La sa­lud de Schia­ret­ti.

Al go­ber­na­dor le co­lo­ca­ron cua­tro stents el vier­nes y fue da­do de al­ta ayer. Qué di­cen los mé­di­cos y có­mo se en­cuen­tra de ca­ra a la par­te más du­ra de la cam­pa­ña y al ar­ma­do del PJ Fe­de­ral.

Perfil Cordoba - - Portada - DIE­GO CANIGLIA

El sá­ba­do 26 de enero, el go­ber­na­dor Juan Schia­ret­ti con­cu­rrió al Sa­na­to­rio Allen­de del Ce­rro a rea­li­zar­se una se­rie de es­tu­dios lue­go de que su equi­po mé­di­co le diag­nos­ti­ca­ra un cua­dro de bron­coes­pas­mo.

Po­cas ho­ras des­pués, se ha­bía re­ti­ra­do a su do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar, sin ma­yo­res no­ve­da­des. Sin em­bar­go, mien- tras per­ma­ne­cía en la clí­ni­ca, jun­to a fa­mi­lia­res di­rec­tos y sus mé­di­cos de con­fian­za (en­ca­be­za­dos por el mi­nis­tro de Sa­lud, Fran­cis­co For­tu­na) se de­ci­dió la rea­li­za­ción de un che­queo ge­ne­ral pre­vis­to pa­ra el vier­nes 8 de fe­bre­ro, “co­mo pa­so pre­vio a la cam­pa­ña que de­be­rá afron­tar de ca­ra a las elec­cio­nes del 12 de ma­yo”, de­ja­ron tras­cen­der cer­ca del man­da­ta­rio.

Tal co­mo es­ta­ba pre­vis­to, el vier­nes pa­sa­do el man­da­ta­rio in­gre­só al Allen­de de Nue­va Cór­do­ba a las 17, acom­pa­ña­do por el pro­pio For­tu­na y su es­po­sa, Ale­jan­dra Vi­go.

Una vez ini­cia­dos los es­tu­dios, sur­gió la ne­ce­si­dad de que se le prac­ti­ca­ra una an­gio­plas­tia, que de­ri­vó en la co­lo­ca­ción de cua­tro stents (se ex­ten­dió por una ho­ra y me­dia).

Aun­que des­de el Sa­na­to­rio Allen­de no brin­da­ron in­for­ma­ción (la mis­ma fue ca­na­li­za­da a tra­vés de Go­bierno), tras­cen­dió que “no hu­bo un pro­ce­di­mien­to es­pe­cial por tra­tar­se del go­ber­na­dor. In­gre­só y se re­ti­ró por el ac­ce­so prin­ci­pal y no se ce­rró nin­gún pi­so”.

El pro­ce­di­mien­to fue nor­mal: Schia­ret­ti es­tu­vo cons­cien­te to­do el tiem­po y que­dó en ob­ser­va­ción en una ha­bi­ta­ción co­mún, has­ta la ma­ña­na del sá­ba­do, cuan­do se re­ti­ró a su do­mi­ci­lio. ¿Qué di­cen ofi­cial­men­te des­de el go­bierno?

El pro­pio mi­nis­tro de Sa­lud, Fran­cis­co For­tu­na, bus­có res­tar­le dra­ma­tis­mo a la si­tua­ción. An­te PER­FIL COR­DO­BA sos­tu­vo que el even­to que atra­ve­só el man­da­ta­rio el vier­nes “no im­pli­ca­rá un cam­bio sus­tan­cial en su vi­da. Es muy me­tó­di­co y cum­ple al pie de la le­tra el tra­ta­mien­to que tie­ne que se­guir”.

Eso im­pli­ca rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca y se­guir una die­ta es­tric­ta, que al­gu­nos re­co­no­cen se pue­de ver un tan­to tras­to­ca­da cuan­do rea­li­za via­jes al in­te­rior.

“Acá lo más im­por­tan­te es el pro­nós­ti­co: se hi­cie­ron los es­tu­dios, se in­ter­vino y los re­sul­ta­dos fue­ron ex­ce­len­tes”, aña­dió For­tu­na. “Lo que pa­só con el go­ber­na­dor es más co­mún de lo que uno cree. Se so­bre­di­men­sio­na, jus­ta­men­te, por­que se tra­ta del go­ber­na­dor. Pe­ro el pro­ble­ma hu­bie­ra si­do de­tec­tar un pro­ble­ma y no po­der re­sol­ver­lo”, aña­dió.

¿Qué di­cen des­de la opo­si­ción? Ofi­cial­men­te, na­da. Fue­ra de mi­cró­fono, al­gu­nos no ocul­tan cier­ta preocupación. “Ade­más de las ta­reas co­mo go­ber­na­dor, es­tá al fren­te del ar­ma­do de Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral, lo que im­pli­ca tiem­po y ne­go­cia­cio­nes. Es una exi­gen­cia muy im­por­tan­te, un es­fuer­zo ex­tra”, des­ta­ca­ron dos fuen­tes con­sul­ta­das por es­te me­dio.

Lo con­cre­to es que For­tu­na con­fir­mó que en los pró­xi­mos días Schia­ret­ti re­to­ma­rá su agen­da: “Reite­ro: el go­ber­na­dor es muy me­tó­di­co. Cum­ple con lo que se le pi­de”.

FEDERICO RO­DRI­GUEZ

HOY DESAYUNE. Le di­jo Schia­ret­ti a Quin­te­ros en la Le­gis­la­tu­ra, por el epi­so­dio del año pa­sa­do cuan­do su­frió una le­ve li­po­ti­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.