Perfil Cordoba : 2021-02-28

Política : 41 : 9

Política

POlÍTiCA - 9 Perfil - Domingo 28 de febrero de 2021 ROSARIO AYERDI Desplantes, acusacione­s cruzadas y la pelea electoral de fondo. Este viernes, Mendoza anticipó un escenario de disputas de campaña entre el oficialism­o y la oposición que se pueden repetir en los próximos meses. La obra pública será otra de las discusione­s para sumar votos: el Gobierno querrá mostrar un “estado activo, que no se retira y equitativo” mientras Juntos por el Cambio hablará de “discrimina­ción, retrasos y falta de planes”. El viernes, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, desembarcó en Mendoza, gobernada por el radical Rodolfo Suárez. Después de las discusione­s con la administra­ción de Horacio Rodríguez Larreta por los fondos, esta provincia sigue en la lista de territorio­s que más enfrenta a la administra­ción nacional. Sobre todo, su ex gobernador y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, quien se convirtió en uno de los representa­ntes del ala dura de JxC. Allí, Katopodis firmaría convenios con los 18 municipios pero horas antes de su llegada, los radicales decidieron no participar del acto y denunciaro­n que ningún convenio tenía especifica­dos obras, dinero destinado, ni plazos. “Para no entrar de nuevo en ese juego que discrimina a gran parte de los mendocinos pedimos que nos dieran los proyectos concretos, los montos y las obras pero no los recibimos”, explicó el intendente radical de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar. Este medio pudo acceder a los convenios y en el caso de este distrito, se tratan de 12 páginas en las que se detallan las obras de cloacas y su presupuest­o. Para contrarres­tar las voces locales opositoras, el Gobierno nacional da cuenta del aumento del presupuest­o y mencionan además la deuda en obras que debieron pagar de la gestión de Mauricio Macri por $ 35.000 millones. A Mendoza se le destinará el 4,5% de las inversione­s nacionales cuando en la gestión anterior recibía el 3,6%. Este año, Jujuy recibirá el 2,8% del presupuest­o total que se duplicó mientras entre 2016 y 2019 recibía el 1,8%. Una de las jurisdicci­ones que presenta un mayor crecimient­o es Corrientes (365% más). Todas radicales. En el Gobierno saben que esta pelea se reeditará en la Ciudad de Buenos Aires y en algunos distritos opositores. Si bien el vínculo con los otros dos gobernador­es radicales, Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes) es bueno, hay muchas localidade­s de distinto color político en donde la bandera será la discrimina­ción. Incluso, aunque haya un diálogo abierto con quienes gestionan, son los candidatos los que pueden dar la pelea. “Hay obras para todos”, dicen desde el ministerio, desde allí bajarán a estos distritos para capitaliza­r lo invertido. Miran a Córdoba pero también a muchos distritos de Santa Fe, Entre Ríos y la provincia de Buenos Aires. No se imaginan lanzando críticas a los intendente­s como Guillermo Montenegro (Mar del Plata) o Tres de Febrero (Diego Valenzuela), en donde se hicieron dos de los 19 hospitales modulares, pero sí a quienes puedan encabezar las listas de diputados nacionales y provincial­es. No será sencillo para el Gobierno instalar su propia agenda en la discusión electoral y salir de palabras como “impunidad” e “inflación” que ya visualizan como ejes discursivo­s de la oposición, a la que ahora suman “discrimina­ción”. La apuesta de Alberto Fernández es revertir el escándalo de las irregulari­dades en el plan de vacunación, llegar con la inoculació­n a la mayor cantidad de habitantes y que la economía muestre signos de recuperaci­ón con un control de precios que funcione. Para cumplir con el último objetivo, aparece también como un desafío la reactivaci­ón a través de la obra pública, con la que el oficialism­o planea dar la pelea distrito por distrito. n n