Los hi­jos de lá­za­ro cam­bian y se cae la es­tra­te­gia del ‘arre­pen­ti­do’

Perfil (Domingo) - - POLITICA - PA­TRI­CIA BLANCO

Mien­tras Lá­za­ro Báez sigue pre­so des­de abril del año pa­sa­do, sus hi­jos Mar tín –ya pro­ce­sa­do–, Lea­nd­ro, Me­li­na y Lu­cia­na dan ba­ta­lla pa­ra es­qui­var las con­se­cuen­cias le­ga­les de los ne­go­cios que hi­zo su pa­dre. Re­nun­cia­ron los abo­ga­dos de tres de los hi­jos del em­pre­sa­rio y se ter­mi­nó de caer la es­tra­te­gia de un Báez “arre­pen­ti­do”.

Martín sigue re­pre­sen­ta­do por Da­niel Ru­bi­no­vich y Ra­fael Sal La­ri, que en un mo­men­to tam­bién se en­car­ga­ron de la de­fen­sa de Lá­za­ro. En tan­to, el trío Lea­nd­ro-Me­li­naLu­cia­na bus­ca­ron ase­so­ra- mien­to en Clau­dia Bal­bín y San­tia­go Vio­la, quie­nes lle­va­ron ade­lan­te una es­tra­te­gia de em­bes­tir con­tra la ex presidenta Cris­ti­na Fernández.

En ju­nio, los jó­ve­nes lle­ga­ron a re­unir­se con el fis­cal Gui­ller­mo Ma­ri­juan, pa­ra in­tere­sar­se por la fi­gu­ra del arre­pen­ti­do que ha­bía lo­gra­do sa­car a Leo­nar­do Fa­ri­ña de la cár­cel. Pe­ro el fis­cal fue cla­ro cuan­do les ad­vir­tió que ne­ce­si­ta­ba prue­bas pa­ra apun­tar ha­cia arri­ba y que la ju­ga­da no im­pli­ca­ba un be­ne­fi­cio pa­ra Lá­za­ro per se. “Se vie­ron en una en­cru­ci­ja­da. Ellos que­rían que el pa­dre de­cla­ra­ra, fue­ron a ver­lo a la cár­cel pa­ra con­ven­cer­lo, pe­ro el pa­dre di­jo que no. Aun­que ellos mu­cho no sa­ben, lo que pue­dan de­cir te­men que per­ju­di­que a su pa­dre. Han de­ja­do que el tiem­po pa­se, que­rien­do man­te­ner­se con la es­tra­te­gia de no de­cir na­da y eso así no ca­mi­na”, co­men­ta­ron a PER­FIL alle­ga­dos a los jó­ve­nes.

Es que no só­lo cre­ce el ex­pe­dien­te por la ru­ta del di­ne­ro K en don­de fue­ron in­da­ga­dos y la cau­sa del fue­ro pe­nal eco­nó­mi­co por la fal­ta de pa­go de apor­tes pre­vi­sio­na­les, mien­tras fra­ca­sa­ron los in­ten­tos de apar­tar al juez Sebastián Ca­sa­ne­llo ba­jo la sos­pe­cha de reunio­nes con la ex presidenta en la Quin­ta de Oli­vos que nun­ca se com­pro­ba­ron. Aho­ra el juez Clau­dio Bo­na­dio de­ci­dió lla­mar­los a in­da­ga­to­ria en la cau­sa Los Sau­ces SA, den­tro de una lis­ta que ce­rra­rá la pro­pia Cris­ti­na el 7 de mar­zo. Eso sa­cu­dió a los chi­cos Báez y tam­bién a la de­fen­sa de Vio­la y Bal­bín. El re­sul­ta­do: los abo­ga­dos pre­sen­ta­ron su re­nun­cia y con su sa­li­da, se ca­yó la es­tra­te­gia de un Báez arre­pen­ti­do que nun­ca con­cre­tó.

Lea­nd­ro, Me­li­na y Lu­cia­na quie­ren acer­car­se a su her­mano Martín en el ex­pe­dien­te, pe­ro no eli­gie­ron a su de­fen­sor. Se­gún pu­do sa­ber PER­FIL, con­tra­ta­ron al abo­ga­do Ju­lián Schet­ti­ni, un le­tra­do de ba­jo per­fil que in­ter­vie­ne en la cau­sa con­tra Cris­tó­bal Ló­pez en de­fen­sa de un fun­cio­na­rio de la AFIP y lo­gró so­bre­seer a uno de los impu­tados en la cau­sa Qu­ni­tas. El vier­nes le pi­dió a Bo­na­dio apla­zar 20 días las in­da­ga­to­rias en Los Sau­ces pa­ra es­tu­diar el ex­pe­dien­te.

CEDOC PER­FIL

BAEZ. El em­pre­sa­rio pa­ta­gó­ni­co es­tá pre­so des­de abril pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.