Perfil Cordoba : 2021-02-28

Reportaje : 70 : 38

Reportaje

38 - RepoRtaje Domingo 28 de febrero de 2021- peRfil Ética y Razones de estado impositiva muy grande. No se ven condenas por eso. Se habla con el contador y ve que no sea condenado. No es solo Cristina. Ahora Lázaro Báez tendrá una condena, pero los corruptos pasaron años con esas instancias de longitud alucinante argentinas. O nos informamos mal o la duración de un juicio en Estados Unidos es mucho más corta. Es un país en el que la prensa hace que los casos policiales peguen a los políticos; los de corrupción tocan a los políticos. Es un tema central y por lo tanto que agota cotidianam­ente. puede seguirlo con sus declaracio­nes actuales? Me parece difícil que aparezca ese empate —¿Eso que te molestaba de Macri podría encarnarse en otro candidato más progresist­a? Una posición social liberal. —Pero en la Argentina no da Angela Merkel. Si me decís ¿quién querés que te gobierne? yo digo Angela Merkel y me desentiend­o. Me voy a leer a Jorge Luis Borges y a escribir otro libro sobre él. Merkel es una dirigente alemana que además viene de Alemania del Este. Conoce muy bien las dos Alemanias, aun las diferencia­s que quedaron después de la unión. Ella mantuvo su estilo desde siempre. ¿Te puedo contar una anécdota? —Se cargan las tintas sobre un tema que además de la importanci­a y gravedad objetiva que tiene permite entrarle a un gobierno en el que hay muchas críticas que no encuentran la forma de ser verbalizad­as. —Por favor. —Estaba en Berlín hará un año en el Museo de Alemania del Este, un museo nuevo en una cervecería. Y de repente veo un maniquí en una de las salas y digo: “¡Pero es Angela Merkel!”. No le veía la cabeza. Voy corriendo y no era Merkel. Era un maniquí. Abajo el cartelito decía: “Traje cortado, cosido y vendido en Alemania Oriental en 1965”. Era la misma ropa que usa Merkel hoy. Parecerá una tontería, pero creo que estos indicios sobre cómo se construye una cultura son importante­s. Merkel tiene un estilo pobre alemán del Este gobernando la segunda nación de la Tierra. Eso la Argentina no lo va a tener nunca. No lo va a tener y yo no lo voy a ver. —¿Cuál es la expresión del sentido común? Esas expresione­s son las que uno estudia cuando se analizan las formacione­s ideológica­s. Son todos iguales. En cuanto se empieza a hablar de corrupción, caen todos. Todos. No solamente los políticos. laboratori­os tenían sobre los genéricos. Recuerdo muy bien que me lo encontré en un canal de televisión cuando acababa de salir la disposició­n que ya había querido sacar Arturo Oñativia, el ministro de Arturo Illia, y que fue una de las razones por las cuales cayó. Lo encontré en un canal de televisión y lo felicité. Me contestó que todavía le temblaban las piernas. Es un hombre que sabe cuáles son los riesgos que corre cuando toma una medida política. Por tanto, no tengo que decir que era ingenuo cuando tomó la medida política de repartir unas cuantas vacunas. Es un hombre que da la impresión de ser muy entrenado y muy inteligent­e. Es en la otra política, en la administra­tiva, donde corren los verdaderos problemas. Verbitsky utilizó dos textuales. Uno de Arturo Jauretche que te voy a leer. Dice: “Los gobiernos populares son débiles ante el escándalo. No tienen ni cuentan con la recíproca solidarida­d encubridor­a de las oligarquía­s y son sus propios partidario­s quienes señalan sus defectos que después magnifica la prensa. El pequeño delito doméstico se agiganta para ocultar el delito nacional que las oligarquía­s preparan en la sombra y el vendepatri­a se horroriza ante las sisas de la cocinera”. Después Verbitsky reprodujo un tuit de Carlos Pardo que dice: “Menos mal que fue una vacuna. Mirá si Ginés le sregalaba a sus amigos centrales eléctricas, parques eólicos o el manejo de la energía. ¡Qué quilombo se hubiera armado!” ¿Se encuadra en aquello de que todo se iguala y faltan proporcion­es? los desastres del precedente? —Hay una relación en la cual el desastre anterior hace que se busque un desastre futuro menor. —Y que por un período de tiempo parezca que no va a ser un desastre. —Gerardo Morales confiesa que en Jujuy, una provincia gobernada por Juntos por el Cambio, también hay vacunados vip. Elisa “Lilita” Carrió planteó que cómo no iba a haber un vip en la Argentina si en cada una de las colas hay un vip. Hay un tema de bronca con el Gobierno. El síntoma de un malestar. A lo mejor es económico, o de otra naturaleza —Aun un escéptico diría: “Busquemos un desastre menor que el presente”. Por otro lado, cuando el peronismo logra rearmarse de manera más o menos unitaria, todavía puede ganar las elecciones. Eso, más allá de las contradicc­iones internas. Además Cristina conserva una capacidad de interpelac­ión. Ahora lo logra a través del silencio vestida de virgen de Luján. Uno debe pensar en la persistenc­ia en la esfera política, aun en la esfe- ra política capitalist­a y más moderna, de los liderazgos carismátic­os. Si hay algo que Macri no tenía era medio gramo de carisma. No pudo comprarlo en ningún duty free. No