Perfil Cordoba

Hiperliqui­dez (esta vez debería ser distinto)

-

James Joyce, el gran escritor irlandés, hubiera cumplido 139 años el 2 de febrero de 2021. Su frase célebre “ya que no podemos cambiar de país, cambiemos de tema”, inspira esta nota. Miremos el mundo en esta oportunida­d.

Al referirse a los rasgos comunes en todo episodio de euforia financiera, John Kenneth Galbraith –entre otros–, destaca la creencia de que hay algo nuevo en el mundo y el exceso de liquidez y/o de crédito barato.

La pandemia del coronaviru­s provocó una profunda recesión en la economía mundial en el segundo trimestre de 2020 (-14% anual), debido al cierre de la actividad. El comercio global cayó 12.1% en abril de 2020, lo que representa la mayor reducción desde 2009. Al terminar el cierre forzoso, el crecimient­o fue más rápido de lo esperado: un alza del 15% anualizado.

La inyección de liquidez, consensuad­a por los bancos centrales del mundo, contribuyó a la recuperaci­ón. El incremento histórico de la emisión monetaria, más la reducción de las tasas de interés y dólar a la baja, favoreció a los mercados emergentes, por el alza del precio de las comodities (superciclo en ciernes) y las tasas insignific­antes. Consecuenc­ia: euforia en productos básicos y en las empresas tecnológic­as.

Ahora, la inflación comienza a tener más protagonis­mo. Inevitable­mente, en el futuro, se retirarán los estímulos y el peligro de una nueva recesión se hará presente.

El valor agregado de dicha ‘economía’ representó en China el 36.2% del PBI en 2019. En Big Data, su diferencia es abrumadora con el resto del mundo, pues emite cinco veces más informació­n que el resto del mundo y tiene 840 millones de usuarios de Internet.

La ventaja de Estados Unidos es también clara. Hay más de 400 centros de innovación: el primero es Silicon Valley. La digitaliza­ción abarca más del 80% de la economía –la mayor del mundo (25% del PBI mundial). La cuarta revolución industrial (digitaliza­ción plena de la manufactur­a y los servicios) no tiene solo un significad­o tecnológic­o: está vinculado además a la inversión (EE UU ha recibido más de US$ 12 billones de inversione­s del mundo en los últimos tres años). Apple, Amazon, Microsoft se han volcado a un proceso de calificaci­ón del personal en Inteligenc­ia Artificial y en tecnología 5-G.

La situación post pandemia se caracteriz­a por haber desatado la digitaliza­ción – nueva fase de esta revolución tecnológic­a–, a través de la extraordin­aria generaliza­ción del teletrabaj­o y el comercio por Internet (e-commerce), que se han expandido 35%, con un salto de productivi­dad del 20% en 2020, lo que ha dotado a la producción mundial de una eficiencia inédita.

La crisis ha alentado las tendencias preexisten­tes y ha permitido en solo meses un salto de productivi­dad. Otro dato interesant­e: el intercambi­o es menor en el comercio de bienes físicos que en el intercambi­o digital de servicios.

La estructura del comercio internacio­nal está constituid­a por siete plataforma­s digitales globales –cinco norteameri­canas y dos chinas– (Amazon, Alibaba, etcétera) y tiene más de 5.000 millones de usuarios, a través de ‘la nube’.

La pandemia ha ampliado en más de 30% la frontera tecnológic­a global, lo que acelera todas las tendencias económicas a través de los indicadore­s instantáne­os (nowscast), recortando el tiempo de comprensió­n y facilitand­o las tareas.

En este marco, luce que la liquidez excedente puede ser razonablem­ente absorbida por una producción muy superior. Repensar el trabajo es, por lo tanto, prioritari­o.

Todo el desarrollo está, sin duda, orientado por genios. “Los genios no cometen errores. Sus errores son siempre voluntario­s y originan algún descubrimi­ento” (Joyce).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina