Tar­de pe­ro se­gu­ro

Ma­cri fue po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to pe­ro de­ma­sia­do len­to de reac­ción. Son­deos.

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

Le lle­vó una se­ma­na a Mau­ri­cio Ma­cri dar­se cuen­ta de que el arre­glo en­tre el Es­ta­do y el Co­rreo Ar­gen­tino Sociedad Anó­ni­ma (CA­SA) era un es­cán­da­lo que lo com­pro­me­tía se­ria­men­te. El ma­ne­jo de un ca­so que ge­ne­ra un con­flic­to de in­tere­ses in­ne­ga­bles –se tra­ta, ni más ni me­nos, que de la em­pre­sa de la fa­mi­lia del Pre­si­den­te– fue muy ma­lo. La de­ci­sión de re­vo­car lo ac­tua­do y de co­mu­ni­car­lo me­dian­te una con­fe­ren­cia de pren­sa abier­ta a pre­gun­tas fue un acier­to po­lí­ti­co. El epi­so­dio de­jó al des­cu­bier­to he­chos sobre los que el je­fe de Es­ta­do y su en­torno de­be­rían re­fle­xio­nar se­ria­men­te. Aun­que en pú­bli­co Ma­cri los de­fien­de, es­te te­ma ha de­ja­do va­rios he­ri­dos en su equi­po mi­nis­te­rial, en­tre los que fi­gu­ran el je­fe de Ga­bi­ne­te Mar­cos Pe­ña y el mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­cio­nes, Os­car Aguad. Fue­ra del nú­cleo du­ro del par­ti­do ama­ri­llo las ob­je­cio­nes ya han co­men­za­do a to­mar es­ta­do pú­bli­co. El dipu­tado de Cam­bie­mos Mario Ne­gri ase­gu­ró en de­cla­ra­cio­nes ra­dia­les que “los erro­res des­gas­tan aun­que es pre­fe­ri­ble co­rre­gir­los”. En el off the re­cord el tono es aún más des­car­na­do: “Más que la economía me preo­cu­pan los erro­res no for­za­dos; hay bue­nas in­ten­cio­nes pe­ro no se pue­de se­guir por es­te ca­mino” –ase­gu­ró un hom­bre de con­tac­to flui­do con in­ten­den­tes y lí­de­res te­rri­to­ria­les–. Den­tro del ra­di­ca­lis­mo es­tán que vue­lan. Al po­co ca­ri­ño que les ge­ne­ra a mu­chos la fi­gu­ra de Aguad, se su­ma la desa­zón por la fal­ta de con­sul­ta y par­ti­ci­pa­ción a la que el Go­bierno los tie­ne acos­tum­bra­dos. La con­fe­ren­cia de pren­sa del Pre­si­den­te de­jó va­rios pun­tos pa­ra ana­li­zar que de­mues­tran erro­res téc­ni­cos que se po­drían ha­ber evi­ta­do fá­cil­men­te. ¿Quién lo ase­so­ra? Ju­di­cial­men­te ha­blan­do es im­po­si­ble vol­ver a fo­jas ce­ro por­que no hay ma­ne­ra de co­men­zar to­do el pro­ce­so nue­va­men­te. En el en­torno de la fis­ca­lía se­ña­lan dos po­si­bles al­ter­na­ti­vas: la pri­me­ra –que des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co ge­ne­ra de­ba­te– po­dría ser re­ti­rar la con­for­mi­dad y exi­gir­le a la con­cur­sa­da que le pa­gue más. La se­gun­da es que, co­mo el juez to­da­vía no ha ho­mo­lo­ga­do el acuer­do, lo pac­ta­do se po­dría rec­ti­fi­car –se­ña­lan en tri­bu­na­les bus­can­do in­ter­pre­tar las pa­la­bras del Pre­si­den­te–. Los crí­ti­cos de la ini­cia­ti­va ad­vier­ten que las idas y vuel­tas no de­ben con­ver­tir­se en un ins­tru­men­to que, an­te la apa­ren­te bue­na fe, sir­va de­mo­rar la so­lu­ción del con­flic­to pa­ra ga­nar tiem­po en un año elec­to­ral.

La par­ti­ci­pa­ción de la Au­di­to­ría Ge­ne­ral de la Na­ción (AGN) de­jó al des­nu­do no só­lo el des­co­no­ci­mien­to de los me­ca­nis­mos de fun­cio­na­mien­to de los ór­ga­nos de con­trol sino tam­bién la fal­ta de ges­tión po­lí­ti­ca del Go­bierno, de­fec­to que pa­re­ce agra­var­se en los úl­ti­mos me­ses.

