Más va­le tar­de que nun­ca

Perfil Cordoba - - Cultura - LAU­RA ISOLA

Cuen­ta la his­to­ria que Pa­blo Pi­cas­so es­ta­ba re­tra­sa­do con la en­tre­ga de los di­bu­jos pa­ra que Carl Nes­jar, el ar­tis­ta nór­di­co, los “im­pri­mie­ra” en los mu­ros de con­cre­to que de­co­ra­rían las tres par­tes ex­te­rio­res del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de esa ciu­dad, uti­li­zan­do el es­gra­fia­do con are­na.

Al­gu­nos guías tu­rís­ti­cos fa­bu­la­do­res di­cen que Pi­cas­so los ha­bía co­bra­do y que los reali­zó en el mis­mí­si­mo jui­cio que le en­ta­bla­ron por no ha­cer­los en tiem­po y for­ma. Lo que se­gu­ro se sa­be lo na­rra el ar­qui­tec­to Xa­vier Bus­quets en sus me­mo­rias y di­ce que lo hi­zo rá­pi­do, pe­ro que tar­dó mu­cho. Bus­quets ya ve­nía de dos con­flic­tos: con el ar­zo­bis­po que no que­ría que Pi­cas­so los hi­cie­ra y con el edi­fi­cio que ha­bía cons­trui­do y a na­die le gus­ta­ba. Pa­ra el pri­me­ro, la ex­pli­ca­ción es te­ma de na­cio­na­lis­mos, que allí abun­dan: Pi­cas­so era de Málaga y es­to era Ca­ta­lu­ña… Pa­ra el se­gun­do, el edi­fi­cio inau­gu­ra­do en 1955 ubi­ca­do en la Pla­za No­va, fren­te a las rui­nas ro­ma­nas y la Ca­te­dral, tie­ne un es­ti­lo que na­da que ver, pa­ra de­cir­lo rá­pi­do y pron­to. En es­tos es­cri­tos, con elegancia, Bus­quets de­ja en­tre­ver la di­fi­cul­tad del tra­to con el ar­tis­ta: va­rias vi­si­tas pa­ra con­ven­cer­lo, de­cir­le una y otra vez que la obra avan­za­ba y ne­ce­si­ta­ba los di­bu­jos: “Un día, al des­pe­dir­me de Pi­cas­so y Jac­que­li­ne en La Ca­li­for­nie me atre­ví a de­cir­le que no nos po­día­mos de­mo­rar más. Re­za un Pa­dre­nues­tro pa­ra que te lo ha­ga, me res­pon­dió Pi­cas­so”. La ple­ga­ria fue aten­di­da: “A los po­cos días, el 18 de oc­tu­bre de 1960 a las on­ce de la no­che, me te­le­fo­nea­ba pa­ra de­cir­me que los di­bu­jos ya es­ta­ban lis­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.