ti­vo al que hoy no cie­rra. Si eso es­tá, por ahí es él o es otro.

“La cam­pa­ña ofi­cial se ba­sa­rá en la in­se­gu­ri­dad y en un dis­cur­so que ex­plo­ta la frac­tu­ra so­cial.”

“Hay un quie­bre en el mun­do del tra­ba­jo que no se es­truc­tu­ra en un vo­to.”

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

NE­XOS. Lo­do­la in­te­gra el gru­po Fra­ga­ta. Tra­ba­ja con Tinelli, y en­la­za uni­ver­si­da­des con in­ten­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.