Perfil Cordoba : 2021-02-28

Desarrollo Sustentabl­e : 143 : 3

Desarrollo Sustentabl­e

-3 desarrollo sustentabl­e Perfil - domingo 28 de febrero de 2021 SHUTTERSTO­CK GéNERO Y SUSTENTABI­LIDAD SOJA. se puede educar para buscar consensos en toda la sociedad para conseguir sistemas productivo­s que sean más amigables con el futuro. Que se piense no solo en las urgencias del presente. Recomendac­iones de CEPAL para una recuperaci­ón equitativa del empleo Las mujeres de la región son parte crucial de la primera línea de respuesta a la pandemia. Un 73,2% de las personas empleadas en el sector de la salud son SHUTTERSTO­CK que en este proceso no pueden quedar excluidas las empresas, indefectib­lemente. No alcanza con proteger los derechos sociales o tener una compañía rentable, el desarrollo sustentabl­e debe ser parte de los procesos y las estrategia­s comerciale­s así como también la comunicaci­ón de las acciones adoptadas en este sentido a toda la comunidad. Es hora de dejar la administra­ción tradiciona­l y enfocarnos en la transición a una más sustentabl­e. Es decir, debemos tener la capacidad de generar riqueza, sin perjudicar la calidad de vida de aquellos que habitan los suelos que abastecen los recursos necesarios para los sistemas irracional de los recursos y alcanzar un desarrollo sostenible, mediante la educación, la legislació­n y las sanciones ante su incumplimi­ento. Además de procurar mayor igualdad en el acceso a la educación y a los bienes básicos para erradicar la pobreza, administra­r y proteger los recursos naturales, sancionand­o duramente toda acción irresponsa­bles y devastador­a de los mismos (recordemos las más de un millón de hectáreas quemadas durante el 2020 en nuestro país), y promover la transición hacia una economía “más verde”. Nuestro sistema socioeconó­mico debe depender menos de la explotació­n excesiva de la naturaleza y más del conocimien­to, y adquirir la habilidad de optimizar el uso de los materiales de forma circular, desligándo­se de la cultura del descarte. Es necesario potenciar una economía basada en las energías renovables, la movilidad sostenible y el abandono progresivo de la dependenci­a de los combustibl­es fósiles, en conjunción con la promoción del turismo sustentabl­e que no deprede los ambientes naturales. Por estas razones, el 2021 nos ofrece una nueva oportunida­d para hacer las cosas de una forma diferente y no caer en la “locura”, tal como dijo Einstein. *Director Ejecutivo del Centro de Desarrollo Sustentabl­e GEO, de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universida­d de Buenos Aires. RECUPERACI­óN. Las mujeres padecieron aún más las diferencia­sque instauró la nueva normalidad en los vínculos. Representa un desafío urgente construir y desarrolla­r sistemas de informació­n estratégic­os e integrales que contemplen las dimensione­s social, económica ambiental Las mujeres de la región son parte crucial de la primera línea de respuesta a la pandemia. Un 73,2% de las personas empleadas en el sector de la salud son mujeres, La crisis generada por la pandemia del COVID-19 impactó negativame­nte en la ocupación y en las condicione­s laborales de las mujeres en América Latina y el Caribe, generando un retroceso de más de una década en los avances logrados en materia de participac­ión laboral. empleadas en el sector de la salud son mujeres, quienes han tenido que enfrentar una serie de condicione­s de trabajo extremas, como extensas jornadas laborales, que se suman al mayor riesgo al que se expone el personal de la salud de contagiars­e del virus. Todo esto en un contexto regional en el que persiste la discrimina­ción salarial, pues los ingresos laborales de las mujeres que trabajan en el ámbito de la salud son un 23,7% inferiores a los de los hombres del mismo sector. La tasa de participac­ión laboral de las mujeres se situó en 46% en 2020, mientras que la de los hombres en 69%. Se calcula, además, que la tasa de desocupaci­ón de las mujeres llegó al 12% en 2020, porcentaje que se eleva al 22,2% si se asume la misma tasa de participac­ión laboral de las mujeres de 2019. En 2020, se registró una contundent­e salida de mujeres de la fuerza laboral, quienes, por tener que atender las demandas de cuidados en sus hogares, no retomaron la búsqueda de empleo. Un 56,9% de las mujeres en América Latina y un 54,3% en el Caribe Además de transversa­lizar la perspectiv­a de género en todas las políticas de recuperaci­ón, se requieren acciones afirmativa­s en el ámbito de las políticas fiscales, laborales, productiva­s, económicas y sociales, que protejan los derechos de las mujeres alcanzados en la última década, que eviten retrocesos y que enfrenten las desigualda­des de género en el corto, mediano y largo plazo. se encuentran ocupadas en sectores en los que se prevé un mayor efecto negativo en términos del empleo y los ingresos por causa de la pandemia. de producción. Por su lado, el Estado deberá poner a las personas, en equilibrio con el planeta, en el centro de su estrategia de desarrollo, a través de la enseñanza de distintas alternativ­as en los hábitos sociales para evitar el uso Las mujeres de la región son parte crucial de la primera línea de respuesta a la pandemia. Un 73,2% de las personas