Ecua­dor de­ci­de su rum­bo.

En ple­na de­ba­cle de las fuer­zas afi­nes en La­ti­noa­mé­ri­ca, Le­nín Mo­reno lle­ga co­mo fa­vo­ri­to. La du­da es si ha­brá ba­llot­ta­ge. Pa­re­ci­dos con Scio­li.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - FA­CUN­DO F. BA­RRIO

Hoy se vo­ta al su­ce­sor de Co­rrea, y su can­di­da­to es el fa­vo­ri­to.

Ecua­dor va hoy a las ur­nas en un es­ce­na­rio elec­to­ral atí­pi­co: aun­que el go­bierno de Ra­fael Co­rrea atra­vie­sa uno de sus peo­res mo­men­tos po­lí­ti­cos en una dé­ca­da de ges­tión, el can­di­da­to del ofi­cia­lis­mo, Le­nín Mo­reno, lle­ga co­mo fa­vo­ri­to a es­tos co­mi­cios pre­si­den­cia­les. La úni­ca in­cóg­ni­ta es si el ex vi­ce­pre­si­den­te y del­fín de Co­rrea lo­gra­rá o no im­po­ner­se en pri­me­ra vuel­ta con­tra los opo­si­to­res de cen­tro­de­re­cha que lo per­si­guen en las en­cues­tas: el ban­que­ro Gui­ller­mo Las­so (CREO-SU­MA) y la ex pe­rio­dis­ta Cynt­hia Vi­te­ri (Par­ti­do So­cial Cris­tiano).

Las elec­cio­nes ecua­to­ria­nas tie­nen ade­más una sig­ni­fi­can­cia re­gio­nal: un triun­fo sin ba­llot­ta­ge de Mo­reno se­ría un bál­sa­mo pa­ra las fuer­zas de iz­quier­da y cen­troiz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­nas, que vie­nen de pa­sar un an­nus ho­rri­bi­lis sig­na­do por la de­rro­ta del kirch­ne­ris­mo en la Ar­gen­ti­na, la des­ti­tu­ción de Dil­ma Rous­seff en Bra­sil, el No a Evo Mo­ra­les en el re­fe­rén­dum de Bo­li­via y la cri­sis ca­da vez más pro­fun­da del cha­vis­mo en Ve­ne­zue­la. Una vic­to­ria del co­rreís­mo mar­ca­ría una con­tra­ten­den­cia ali­via­do­ra pa­ra di­chas fuer­zas.

Al igual que en la Ar­gen­ti­na, en Ecua­dor es ne­ce­sa­rio ob­te­ner más del 40% de los vo­tos y ga­nar por más de diez pun­tos de di­fe­ren­cia pa­ra evi­tar la se­gun­da vuel­ta. Un pro­me­dio de las úl­ti­mas en­cues­tas de las tres prin­ci­pa­les con­sul­to­ras del país (ver in­fo­gra­fía) otor­ga 34% a Mo­reno, 19% a Las­so y 14% a Vi­te­ri. Sin em­bar­go, la con­tien­da se­gui­rá abier­ta has­ta úl­ti­mo mo­men­to de­bi­do al al­to por­cen­ta­je de in­de­ci­sos. Al cie­rre de los son­deos, cer­ca del 30% de los ecua­to­ria­nos no sa­bía aún a quién vo­tar, lo que tam­bién ha­bla de la sin­gu­la­ri­dad de es­tos co­mi­cios en un país en el que la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca ha si­do la nor­ma en los úl­ti­mos diez años.

La Cons­ti­tu­ción le im­pi­de a Co­rrea ir por su re-re-re­elec­ción. En 2009 y 2013, el man­da­ta­rio ga­nó las elec­cio­nes con el 52% y 57% de los vo­tos. Aque­llas vic­to­rias fue­ron fru­to de un pro­gra­ma eco­nó­mi­co que sa­có a un mi­llón de per­so­nas de la po­bre­za, re­du­jo los ín­di­ces de de­sigual­dad, lo­gró pleno em­pleo y am­plió la in­ver­sión so­cial co­mo nun­ca an­tes en la his­to­ria del país.

Es­ta vez, sin em­bar­go, su par­ti­do, Alian­za País, no lle­ga a las ur­nas de la for­ma que hu­bie­ra desea­do. Ecua­dor lle­va ca­si dos años en re­ce­sión, pro­duc­to de la caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les del pe­tró­leo, la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de la economía ecua­to­ria­na. Tras ha­ber apli­ca­do una po­lí­ti­ca mo­de­lo de des­en­deu­da­mien­to, Co­rrea es hoy cues­tio­na­do por una cre­cien­te y mul­ti­mi­llo­na­ria deu­da con Chi­na por vía de fi­nan­cia­mien­to di­rec­to o pre­ven­tas pe­tro­le­ras.

