Perfil Cordoba

Manejo de títeres

- RAúL H. ÁLVAREZ

En 1978 en el programa de televisión los populares muñecos Carozo y Narizota creados por José Luis Telecher pasaron a ser controlado­s por un personaje real encarnado por el actor Jorge Paccini que marcaba sus movimiento­s y sus diálogos. El mes pasado corrió el rumor de que el reciente cambio de ministros, parecido a lo que sucede en una calesita cuando los niños cambian de caballo pero no se bajan, habría sido digitado por la mano de una mujer que maneja los hilos, apodada en los pasillos como

Es oportuno recordar que hubo personas muy hábiles en el manejo de las marionetas. Entre las mujeres podemos destacar a Mané Bernardo y Sarah Bianchi, que crearon maravillos­os espectácul­os en el Teatro San Martín y a la española Mary Carmen que con sus cuatro muñecos hizo reír a niños y adultos de varias generacion­es.

En los Estados Unidos el ventrílocu­o Edgar Bergen (padre de Candice) fue el que más se destacó en la actividad. Su inseparabl­e muñeco Charlie lo acompañaba en sus shows en el Rainbow Room de Nueva York y en los teatros de variedades donde se presentaba en sus giras. Charlie, con su monóculo, su traje de etiqueta, su galera y sus picardías conquistab­a al público de inmediato. Tanto es así que entre 1937 y 1956 Bergen y su muñeco protagoniz­aron un programa radial de gran audiencia a pesar de que a través de la radio no se podía apreciar la habilidad del artista para hablar sin mover los labios. Su técnica era similar a la que años después adoptaron

Mister Chasman y Chirolita, en shows donde el muñeco decía picardías y el ventrílocu­o inmediatam­ente le tapaba la boca.

El cine mostró ocasionalm­ente a hábiles manipulado­res de muñecos. Danny Kaye en

componía a un ventrílocu­o que cuando se enamoraba de alguna chica su muñeco Clarence se ponía tan celoso que frustraba sus romances. Su vida se complica más aún cuando un espía introduce en la cabeza del muñeco unos planes secretos.

es la película que mostraba con más detalle el manejo de los títeres. El personaje de una huérfana inocente (Leslie Caron) que recorre una feria de diversione­s en un pueblo de Francia queda tan fascinada con los muñecos, al punto de hablar con ellos y creer que son reales. Su inocencia es aprovechad­a por el titiritero (Mel Ferrer) para crear un show donde la joven dialoga con los títeres. Lo más impresiona­nte de la historia es que el titiritero al hablar a través de sus personajes revela sus deseos ocultos, su frustració­n y sus perversion­es, que por momentos repercuten en la tormentosa relación que mantiene con su cándida admiradora.

 ?? CEDOC PERFIL ?? Bergen y Charlie.
CEDOC PERFIL Bergen y Charlie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina