Los ne­go­cios vuel­ven a se­pa­rar a Ma­cri de su pa­dre

En la ca­sa ro­sa­da in­ten­tan des­li­gar al Pre­si­den­te de los in­tere­ses del co­rreo ar­gen­tino y apun­tan a “los ge­ren­tes de soc­ma que se quie­ren sal­var”. Las di­fe­ren­cias pro­fun­di­za­ron la dis­tan­cia en­tre Mau­ri­cio Ma­cri y su fa­mi­lia.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - EZEQUIEL SPILLMAN

El es­cán­da­lo del Co­rreo Ar­gen­tino vol­vió a en­fren­tar al Pre­si­den­te con su pa­dre Fran­co Ma­cri. “Es la his­to­ria de los Bor­gia que nun­ca aca­ba”, com­pa­ra un ín­ti­mo co­la­bo­ra­dor del je­fe de Es­ta­do. En es­te nue­vo ca­pí­tu­lo, ta­lla­do por los ne­go­cios de la em­pre­sa fa­mi­liar Soc­ma, no en­cuen­tra al patriarca del clan en su me­jor mo­men­to: es­tu­vo de va­ca­cio­nes en Pun­ta del Es­te, ale­ja­do del rui­do, po­co in­mis­cui­do en los ne­go­cios y, de he­cho, las fuen­tes ma­cris­tas ase­gu­ran que su avan­za­da edad (cum­pli­rá 87 años en dos me­ses) lo afec­tó vi­si­ble­men­te.

La re­la­ción cam­bió ha­ce un año y me­dio, cuan­do se re­con­ci­lia­ron en una ha­bi­ta­ción del Hos­pi­tal Ita­liano lue­go de una he­mo­rra­gia su­fri­da por Fran­co. In­clu­so, Fran­co es­tu­vo en el bún­ker de Cam­bie­mos el 22 de no­viem­bre por la no­che cuan­do su hi­jo ga­nó las elec­cio­nes. Pe­ro los Pa­na­má Pa­pers pri­me­ro, y aho­ra el Co­rreo, los vol­vió a po­ner en ve­re­das opues­tas. Un te­ma que ocu­pó bue­na par­te de las se­sio­nes en el di­ván a las que con­cu­rría Ma­cri, dos ve­ces por se­ma­na, con el psi­có­lo­go freu­diano Jorge Ahu­ma­da.

En el negocio fa­mi­liar, el Pre­si­den­te le de­ri­vó su par­te a sus tres hi­jos ma­yo­res (Agus­ti­na, Gi­me­na y Fran­cis­co), mien­tras que los her­ma­nos, Gian­fran­co, Ma­riano y Flo­ren­cia, tie­nen ac­cio­nes. Sin em­bar­go, hoy el je­fe de Es­ta­do tie­ne po­co víncu­lo con los pri­me­ros dos.

Años atrás, Gian­fran­co se ha­bía he­cho car­go de par­te de los ne­go­cios de Fran­co, cuan­do Mau­ri­cio era je­fe de Go­bierno por­te­ño. Ma­riano (ca­paz de ha­blar un per­fec­to chino-man­da­rín) tam­bién co­la­bo­ra­ba: era uno de los en­via­dos de su pa­dre a ne­go­ciar con Chi­na cuan­do ve­nían de­le­ga­cio­nes du­ran­te el pri­mer man­da­to de Cris­ti­na Kirch­ner. Pe­ro Ma­riano fue el pri­me­ro en ale­jar­se. Y lue­go lo si­guió su otro her­mano. Flo­ren­cia ja­más se in­mis­cu­yó. “Mau­ri­cio tie­ne un pro­ble­ma fa­mi­liar y es­to le ha ge­ne­ra­do un rui­do que no es­pe­ra­ba”, con­fía un fun­cio­na­rio que tra­ba­ja en el pri­mer pi­so de Bal­car­ce 50 y que vio la ca­ra de frus­tra­ción del Pre­si­den­te en es­tos días mien­tras tra­ba­ja­ba en la ofi­ci­na de la je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te, fren­te al quin­cho de Oli­vos. “Es pro­ba­ble que ter­mi­ne­mos pa­gan­do un cos­to por to­do es­to”, agre­ga. Aca­so por ello, ade­más de apu­rar un de­cre­to pa­ra re­gu­lar un pro­to­co­lo de ac­ción pa­ra fa­mi­lia­res de fun­cio­na­rios por par­te de los abo­ga­dos del Es­ta­do, Mau­ri­cio Ma­cri pi­dió que se ela­bo­re un lis­ta­do de po­si­bles con­flic­tos, si­mi­la­res a los del Co­rreo, que lo in­vo­lu­cren de ma­ne­ra in­di­rec­ta.

“El te­ma hoy son los di­rec­ti­vos de Soc­ma que se quie­ren sal­var y te­men las con­se­cuen­cias”, afir­man en el en­torno pre­si­den­cial. Y ase­gu­ran que el pri­mer man­da­ta­rio no sue­le es­tar al tan­to de los mo­vi­mien­tos de Soc­ma. “Lo que hi­cie­ron es dar­le un abra­zo de oso, se quie­ren sal­var ellos”, agre­gan.

En el en­torno pre­si­den­cial afir­man que ha­bía te­mor de los fun­cio­na­rios sobre el Co­rreo. “Na­die que­ría ha­blar del te­ma, ni Mar­cos (Pe­ña)”, ase­gu­ra una de las fuen­tes.

En la Ca­sa Ro­sa­da en­cuen­tran si­mi­li­tu­des con el ca­so de los Pa­na­má Pa­pers, don­de el Pre­si­den­te de­man­dó a su pro­pio pa­dre. En ese ca­so, Fran­co pu­so co­mo di­rec­tor de dos so­cie­da­des offs­ho­re a su hi­jo, y tam­bién a otros fa­mi­lia­res, sin ser ni ac­cio­nis­ta ni pro­pie­ta­rio de esas em­pre­sas. La cau­sa ci­vil, de he­cho, es Ma­cri ver­sus Ma­cri. Un di­le­ma que siem­pre vuel­ve a la vi­da del Pre­si­den­te.

Hoy tie­ne po­cos víncu­los con sus her­ma­nos Gian­fran­co y Ma­riano

CEDOC PER­FIL

AC­TO. Se ha­bían re­con­ci­lia­do pe­ro re­apa­re­cen los pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.