En­tre los des­ve­los del Go­bierno es­tán las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre pró­xi­mo en las que, co­mo siem­pre, la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es el te­rreno de las ten­sio­nes más acu­cian­tes. A ni­vel país el fe­nó­meno Ma­ría Eu­ge­nia Vidal sigue pi­can­do en pun­ta con una ima­gen po­si­ti­va del 50%. Pe­ro Vidal no pue­de ser can­di­da­ta, por lo que el ofi­cia­lis­mo bus­ca aún al pos­tu­lan­te ideal pa­ra el dis­tri­to más im­por­tan­te. El fu­tu­ro de Cris­ti­na Fernández de Kirch­ner con­ti­núa sien­do una in­cóg­ni­ta, aun­que mu­chos dan por he­cho que ju­ga­ría co­mo ca­be­za de lis­ta de le­gis­la­do­res por el kirch­ne­ris­mo en el dis­tri­to bo­nae­ren­se. Si bien ése es el es­ce­na­rio pre­fe­ri­do por el Go­bierno (va­rian­te que le per­mi­ti­ría di­vi­dir al pe­ro­nis­mo y apos­tar a la po­la­ri­za­ción en­tre “lo vie­jo” y “el cam­bio”) la de­fi­ni­ción sobre quié­nes es­ta­rían en­ca­be­zan­do las lis­tas desató una ver­da­de­ra rue­da de pul­sea­das y es­pe­cu­la­cio­nes en el ofi­cia­lis­mo. Jorge Ma­cri tra­ba­ja a des­ta­jo pa­ra ga­nar­se el pri­mer lu­gar en la lis­ta pa­ra el Se­na­do. Su prin­ci­pal pro­ble­ma es la des­apro­ba­ción que su per­so­na ge­ne­ra en­tre las mu­je­res fuer­tes de Cam­bie­mos: Vidal le pro­me­tió que no in­flui­ría en sus pla­nes, pe­ro no ter­mi­na de con­fiar en él; Eli­sa Ca­rrió le ba­jó el pul­gar ha­ce tiem­po y lo ata­có pú­bli­ca­men­te por con­si­de­rar­lo un hom­bre po­co trans­pa­ren­te y con ma­ne­jos es­pu­rios. A su vez, la pro­pia lí­der de la Coa­li­ción Cí­vi­ca no cuen­ta con el aval to­tal de la go­ber­na­do­ra bo­nae­ren­se, que no ve con bue­nos ojos su ex­ce­so de per­so­na­lis­mo. Mau­ri­cio Ma­cri es prag­má­ti­co; si la ima­gen de CFK con­ti­nua­ra cre­cien­do en el se­gun­do y ter­cer cor­dón del Co­nur­bano (hoy tie­ne pi­cos del 42%), ju­ga­ría la car­ta más con­ser­va­do­ra in­cli­nan­do la ba­lan­za a fa­vor de Ca­rrió, aún “a ries­go de agi­gan­tar la fi­gu­ra de quien le ha da­do más de un do­lor de ca­be­za” –ra­zo­na un di­ri­gen­te de la pro­vin­cia de Bs.As. En cam­bio, un triun­fo de Ca­rrió ju­gan­do en Dipu­tados la ale­ja­ría de la po­la­ri­za­ción con Cris­ti­na y le per­mi­ti­ría al ofi­cia­lis­mo ca­pi­ta­li­zar el lo­gro de ma­ne­ra gru­pal. El pa­sa­do mar­tes, en Tu­cu­mán, el ge­ne­ral Cé­sar San­tos Ge­rar­do del Co­ra­zón de Je­sús Mi­la­ni se pre­sen­tó en se­de ju­di­cial por la cau­sa de la des­apa­ri­ción del sol­da­do Al­ber­to Aga­pi­to Le­do. Es­cue­to y sin dar mu­chos de­ta­lles sa­lió de allí ai­ro­so sin pen­sar en la po­si­bi­li­dad de que­dar de­te­ni­do. Pe­ro la se­gun­da vez en la mis­ma se­ma­na que Mi­la­ni vi­si­tó una se­de ju­di­cial –en la pro­vin­cia de La Rio­ja–, su des­tino fue otro. El so­cio co­mer­cial de Gui­ller­mo Mo­reno en una ca­de­na de pan­che­rías y ex co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to en los dos úl­ti­mos años del kirch­ne­ra­to, que­dó de­te­ni­do. En sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas el mi­li­tar tra­tó de des­li­gar de su si­tua­ción al kirch­ne­ris­mo pa­ra no afec­tar­lo po­lí­ti­ca­men­te, ya que, de con­fir­mar­se las impu­tacio­nes que pe­san sobre él, mar­ca­rían tal vez la con­tra­dic­ción más gran­de del go­bierno “Na­cio­nal y Po­pu­lar”, por ha­ber man­te­ni­do co­mo je­fe del Ejér­ci­to a un ofi­cial acu­sa­do por de­li­tos de lesa humanidad. En la con­tro­ver­ti­da en­tre­vis­ta que le rea­li­za­ra la pro­pia He­be de Bo­na­fi­ni por la Te­le­vi­sión Pú­bli­ca en el año 2013, Mi­la­ni re­sal­tó las bon­da­des “de los úl­ti­mos 10 años” (. . . ) y ase­gu­ró que “las Fuer­zas Ar­ma­das de otras épo­cas se creían los due­ños del mun­do, de la gen­te y creían que eran dis­tin­tos y que hoy las nue­vas fuer­zas quie­ren par­ti­ci­par del nue­vo pro­yec­to na­cio­nal de país”. En cuan­to a las cau­sas que lo tie­nen en la mi­ra, le ase­gu­ró a Bo­na­fi­ni al­go, que se­gún su re­la­to, tam­bién le ju­ró a su hi­ja “yo ni ma­té, ni tor­tu­ré, ni es­tu­ve”. Co­mo se ve, los tes­ti­mo­nios obran­tes en los ex­pe­dien­tes ju­di­cia­les di­cen otra co­sa. Kirch­ne­ris­mo pu­ro. Pro­duc­ción pe­rio­dís­ti­ca: San­tia­go Se­rra.

La fal­ta de ges­tión po­lí­ti­ca del Go­bierno pa­re­ce agra­var­se en los úl­ti­mos me­ses

DI­BU­JO: PA­BLO TEMES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.