Perfil Cordoba : 2021-02-28

Reportaje : 69 : 37

Reportaje

peRfil - RepoRtaje - 37 Domingo 28 de febrero de 2021 Ética y Razones de estado fue una realidad. Planteabas la discusión respecto de si habría que dárselo al más viejo, al más fuerte, al más inteligent­e, al que aportase más, al que tuviese más futuro, y creo que alrededor de a quién también en una discusión válida. ¿Qué se deriva de esa discusión respecto de a quién sí y a quién no? debería confiar fuertement­e en la protección que me pueden ofrecer. Eso está en todas las novelas de espionaje. labilidad como para que en un futuro se olvide? Las abuelitas decían que lo que rápido se aprende, rápido se olvida. —Algo cambió en el mundo en los últimos diez años que ya los servicios no te pueden garantizar nada. —Y hay otra cosa. La proliferac­ión de escándalos y el tratamient­o en picadillo que aparece en los medios hace que las cosas sean poco recordable­s. —Pero todavía está funcionand­o el sistema. O no conocemos o todavía no se ha inventado otra máquina por la cual cierta informació­n que no debe ser de estado público ni salir en los medios circula. —¿Se anula un escándalo con otro? —Me plantea la sensación de que siempre se falla. Aunque sea una respuesta poco interesant­e, preferiría atenerme al concepto universal de humanidad. Ese concepto universal no te permite establecer categorías. Doy gracias a quien sea de que no me toque tomar resolucion­es. El político que tenga que tomar esas resolucion­es va a estar frente a un problema moral, no solo a un problema político. —Efectivame­nte. Son una función político-ideológica, no son un hecho. Se convierte en una función político-ideológica que sirve para hoy y no para mañana. No con un hecho. Además no tuvimos condenas. Esperemos que ahora salgan condenas por escándalos de corrupción. (N. de la R.: la entrevista se hizo el día que efectivame­nte salió la condena para Lázaro Báez). Pero como no hubo condenas, no queda en el recuerdo de la manera en que sucede en Estados Unidos. No hay una escala de la magnitud de los escándalos. Que Donald Trump haya depositado en los impuestos norteameri­canos un año 700 dólares y el otro año 800 dólares en Estados Unidos será un escándalo inolvidabl­e. La mayoría de los norteameri­canos pagan más que ese impuesto. Ese dato hacen que todo el mundo se sienta estafado en términos personales con Trump. Una señora jubilada puede pagar 700 dólares con una jubilación baja por mes. Todavía no se ha capturado en las redes judiciales quién deje esa marca. Como sucedió con los comandante­s en el momento de los juicios por la represión. Ahí las redes judiciales los capturaron. Los debates fueron públicos. Todo el mundo seguía las pruebas presentada­s en la Justicia. El tribunal que los juzgaba estaba formado por juristas respetable­s, que eran además ciudadanos respetable­s. Por eso dejó tal marca. Aunque las cosas desaparece­n pronto en la Argentina, es una de las últimas marcas indelebles. —Hay cuestiones que no se averiguan en las redes sociales. —Por eso. —En una entrevista reciente dijiste que en la Argentina no se puede decir “yo me equivoqué”. Si Alberto Fernández no hubiese echa- do a Ginés y hubiese tra- tado de hacer lo mismo que hizo con Victoria Donda, por ejemplo, ¿hubiese reducido los costos políticos? “Sergio —Irresolubl­e, porque finalmente siempre es discutible. Massa es quien —Siempre. dará batalla —¿Cuál es tu hipótesis? “Fue estupidez”, “impunidad”, “creyeron que no se iba a saber”, “no mensuraron el efecto”. por ser el candidato.” —En principio, diría lo de la nota de PERFIL y me permito repetirlo. Hay que ser muy ingenuo o ignorante para pensar que alguien que tiene la relación extrema que tiene con las redes de informació­n pudiera ocultar las actividade­s de esa misma persona, sea Horacio Verbitsky o quien sea. Muchos de nosotros no somos escrutados por las redes. Quizás nos buscaron algo para ver si nos pueden hacer callar la boca. La razón se debe a que no es que las redes elijan tener ciudadanos a los que no van a escrutar, sino a que lo que pueden sacar de escrutarlo­s es muy poco. Pero a otros, lo que pueden sacar de escrutarlo­s no son pecados mortales, sino sus otras relaciones dentro de esas mismas redes. Este tiene la informació­n que le pasa a aquel que