El pin­tor jo­ye­ro

Perfil Cordoba - - Cultura - LAU­RA ISOLA

Gus­ta­ve Flau­bert es­cri­be en 1872: “En Pa­rís he te­ni­do la ex­pe­rien­cia de ver que va­rios hom­bres, en­tre ellos el pin­tor Gus­ta­ve Mo­reau, han caí­do víc­ti­mas de la mis­ma en­fer­me­dad que yo: el ho­rror an­te las ma­sas hu­ma­nas. Esa en­fer­me­dad se ha ex­ten­di­do am­plia­men­te des­de nues­tra de­rro­ta”. A lo que se re­fie­re es a las con­se­cuen­cias de la gue­rra fran­co-pru­sia­na, el fin del Se­gun­do Im­pe­rio y el co­mien­zo de la Ter­ce­ra Re­pú­bli­ca. Ese has­tío de Flau­bert por las ma­sas, en el ca­so de Mo­reau (1826-1898) se da­rá de dos mo­dos al mis­mo tiem­po. Por un la­do, se apar­ta­rá de la vi­da so­cial ca­si has­ta con­ver­tir­se en un er­mi­ta­ño. La de­rro­ta fran­ce­sa, la épo­ca de la Co­mu­na, en­tre mar­zo y ma­yo de 1871, y la des­truc­ción de los fres­cos de su ami­go Chas­se­riau en la Cour des Com­ptes pren­di­dos fue­go lo vol­vie­ron un mi­sán­tro­po, re­clui­do en su ca­sa y abo­ca­do a sus tra­ba­jos. Por el otro, su es­ti­lo aso­cia­do con el de un or­fe­bre, las in­crus­ta­cio­nes de di­bu­jos, los de­ta­lles, se in­ten­si­fi­ca­rán en sus pin­tu­ras a par­tir de allí.

Cier­to día, Gus­ta­ve Mo­reau le pre­gun­tó a Edgar De­gas, con quien man­tu­vo es­tre­chos la­zos de amis­tad, si pre­ten­día re­vi­vir el ar­te gra­cias a la dan­za. De­gas res­pon­dió: “¿Y us­ted? ¿Pre­ten­de re­no­var­lo con la jo­ye­ría?”. Es que ese se con­vir­tió con de­ses­pe­ra­ción, con in­sis­ten­cia, en uno de sus te­mas po­co con­ven­cio­na­les. En su pre­di­lec­ción por las mu­je­res fas­ci­nan­tes y los ado­les­cen­tes an­dró­gi­nos, por los pai­sa­jes oní­ri­cos, los es­pec­tros, se eva­dió de la reali­dad que lo ator­men­ta­ba. Pa­ra lle­gar muy le­jos. Tan­to co­mo pa­ra an­ti­ci­par­se al pe­río­do sim­bo­lis­ta que vino cuan­do él ya ha­bía muer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.