Otro po­si­ble con­flic­to de in­te­rés M

El actor, uno de los re­fe­ren­tes de la co­me­dia mu­si­cal, eva­lúa la tem­po­ra­da en Vi­lla Carlos Paz Y tam­bién ana­li­za los de­sa­fíos que en­fren­ta el tea­tro en la ac­tua­li­dad.

Perfil Cordoba - - Portada - ARIEL BOGDANOV

Un so­brino de Nicky Capu­to y un ex fun­cio­na­rio bus­can que­dar­se con cen­tra­les tér­mi­cas que pri­va­ti­za­rá el Go­bierno.

Por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, Ale­jan­dro Pa­ker eli­gió Carlos Paz pa­ra ha­cer tem­po­ra­da. El actor, uno de los re­fe­ren­tes na­cio­na­les de la co­me­dia mu­si­cal, des­em­bar­có en el tea­tro

Can­di­le­jas con la obra Sé in­fiel y no mi­res con quién, jun­to a un gran elen­co.

En diá­lo­go con PER­FIL CORDOBA, Pa­ker eva­luó có­mo mar­cha la ac­tual tem­po­ra­da en la Vi­lla y ana­li­zó los gran­des de­sa­fíos que en­fren­ta el tea­tro.

“Es­te ve­rano es es­pe­cial: sa­bía­mos el con­tex­to y es­ta­mos muy con­ten­tos por el eco boca a boca que lo­gró es­ta obra. Es un elen­co di­vino, tra­ba­ja­mos có­mo­dos y no siem­pre uno cuen­ta con estas opor­tu­ni­da­des”, des­ta­có Pa­ker, quien tie­ne un cos­ta­do per­so­nal me­nos co­no­ci­do: pu­do ser mé­di­co tras una gran ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria.

“La medicina siem­pre me gus­tó y me in­tere­só. Creo que hu­bie­ra si­do un buen mé­di­co. Los tres años que es­tu­dié en Ro­sa­rio apro­bé to­das las ma­te­rias. No es que me fue mal y por eso de­jé. Me fui a Bue­nos Ai­res pa­ra au­di­cio­nar en El

jo­ro­ba­do de Pa­rís, de Pe­pe Ci­brián, pen­sé que era so­lo una opor­tu­ni­dad y que en po­co tiem­po re­to­ma­ba la medicina. Pe­ro me em­pe­zó a ir bien, co-

men­cé a te­ner tra­ba­jo y que­dó ahí. De to­das ma­ne­ras, la de­ci­sión no fue fá­cil, mi vo­ca­ción siem­pre fue por el la­do de la ac­tua­ción, pe­ro la fa­mi­lia te lle­na de fan­tas­mas”, contó.

—¿Qué de­be ha­cer el tea­tro pa­ra en­fren­tar mo­men­tos di­fí­ci­les en lo eco­nó­mi­co co­mo el ac­tual?

—Son mo­men­tos de tran­si­ción y por en­de de cam­bio. Yo ten­go una fi­lo­so­fía y es no que­jar­me, sino adap­tar­me a los cam­bios. Lo que es­tá su­ce­dien­do hoy es un com­bo for­ma­do por el va­lor de la en­tra­da, los te­mas que se abor­dan y, por úl­ti­mo, que no hay cultura de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de con­su­mir tea­tro. Nues­tra ge­ne­ra­ción y otras pos­te­rio­res te­nían co­mo par­te de su edu­ca­ción el he­cho de que tus pa­dres iban al tea­tro y te lle­va­ban a ver­lo. Se ge­ne­ra­ba un boca a boca fa­mi­liar y una ru­ti­na so­bre el es­pec­tácu­lo. Me pa­re­ce que hay que en­se­ñar­les a los jó­ve­nes a ver tea­tro. Pe­ro eso es so­lo una par­te del pro­ble­ma.

—¿Cuál se­ría la otra? —Que a la ju­ven­tud tal vez no le in­tere­sen los te­mas que hoy cues­tio­na el tea­tro y so­bre los que te in­vi­ta a re­fle­xio­nar. Son otros tiem­pos y tal vez hay que bus­car una mix­tu­ra. El po­co con­su­mo del tea­tro de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tam­bién su­ce­de afue­ra, es un in­di­ca­dor mun­dial. El es­pec­ta­dor pro­me­dio tie­ne de 30 años pa­ra arri­ba. Hoy com­pe­tís con Net­flix, con las re­des, no te­nés que gas­tar di­ne­ro ni mo­ver­te de tu ca­sa. Es un mo­men­to en que se le plan­tea al tea­tro una mu­ta­ción, un cam­bio. Se re­sis­te por­que que­re­mos se­guir im­po­nien­do el mo­de­lo vie­jo, que es un mo­de­lo ’80/’90. Te­ne­mos que fle­xi­bi­li­zar­nos un po­co y me pa­re­ce que ha­brá que te­ner­los en cuen­ta pa­ra no que­dar­nos en el enojo de que es­to no fun­cio­na. Son otros tiem­pos y ha­brá que mo­der­ni­zar­nos. Tam­bién me pa­re­ce que hay que ob­ser­var qué es lo que con­su­men los jó­ve­nes pa­ra sa­ber qué ofre­cer­les desde nues­tro lu­gar.

HAY EQUI­PO. Pa­ker jun­to al elen­co com­ple­to de ‘Sé in­fiel y no mi­res con quién’, tras las pri­me­ras fun­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.