resulta que es segundo agente del otro. —La dimensión de Ginés no es comparable con la de Donda. Donda hace una estupidez sobre la mujer que le limpia la casa. Mientras que lo de Ginés a lo mejor requería incluso más conversaci­ón. No sé cómo pesó ahí la opinión de la vicepresid­enta Cristina Kirchner, si pesó... alumno del Cardenal Newman y que es periodista en Estados Unidos: “Beatriz, no te engañes. Yo fui al Newman. Era un pésimo colegio. Los monjes irlandeses eran muy malos maestros”. No sé si esto es verdad o mentira. Pero mi primo reforzaba la idea de una escuela falso fina. En El Salvador tengo la idea de que hay una continuida­d de principios académicos. ámbito internacio­nal. No se me ocurre quién hubiera podido hacerlo. Quizás algún dirigente de la época chavista de Venezuela, quizás Nicolás Maduro. No se me ocurre quién. Es en un país que cuida muchísimo las formas. No hablo de sus políticas, pero sí de sus formas. Esto no es un juicio sobre su política, sino sus formas siempre cuidadas. Que comprometi­endo la audición del Presidente diga las cosas que dijo de las autoridade­s argentinas. Es increíble. Por eso uno se pregunta por el sistema dentro del caos. También pienso que no se eligen setenta personas al voleo jugando al ludo. Debe haber algo así como un sistema. —Hay otros ejemplos, como Vicentin. Aquí escaló a un punto que puede ser bisagra en el futuro del Gobierno. —Tenés razón. El caso de Vicentin es muy bueno para pensar cuánto dura un escándalo en la Argentina. —Los jesuitas… —Ni hablar de las dos grandes escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, el Carlos Pellegrini y el Nacional Buenos Aires. Es difícil encontrar a alguien que fue al Buenos Aires con errores de ortografía. Tengo confianza en ciertas escuelas. El Newman sería de los colegios ingleses de segunda. Van por razones religiosas, muy respetable­s, o económicas o para mantener al hijo dentro de una clase social. Pero no es de los grandes colegios bilingües. —¿Durará un tiempo y se olvidará? —Muy pronto el señor Vicentin, la señora Vicentin y los Vicentenit­os pasarán a ser los más respetados miembros de no sé qué asociación de productore­s agrarios. Lo vimos con la gente que llenaba el Salón Blanco y se pasó a un lado y después llenaba otro Salón Blanco. La Argentina no es un país que tome ciertas normas como de largo plazo. Ni siquiera del mediano. —¿Hay ingenuidad y no solamente impunidad? Gilles Lipovetsky como Zygmunt Bauman decían que estábamos en la era de la extimidad, no existe intimidad. —La palabra “estratégic­o” remite a una taxonomía que me hace acordar a una columna tuya cuando comenzaron las cuarentena­s. En aquel momento el dilema no era a quién darle la vacuna sino el respirador. Algo que en Europa —O un acto de confianza muy fuerte en el sistema de protección que rodea a ciertas personas de confianza. Si tuviera relaciones con los servicios, —¿Existirá cierto goce en el chivo expiatorio? —¿Hay en esa espectacul­aridad momentánea también la —Efectivame­nte. Podría estar de acuerdo con vos en que es una descarga catártica. Puede tener que ver con el descreimie­nto de que los verdaderos juicios no van a suceder. Eso también está. Porque si hacés una encuesta sobre si Cristina será juzgada sabés perfectame­nte que la respuesta de la ciudadanía será que no. —¿Hubo por parte del Gobierno un “plan sistemátic­o” o una suma de errores con el tema vacunas? —Era un gobierno enormement­e desordenad­o antes del covid-19. El covid puede haberlo acentuado. No prevalece un cierto orden vertical, con el cual se puede estar de acuerdo o no. Es un gobierno desordenad­o. En las expresione­s públicas con que se dirige al pueblo o a los ciudadanos. Un ejemplo que no tiene que ver con tu pregunta pero que va a ella es la reacción de líder barrial de Alberto Fernández frente al presidente de México, criticando a los argentinos y llamando a los fiscales payasos y perpetrado­res de payasadas. Es casi inédita en un —Estamos frente a un síntoma. Allí se depositan, se proyectan broncas acumuladas por otros temas que no encuentran su manera de expresarse y encuentran una suerte de talón de Aquiles. —Pero ahí estamos en un callejón sin salida. Es un país al que contribuye bajamente cada ciudadano con lo que paga como impuestos. Hay una evasión