tenía eso. Y si hay algo que Cristina tiene es que ejerce un liderazgo carismátic­o sobre una parte importante de su movimiento, que son millones de votos. Alinea a los dirigentes de ese mismo movimiento a partir de esos votos. —Es cierto. Estoy completame­nte de acuerdo. No tengo nada que agregar a eso. Lo que a mí sí me da verdaderam­ente miedo de noche es que no es solo contra este gobierno, sino contra todos —¿Cómo será el futuro de la oposición después del fracaso de Macri? “Si hay algo que Macri “Los medios arman su menú, que no es solamente de formato de programas, sino ideológico.” —El radicalism­o hizo un semiharaki­ri, como hacemos muchas cosas los argentinos. Semiharaki­ris, semisuicid­ios, semiapuñal­amientos. Eso fue la unión en el PRO. Además fue un gobierno desastroso. Se hizo un semiharaki­ri contra la voluntad de muchísimos radicales. No voy a dar el nombre de radicales con los cuales tomé café antes de que se firmara, porque no es cuestión de hoy. Se han ubicado en el partido, pero estaban en contra. no tenía, —Quería leerte el mensaje que nos mandó a nosotros. Lo que correspond­e a cualquier redacción es tratar de conseguir ese testimonio ante una versión como la que afirmaba que si hablaba caía el Gobierno. La respuesta fue: “Me metieron 15 causas, denuncias penales en tres juzgados distintos. No tengo abogado, no lo creo necesario en mi vida, pero me dicen que no hable ni haga ninguna acción sin tener primero un abogado. Yo hubiera querido hablar más temprano, cuando se desató la tormenta. El Gobierno tomó otra dirección. Yo he sido siempre un hombre de Estado, por lo que no hablaré en contra de mi gobierno nunca. Espero que lo sepan entender”. ¿La persona debe ser juzgada por ese momento final? era medio gramo —Fui dura opositora a Mauricio Macri. Me parece que lo están nombrando más que si fueran partidario­s. En el fondo de su corazón le agradecen la existencia de esos cuatro años. Les ofrece ciertas excusas. Una dura opositora que no tiene ninguna simpatía ni ideológica, ni provocada por el carisma, ni ninguna relación, dice que lo están usando. ¡No lo van a dejar descansar en su country! No lo van a dejar descansar. Cosa que me parece muy bien si eso llevara a medidas judiciales. Me parecería excelente, pero están usando a un enemigo con la misma impunidad con que a un amigo se le pide que nos banque. Me parece bien que le recuerden a Macri lo que hizo. Pero es oportunist­a. Un término que usan los peronistas y la gente de izquierda como yo. de carisma.” —¿Con la política en su conjunto? —Es el descrédito absoluto de la política. Ando todo el día por la calle hablando con la gente de manera inmoderada, pero no tengo una encuestado­ra. Es mi forma de informarme sobre lo que está sucediendo. En la dimensión sociocultu­ral la cuestión es “son todos iguales”. Esa es la frase que se repite como módulo. Hay que lograr que quien enuncia eso lo piense un poco. ¿Realmente piensa que Fernández es como Macri? La respuesta muchas veces es que sí, que están ahí para llenarse de dinero. —¿Del otro lado también hay un núcleo duro antikirchn­erista en el que se le otorga a Mauricio Macri una representa­tividad? Hay un 20% de núcleo duro de Juntos por el Cambio y un 30% de núcleo duro de Cristina Kirchner. Unos y otros se construyen. —Ricardo Alfonsín lo hizo público. —¿Y qué hace Ricardo hoy? ¡Se nos va de embajador en Madrid! La embajada más ambicionad­a por todo argentino. Hacé una encuesta. ¿Cuál es la embajada que prefiere si lo mandamos al exterior? Salvo que se haya sido pro chino, por ejemplo mi caso, que diría Pekín para ver cómo es China, cualquiera diría Madrid. —Cuando se sale de eso que Juan Carlos Portantier­o llamaba el empate hegemónico valen las diferencia­s. Del empate hegemónico se sale cuando se establecen las diferencia­s. En mi opinión, el radicalism­o perdió con la Alianza su capacidad de establecer de manera manifiesta esa diferencia. Alfredo Cornejo fue uno de los grandes gestores de la Alianza. ¿Quién —Circuló que Ginés González García decía que estaba muy consternad­o, se sentía enojado con el Gobierno. Que dijo: “Si hablo, se cae el Gobierno. ¿Cuál es tu visión de Ginés y de su trayectori­a? ¿Fue víctima de su propia estupidez? —¿No se sobreestim­a a veces la capacidad de Cristina Kirchner? Se habla de una estratagem­a genial para haber logrado volver al Gobierno. Pero en realidad fueron los desastroso­s resultados económicos de Macri. ¿No hay una sobrevalor­ación del que triunfa cuando en realidad está construido de —En la Argentina, por suerte, menos los juicios a los militares que no se han olvidado, con el resto se te confunden las fechas y los personajes. Dependerá mucho del periodismo, de lo que hagamos los que escribimos en los medios. Pero puede pasar. —En Brasil es lo mismo con la de Lisboa. El PRO fracasó en la gestión de aquello que no es vecinal, aquello que no se puede medir en términos de obra pública. —Es una de las desilusion­es de mi vida. Fue el que puso un límite al manejo que los grandes —Hubo ineficacia. Porque —En su descargo, Horacio