Un pre­si­den­te fa­li­ble

Re­co­no­cer los erro­res pue­de hu­ma­ni­zar o des­gas­tar. Las per­cep­cio­nes se­rán un fac­tor elec­to­ral de­ci­si­vo.

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

En la con­fe­ren­cia de pren­sa con­vo­ca­da pa­ra po­ner la ca­ra an­te un cú­mu­lo de de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das, el Pre­si­den­te vol­vió a mos­trar el per­fil que le gus­ta de­fi­nir: un ser hu­mano a car­go del go­bierno, no un ser pro­vi­den­cial que sal­va­rá al país. De­cla­ró que no es in­fa­li­ble. En esa lí­nea se ins­ta­la la ima­gen que el Go­bierno pro­cu­ra irra­diar: un elen­co de per­so­nas co­rrien­tes, pro­pen­sas a ad­mi­tir sus erro­res, abier­tas al diá­lo­go. Esa ima­gen del Go­bierno, que sus ti­tu­la­res cul­ti­van, es­tá en el eje de mu­chas du­das que preo­cu­pan a sus miem­bros co­mo a quie­nes no lo son. ¿Cree real­men­te el Pre­si­den­te que esos ras­gos son vir­tuo­sos o cul­ti­va esa ima­gen so­la­men­te pa­ra jus­ti­fi­car erro­res? ¿Es eso su­fi­cien­te pa­ra neu­tra­li­zar el po­si­ble efec­to ne­ga­ti­vo de tan­tas idas y vuel­tas, de tan­ta crí­ti­ca que se co­se­cha ca­da día? ¿Es sus­ten­ta­ble esa ima­gen apli­ca­da a una per­so­na que, co­mo es el ca­so de Mau­ri­cio Ma­cri, no es ne­ce­sa­ria­men­te tan “co­mún” ni tan mo­des­ta? En úl­ti­ma ins­tan­cia, ¿es to­do es­to el pro­duc­to de una es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal, o se tra­ta más bien de re­cur­sos del ti­po de “no es­tán ma­du­ras” de la his­to­ria de la zo­rra y las uvas? Aun más, en el plano de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les de las ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, ¿cree real­men­te el Go­bierno –co­mo lo ex­pre­só es­tos días su ase­sor co­mu­ni­ca­cio­nal– que és­ta es la ima­gen de sí mis­mo con la que se sien­te có­mo­do y que los ges­tos va­len mu­cho y las pa­la­bras po­co?

Fi­nal­men­te, el lío del Co­rreo pa­sa­rá, el pro­ble­ma del ajus­te a los ju­bi­la­dos se re­sol­ve­rá, los dis­tin­tos te­mas que es­tán hoy sobre el ta­pe­te se irán en­cau­zan­do. Y, lle­ga­do el mo­men­to, se con­ta­rán los vo­tos. Por lo que se vis­lum­bra, el pa­no­ra­ma no es som­brío pa­ra el Go­bierno. Las en­cues­tas co­no­ci­das es­tos días mues­tran le­ves ten­den­cias ne­ga­ti­vas, pe­ro cier­ta­men­te muy le­ves. La más re­cien­te del Gru­po de Opi­nión Pú­bli­ca –en el área me­tro­po­li­ta­na de Bue­nos Ai­res– su­gie­re una ven­ta­ja exi­gua de Cam­bie­mos sobre el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria, y un ter­cer lu­gar pa­ra el Fren­te Re­no­va­dor. La ima­gen per­so­nal de los re­fe­ren­tes del Go­bierno de­cli­na un po­co, pe­ro tam­bién caen las de Cris­ti­na de Kirch­ner y de Da­niel Scio­li; se sos­tie­nen, en cam­bio, las de Stol­bi­zer y Mas­sa, los opo­si­to­res new age.

¿Qué es­tá pa­san­do con es­ta sociedad ar­gen­ti­na? ¿Es­tá o no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ava­lar a un go­bierno que en­car­nó una pro­me­sa de mo­der­ni­za­ción eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal del país y en­cuen­tra di­fi­cul­ta­des pa­ra avan­zar con la fir­me­za que se es­pe­ra­ba? Sin du­da, al Go­bierno lo ayu­dan más los he­chos que se pro­du­cen en el en­torno que los que él mis­mo cons­tru­ye. Es­tos días, por ca­so, la Jus­ti­cia le sir­ve en ban­de­ja la de­ten­ción del ge­ne­ral Mi­la­ni, des­ar­man­do de un plu­ma­zo bue­na par­te del re­la­to sobre los de­re­chos hu­ma­nos del go­bierno an­te­rior. Del mis­mo mo­do, las di­vi­sio­nes en el cam­po del pe­ro­nis­mo, que des­di­bu­jan la ro­bus­tez de una ofer­ta opo­si­to­ra, le jue­gan a fa­vor.

