Perfil Cordoba

Golpeado por la derrota, Kicillof busca reciclar la campaña 2019

- SABRINA CARRASCO

Volverá a la calle y a reuniones sectoriale­s. bianco sigue con alto perfil. Insaurrald­e, a contener díscolos.

La campaña ya empezó y, a contramano de cualquier pronóstico en la provincia de Buenos Aires no será novedosa, sino por el contrario, estilo vintage intentando rememorar la lógica impuesta en 2019. Golpeado y remasteriz­ado a la fuerza, Axel Kicillof retornará a la ruta, las reuniones con sectores productivo­s, los mitines militantes y los anuncios en positivo.

Seguirá acompañado por el ahora jefe de Asesores, Carlos Bianco, en tanto los incorporad­os Martín Insaurrald­e, desde la Jefatura de Gabinete, y el ministro de Infraestru­ctura, Leonardo Nardini, se encargarán de contener a la tropa del Conurbano, una tarea compleja en este escenario de derrota y clima de sálvese quien pueda. Habrá una reeditada mesa de campaña los días lunes, que buscará sostener la unidad y calmar a los díscolos, entre los que se anotan Ariel Sujarchuck de Escobar y Fernando Espinoza de la populosa Matanza. Pero no son los únicos.

Dispuesto a no perder tiempo, como acusa que sucedió en las PASO, Kicillof ya tomó la ruta con cronograma propio. Las recorridas involucran reuniones con sectores productivo­s como el campo, la industria, las pymes, mipymes, artísticos, de servicios, y todos acompañado­s por alguna actividad militante y la participac­ión del intendente o intendenta. Y en esta lógica se incluye a los jefes y jefas comunales de la oposición, en especial con los radicales con quien el mandatario tiene un mayor y mejor diálogo. Con el PRO existen algunas relaciones disruptiva­s, como la que sostiene con Ezequiel Galli de Olavarría, Martín Yeza de Pinamar y Pablo Petrecca de Junín, e incluso con Diego Valenzuela de Tres de Febrero. Aunque desde su entorno aclaran que no se excluye a nadie de las actividade­s.

Según refieren en La Plata, la idea del mandatario es que cada reunión implique además una presentaci­ón o anuncio convenient­e, como sucederá la semana próxima cuando convoque a los empresario­s hoteleros, gastronómi­cos y de la industria turística para lanzar de forma simbólica la pretempora­da aprovechan­do el fin de semana extra large que se avecina.

También se puso en marcha la mesa de los lunes, esa que dos años atrás planeaba la vuelta del peronismo. El primer encuentro fue esta semana en La Plata, y además del anfitrión, estuvieron el presidente de la Cámara baja nacional, Sergio Massa, el titular del bloque oficialist­a, Máximo Kirchner, el jefe de Gabinete bonaerense, Insaurrald­e, el ministro Nardini, Espinoza, y el ministro de Hábitat de Nación, Jorge Ferraresi. Todos los que se organizaro­n en 2019.

En esta nueva etapa Insaurrald­e será el encargado de alentar la tarea militante de intendente­s e intendenta­s, aunque para muchos esto puede resultar un arma de doble filo teniendo en cuenta el protagonis­mo territoria­l y la historia más peronista que kirchneris­ta del ex jefe comunal. Por el momento el lomense desarrolla la tarea con esmero y un cuidado perfil bajo, escucha los reclamos de sus pares e intenta sostener la catarsis por las PASO perdidas.

Desde La Plata aseguran no abrigar temores por alguna jugada maquiavéli­ca de Insaurrald­e, aunque reconocen que no es un vínculo de absoluta confianza.

En ese proceso, existe una misión expresa que es contener a la tercera sección, la única que superó en votos a Juntos, pero también con mucha pérdida de porotos.

Nardini será el encargado de contener a la primera sección, que sufrió una derrota fatal, y tratar de sosegar a los más díscolos, como Sujarchuck, a quien la designació­n de Diego Benítez al frente de la subsecreta­ría de Obras Públicas –ocupaba el área de Infraestru­ctura del municipio– no parece haberlo conformado.

Kicillof buscará pulir aún más sus mensajes, para que sean menos explicativ­os y más motivadore­s. Para eso Soledad Querehilac, su pareja, que es doctora en Letras, continuará asesorándo­lo, en tanto la vocería de emergencia, el alto perfil y los golpes directos a la oposición seguirán comandados por Carlos Bianco, quien munido de una superestru­ctura en su nueva jefatura de asesores, se encargará también de las obsesiones estadístic­as de su jefe.

Cuentan que Insaurrald­e, ni bien llegó al gabinete, aclaró: “No esperen que haga una conferenci­a de prensa por semana”. Una advertenci­a que alimentó dudas sobre él pero reforzó el afianzado rol de Bianco.

Existe un dato clave en toda esta cuestión: para Kicillof, Cristina Fernández es la jefa y cualquier observació­n o mínimo comentario que haga será percibido como una decisión a seguir. El resto, lo demás, puede ser objetable.

Para él, Cristina es la jefa, y cualquier observació­n que

haga será una decisión a seguir

 ?? PRENSA PBA ?? El viernes, Kicillof participó de la Fiesta Nacional de la Flor en Escobar, junto al intendente Sujarchuk, que es uno de los díscolos.
PRENSA PBA El viernes, Kicillof participó de la Fiesta Nacional de la Flor en Escobar, junto al intendente Sujarchuk, que es uno de los díscolos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina