Más allá de la gue­rra al efec­ti­vo

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - IG­NA­CIO E. CARBALLO* DIANA SCHVARZTEIN**

La in­clu­sión fi­nan­cie­ra es un fe­nó­meno que se ha po­pu­la­ri­za­do y for­ta­le­ci­do de ma­ne­ra re­cien­te en el mun­do y en nues­tro país a raíz de las po­lí­ti­cas im­pul­sa­das por la nue­va ges­tión del BCRA. Des­de su in­cor­po­ra­ción en los nue­vos Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de la ONU, a fi­nes del año 2015, di­ver­sos go­bier­nos y or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les han avan­za­do en alian­zas con el afán de fa­ci­li­tar po­lí­ti­cas de ac­ce­so a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros a la po­bla­ción ex­clui­da de la ban­ca tra­di­cio­nal. Con 2 mil mi­llo­nes de per­so­nas adul­tas que no po­seen cuen­tas ban­ca­rias en el mun­do, mo­ti­vos pa­ra au­nar es­fuer­zos en di­cha di­rec­ción hay de so­bra. Sin em­bar­go, la in­clu­sión fi­nan­cie­ra es un con­cep­to am­plia­men­te su­pe­rior al de la me­ra ban­ca­ri­za­ción. Cuan­do se ha­bla de in­clu­sión fi­nan­cie­ra, tam­bién se con­tem­plan va­ria­bles co­mo la re­duc­ción de ries­gos y cos­tos ban­ca­rios, la crea­ción de em­pleo, el in­cre­men­to de la economía for­mal y has­ta la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma ban­ca­rio. Una de­fi­ni­ción ho­lís­ti­ca de in­clu­sión fi­nan­cie­ra re­fie­re a una si­tua­ción en la cual tan­to in­di­vi­duos co­mo em­pren­de­do­res ten­gan el ac­ce­so pe­ro tam­bién la ca­pa­ci­dad de uti­li­zar ser­vi­cios fi­nan­cie­ros ade­cua­dos a sus ne­ce­si­da­des, abar­can­do así un am­plio aba­ni­co de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros co­mo los me­dios de trans­fe­ren­cias, aho­rros, de­pó­si­tos, se­gu­ros y ca­pi­tal de ries­go, en­tre otros.

La Ar­gen­ti­na, co­mo lo re­sal­tó la rei­na Máxima en su vi­si­ta al país ci­tan­do los cálcu­los del FMI, al año 2014 fue el país que más ban­ca­ri­zó a los ciu­da- da­nos de me­no­res in­gre­sos. Mien­tras que en 2011 só­lo el 19% de las per­so­nas más po­bres te­nía ac­ce­so a una cuen­ta ban­ca­ria, en 2014 di­cha pro­por­ción tre­pó al 44%, su­peran­do las ta­sas de cre­ci­mien­to pro­me­dio del mun­do. No obs­tan­te, y co­mo di­ji­mos, es­to no im­pli­ca que di­chos in­di­vi­duos se en­cuen­tren in­clui­dos fi­nan­cie­ra­men­te. Muy por el con­tra­rio, se­gún de­no­tó re­cien­te­men­te el Ban­co Mun­dial, el 20% de las per­so­nas con cuen­tas ban­ca­rias en Ar­gen­ti­na las tie­ne só­lo pa­ra co­brar sub­si­dios y, de és­tas, el 76% tie­ne el há­bi­to de ex­traer to­do ape­nas se ha de­po­si­ta­do. Pa­ra peor, di­cho há­bi­to no se li­mi­ta úni­ca­men­te a los re­cep­to­res de pla­nes so­cia­les y sub­si­dios, en el país el 80% de los em­plea­dos re­gis­tra­dos que re­ci­ben sus ha­be­res en una cuen­ta ban­ca­ria re­ti­ran la to­ta­li­dad de sus sa­la­rios al mo­men­to de ser acre­di­ta­dos. Con­gruen­te­men­te, un 12% de los em­plea­dos for­ma­les pa­re­ce no ha­cer uso al­guno de su cuen­ta ban­ca­ria pues no ha­bría rea­li­za­do de­pó­si­tos o ex­trac­cio­nes du­ran­te los úl­ti­mos do­ce me­ses y, del to­tal de la po­bla­ción que tie­ne una tar­je­ta de dé­bi­to li­ga­da a una cuen­ta ban­ca­ria (44%), só­lo el 25% ha­bría eje­cu­ta­do al­gún pa­go con ella. De es­to se des­pren­de la pro­ble­má­ti­ca dual en ma­te­ria de in­clu­sión fi­nan­cie­ra que en­fren­ta ac­tual­men­te la Ar­gen­ti­na. Por un la­do, nues­tro país aún pre­sen­ta ni­ve­les de ban­ca­ri­za­ción por de­ba­jo de la me­dia en la re­gión (51%). Por otro, co­mo se tra­du­ce del pá­rra­fo an­te­rior, aquel sec­tor ban­ca­ri­za­do pre­sen­ta es­ca­sos usos y prác­ti­cas en la in­ter­ac­ción y uti­li­za­ción de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. En otras pa­la­bras, es­tos gua­ris­mos ex­po­nen a las cla­ras que el desafío de la in­clu­sión fi­nan­cie­ra en Ar­gen­ti­na no se li­mi­ta úni­ca­men­te a los más vul­ne­ra­bles ni a los tra­ba­ja­do­res in­for­ma­les.

El país de­be avan­zar en pro­fun­di­zar otras di­men­sio­nes de la in­clu­sión fi­nan­cie­ra, lo cual im­pli­ca in­de­fec­ti­ble­men­te tra­ba­jar en el sec­tor ya ban­ca­ri­za­do. Los mo­ti­vos por los cua­les las per­so­nas in­clui­das en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro no ha­cen uso efec­ti­vo de sus be­ne­fi­cios son mu­chos y di­ver­sos. Van des­de ra­zo­nes im­po­si­ti­vas has­ta una es­ca­sa edu­ca­ción fi­nan­cie­ra o bien la me­ra des­con­fian­za fren­te al sec­tor ban­ca­rio ge­ne­ra­da por las dis­tin­tas cri­sis lo­ca­les. Así, to­dos ellos y mu­chos otros han sa­bi­do “ex­cluir a los in­clui­dos”. Mu­chas ve­ces, la pro­ble­má­ti­ca del ac­ce­so pro­pia de los ex­clui­dos del cir­cui­to fi­nan­cie­ro es re­em­pla­za­da por el di­le­ma de los usos e in­ter­ac­ción con el sis­te­ma. En es­te con­tex­to, no re­sul­ta ca­sual que uno de los pi­la­res de la es­tra­te­gia na­cio­nal de in­clu­sión fi­nan­cie­ra ten­ga co­mo cen­tro la pro­mo­ción de edu­ca­ción y al­fa­be­ti­za­ción en la te­má­ti­ca. A tra­vés de ella se co­no­cen e iden­ti­fi­can los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios de la ban­ca­ri­za­ción, co­mo son la for­ma­li­za­ción, la se­gu­ri­dad en los aho­rros y transac­cio­nes, el ac­ce­so a otros ser­vi­cios (aho­rros y se­gu­ros, en­tre otros), el con­trol de gas­tos, las trans­fe­ren­cias sin car­go, etc. En re­su­men, el ne­ce­sa­rio pro­yec­to de ban­ca­ri­zar el país tie­ne un do­ble desafío que se re­su­me en re­du­cir la bre­cha exis­ten­te en el ac­ce­so y el uso de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. De ca­ra a la for­mu­la­ción de fu­tu­ras po­lí­ti­cas de in­clu­sión fi­nan­cie­ra, po­de­mos re­mar­car que la di­gi­ta­li­za­ción e in­cen­ti­vo a la acep­ta­ción de pa­gos di­gi­ta­les, una pro­fun­da edu­ca­ción fi­nan­cie­ra, una re­cu­pe­ra­ción y pau­la­ti­na con­fian­za ha­cia el sis­te­ma ban­ca­rio por par­te de los clien­tes (cu­yas ins­ti­tu­cio­nes de­be­rán re­tri­buir con cier­tos in­cen­ti­vos y es­tí­mu­los), se­rán re­qui­si­tos ex­clu­yen­tes tan­to pa­ra los que aún no po­seen cuen­tas ban­ca­rias co­mo pa­ra aque­llos que for­man las lis­tas de clien­tes de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras tra­di­cio­na­les. *Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid y Co­ni­cet. **Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid y UBA.

DAVOS. Stur­ze­neg­ger di­ser­tó sobre el te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.