Esas son, prec i sa men­te, la s du­das que se re­co­gen to­dos los días, en la ca­lle tan­to co­mo en los círcu­los de per­so­nas in­for­ma­das y po­li­ti­za­das. El “buen pas­tor” que mu­chos pue­den ver en el Pre­si­den­te, ¿es­tá en con­di­cio­nes de res­ca­tar a es­ta

La ima­gen de los re­fe­ren­tes del Go­bierno de­cli­na un po­co, pe­ro tam­bién la de CFK

ove­ja des­ca­rria­da que es la Ar­gen­ti­na y re­in­ser­tar­la en un sen­de­ro de me­jo­ría sus­tan­cial? Por­que, si no lo es­tá, tar­de o tem­prano se pre­fe­ri­rá, una vez más, a un pas­tor con el per­fil de los ya co­no­ci­dos. To­do lo re­la­ti­vo a la ima­gen del Go­bierno ha­ce a la con­fian­za que la sociedad –o una par­te de ella– de­po­si­te en él. Pe­ro esa con­fian­za re­po­sa, tam­bién, en re­sul­ta­dos ob­je­ti­va­men­te apre­cia­bles de la ges­tión de go­bierno.

En una re­cien­te en­tre­vis­ta, Do­min­go Ca­va­llo res­ca­tó al ac­tual mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, por apor­tar­le al Go­bierno una “vi­sión más in­te­gral” y un én­fa­sis en el en­fo­que fis­cal. Pe­ro, agre­gó, las bue­nas ideas no al­can­zan, lo crí­ti­co es co­mu­ni­car­las –en un cli­ma elec­to­ral– y to­mar las de­ci­sio­nes. Eso es la ges­tión. Que no es so­la­men­te la eco- no­mía y la si­tua­ción so­cial, es tam­bién la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y el or­den ju­rí­di­co. Las de­man­das so­cia­les se di­ri­gen a uno u otro de esos pla­nos de la reali­dad, y los di- ri­gen­tes se ha­cen car­go, a me­nu­do, de al­guno de ellos. To­do go­bierno de­be es­tar pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar esas de­man­das y pa­ra ge­ne­rar una ofer­ta de res­pues­tas en ca­da plano. To­do eso es mu­cho más que las bue­nas in­ten­cio­nes. En el plano de la co­mu­ni­ca­ción y la ima­gen, el Pre­si­den­te con­fía en que los ayu­da­rá tran­si­tar por esos nue­vos ca­mi­nos que ha ele­gi­do. Fue exi­to­so en per­fi­lar­se co­mo un di­ri­gen­te dis­tin­to y en dar a su go­bierno una im­pron­ta que sin­to­ni­zó fá­cil­men­te, y bien, con las ex­pec­ta­ti­vas de gran par­te de la sociedad des­pués del kirch­ne­ris­mo. Ex­pues­tos a bur­las y crí­ti­cas per­ma­nen­tes, el Pre­si­den­te y su go­bierno han so­bre­lle­va­do has­ta aho­ra bas­tan­te bien las prue­bas a las que los so­me­te la reali­dad. Pe­ro no se des­pe­jan las du­das ni los in­te­rro­gan­tes. El Go­bierno se de­fi­ne co­mo un elen­co “po­co po­lí­ti­co”, que bus­ca con­vo­car a to­dos por en­ci­ma de tra­di­cio­nes par­ti­da­rias y de ideologías. Pe­ro en ese en­fo­que no apun­ta con­tra as­pec­tos es­truc­tu­ra­les de la reali­dad ar­gen­ti­na que son cau­san­tes de los pro­ble­mas más per­sis­ten­tes que tra­ban el desa­rro­llo del país. Por otra par­te, hay un hue­so du­ro de roer en las os­ten­si­bles re­la­cio­nes ín­ti­mas, a ve­ces san­guí­neas, y pe­li­gro­sas con per­so­nas y si­tua­cio­nes que no ca­li­fi­can pa­ra la cru­za­da del buen pas­tor. El ma­yor pro­ble­ma no re­si­de en que bue­na par­te de la opo­si­ción y de la pren­sa es­tán ace­chan­do día tras día pa­ra ca­pi­ta­li­zar esos pun­tos dé­bi­les del Go­bierno –lo que en sí es un pro­ble­ma, sin du­da, por­que ac­túa co­mo un fac­tor de des­gas­te per­ma­nen­te, pe­ro por for­tu­na pa­ra el Go­bierno por aho­ra des­gas­ta más a quie­nes lo aco­san con esos te­mas–. El ma­yor pro­ble­ma es que, si fi­nal­men­te ocu­rre un click en la per­cep­ción de gran­des nú­cleos del elec­to­ra­do, el im­pac­to ne­ga­ti­vo en la opi­nión pú­bli­ca po­dría no te­ner re­torno. Eso es, en po­cas pa­la­bras, lo que de­fi­ni­rá la si­tua­ción elec­to­ral de 2017.

DI­BU­JO: PA­BLO TEMES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.