Aun­que el pro­pio pre­si­den­te nun­ca se vio en­vuel­to en sos­pe­chas de co­rrup­ción, el go­bierno afron­tó en los úl­ti­mos me­ses acu­sa­cio­nes me­diá­ti­cas y ju­di­cia­les con­tra va­rios de sus fun­cio­na­rios. La úl­ti­ma y más re­so­nan­te de ellas in­vo­lu­cra al ac­tual vi­ce­pre­si­den­te, Jorge Glas. Al mis­mo tiem­po, el es­ti­lo con­fron­ta­ti­vo de Co­rrea, útil en los pri­me­ros tiem­pos de ges­tión pa­ra for­ta­le­cer su po­si­ción po­lí­ti­ca, tam­po­co con­tri­bu­ye a des­pe­jar el des­gas­te na­tu­ral de diez años en el po­der ni el has­tío de his­tó­ri­cos vo­tan­tes co­rreís­tas que hoy re­cla­man, al me­nos, un cam­bio de tono por par­te de quien su­ce­da al man­da­ta­rio.

Pese a to­do, el ofi­cia­lis­mo lle­ga co­mo fa­vo­ri­to. “Aun­que es cier­to que la hegemonía po­lí­ti­ca del co­rreís­mo se vio afec­ta­da en los úl­ti­mos dos años, el pro­yec­to de Co­rrea tu­vo mu­cho éxi­to en al­gu­nos as­pec­tos cla­ves des­de el pun­to de vis­ta elec­to­ral –di­jo a PER­FIL el so­ció­lo­go ecua­to­riano Fran­klin Ra­mí­rez, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de Flac­so Ecua­dor–. Lo­gró rom­per con el tra-

“Mo­reno no es el can­di­da­to ideal de Co­rrea, sino el que le im­pu­sie­ron las en­cues­tas.”

di­cio­nal cli­va­je re­gio­nal de la politica ecua­to­ria­na y ar­ti­cu­lar una pre­sen­cia te­rri­to­rial a es­ca­la na­cio­nal. Alian­za País fun­cio­na co­mo una coa­li­ción de fac­cio­nes que tie­ne un nú­cleo du­ro de vo­tan­tes de cer­ca del 30%”.

A eso se su­ma la frag­men­ta­ción de la opo­si­ción: sus di­ri­gen­tes in­ten­ta­ron emu­lar el mo­de­lo de la Me­sa de la Unidad De­mo­crá­ti­ca (MUD) ve­ne­zo­la­na, pe­ro ter­mi­na­ron pre­va­le­cien­do las di­fe­ren­cias per­so­na­les. Por eso los co­mi­cios de hoy tam­bién son vis­tos co­mo una suer­te de pri­ma­rias de la de­re­cha ecua­to­ria­na.

Dé­jà vu. Al ana­li­zar a Mo­reno co­mo as­pi­ran­te a la pre­si­den­cia, es inevi­ta­ble pen­sar en sus si­mi­li­tu­des con la can­di- da­tu­ra de Da­niel Scio­li en la Ar­gen­ti­na. “Mo­reno nun­ca fue el can­di­da­to pre­di­lec­to de Co­rrea, sino el que le im­pu­sie­ron las en­cues­tas – ob­ser vó Ra­mí­rez–. Fue vi­ce­pre­si­den­te, es dis­ca­pa­ci­ta­do y siem­pre mos­tró un ca­rác­ter con­ci­lia­dor. Bus­ca di­fe­ren­ciar­se del es­ti­lo con­fron­ta­ti­vo de Co­rrea y dia­lo­ga con to­dos: em­pre­sa­rios, sin­di­ca­tos, par­ti­dos. In­clu­so tie­ne una vi­sión eco­nó­mi­ca me­nos in­ter­ven­cio­nis­ta”.

Al ini­cio de la cam­pa­ña, Mo­reno ha­bía a sum ido par­te del dis­cur­so del cam­bio. “Pe­ro, a me­di­da que fue avan­zan­do, no pu­do des­pe­gar­se del re­la­to de la ‘dé­ca­da ga­na­da’ – di­jo Ra­mí­rez–. Esos vai­ve­nes le qui­ta­ron con­sis­ten­cia pro­gra­má­ti­ca-ideo­ló­gi­ca y ge­ne­ra­ron des­con­cier­to en bue­na par­te del co­rreís­mo”. Pa­ra Co­rrea es ca­pi­tal que Mo­reno ga­ne en pri­me­ra vuel­ta: el ba­llot­ta­ge se in­ter­pre­ta­ría co­mo un men­sa­je inequí­vo­co con­tra su le­ga­do y, por tran­si­ción, con­tra su even­tual re­gre­so al Pa­la­cio de Ca­ron­de­let.

DELFIN. El ex vi­ce­pre­si­den­te ecua­to­riano per­dió la mo­vi­li­dad en sus pier­nas en 1998, cuan­do re­ci­bió un dis­pa­ro en la mé­du­la. El co­rreís­mo apues­ta a su mo­de­ra­ción pa­ra con­ven­cer a in­de­ci­sos.

FOTOS: AFP Y AP

LOS RI­VA­LES. Vi­te­ri y Las­so son los can­di­da­tos de la opo­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.