Sin bue­nos da­tos, apues­tan a Messi y Mi­la­ni

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - ARIEL COHEN

Des­pués de una se­ma­na de te­rror, la que vie­ne le da­rá a Mau­ri­cio Ma­cri va­rias pos­ta­les, en don­de po­drá re­cu­pe­rar lus­tre in­ter­na­cio­nal, y un po­co del po­pu­lar. La gi­ra que en­ca­ra­rá es­ta se­ma­na po­dría, des­de las imá­ge­nes, apor­tar un ca­pi­tal en ex­tre­mo re­le­van­te pa­ra un go­bierno sin ma­yo­rías le­gis­la­ti­vas y una opi­nión pú­bli­ca po­co dis­pues­ta a se­guir ban­can­do un pro­yec­to que de­mo­ra en con­cre­cio­nes de me­jo­ras pal­pa­bles de la ca­li­dad de vi­da.

En cam­bio, la fas­tuo­si­dad con que se­rá re­ci­bi­do Mau­ri­cio Ma­cri en Ma­drid no ten­drá re­gis­tro cer­cano pa­ra pre­si­den­tes ar­gen­ti­nos. Y tal vez tam­po­co pa­ra el pro­pio rey Fe­li­pe VI. Vis­to des­de los in­tere­ses de la pe­nín­su­la, la pre­sen­cia del ar­gen­tino rei­nau­gu­ra­rá las vi­si­tas de Es­ta­do, con­ge­la­das con el apa­gón po­lí­ti­co que do­mi­nó a los es­pa­ño­les du­ran­te ca­si dos años de fal­ta de con­duc­ción en el go­bierno.

Se­rá fas­tuo­so por­que re­uni­rá dis­tin­tas aris­tas en po­cos días, que le per­mi­ti­rán mo­du­lar ha­cia la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na. En las úl­ti­mas se­ma­nas pa­gó al­tos cos­tos po­lí­ti­cos por la im­pre­vi­sión de los al­can­ces de la re­so­lu­ción con el ajus­te pre­vi­sio­nal in­fe­rior al pre­vis­to; el con­flic­to de in­tere­ses que abría el acuer­do con­cur­sal del Co­rreo Ar­gen­tino y la du­re­za ex­tre­ma y ca­pri­cho­sa con el gre­mio ban­ca­rio. De los dos pri­me­ros tu­vo que dar mar­cha atrás, y del con­flic­to gre­mial, fue sal­va­do por un ban­que­ro co­mo Jorge Bri­to, mi­li­tan­te de la pri­me­ra ho­ra del re­no­va­dor Ser­gio Mas­sa. Es de­cir, de otro más que no es “del pa­lo”.

Mo­men­tá­nea­men­te, esos cos­tos que­da­ron ocul­tos por la “agen­da Mi­la­ni”, un cis­ne blanco que le dio oxí­geno a Cam­bie­mos, va­ya uno a sa­ber por cuán­to tiem­po. Su lu­cha in­ter­na por re­sol­ver la cri­sis de can­di­da­tu­ras ha­cia las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas los es­tá con­su­mien­do.

Con el ob­je­ti­vo ex­clu­yen­te de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, si­guen sin apa­re­cer da­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Co­mo an­ti­ci­pó PER­FIL, es­ta se­ma­na se co­no­ce­rá el plan fis­cal del mi­nis­tro Ni­co­lás Du­jov­ne, que con­sis­ti­rá, en esen­cia, en un en­ca­rri­la­mien­to de las cuen­tas fis­ca­les, a tra­vés del ra­cio­na­mien­to del gas­to pú­bli­co. El pro­pio pre­si­den­te Ma­cri reite­ró el mar­tes que las prio­ri­da­des del Go­bierno son en­ca­mi­nar el dé­fi­cit y re­du­cir la in­fla­ción. Más sa­cri­fi­cio y me­nos po­si­bi­li­da­des de cré­di­to, a juz­gar por las pers­pec­ti­vas que sigue vien­do en ma­te­ria de pre­cios el Ban­co Cen­tral.

Va­rias pos­ta­les bal­sá­mi­cas en tér­mi­nos de opi­nión pú­bli­ca pro­ven­drán del mun­do em­pre­sa­rial. Allí se bus­ca vol­ver a atraer a em­pre­sas ibé­ri­cas. Que vuel­va a ser el pri­mer in­ver­sor en la Ar­gen­ti­na es el leit­mo­tiv. La agen­da con­tem­pla cua­tro en­cuen­tros de pe­so. Uno, en un se­mi­na­rio que or­ga­ni­za la CEOE, la po­de­ro­sa cá­ma­ra que agru­pa a to­das las em­pre­sas de Es­pa­ña. Otro, el se­mi­na­rio que or­ga­ni­za Pri­sa, don­de se­rá en­tre­vis­ta­do por Juan Luis Ce­brián, y don­de ex­pon­drán las ca­be­zas de las prin­ci­pa­les em­pre­sas his­pa­nas. En otro even­to, el Fo­ro de la Nue­va Economía, se­rá pre­mia­do Ma­cri. Ra­joy le en­tre­ga­rá el re­co­no­ci­mien­to. Over­boo­king. Di­cen los or­ga­ni­za­do­res que es­tán over­boo­king to­das las pre­sen­ta­cio­nes de Ma­cri & Co., lo que da cuen­ta del desa­rro­llo de la economía de la pe­nín­su­la, in­clu­so a la sa­li­da de la cri­sis. Sobre to­do por­que la ma­yo­ría son del sec­tor py­me español. Otro en­cuen­tro más se­lec­to se­rá el que ten­drá el Pre­si­den­te con las em­pre­sas in­te­gran­tes del Ibex 35, el pa­nel de com­pa­ñías lí­de­res que co­ti­zan en la bol­sa es­pa­ño­la. Se­rá otra opor­tu­ni­dad pa­ra el ca­ra a ca­ra, por ejem­plo, con Te­le­fó­ni­ca, con quien es­tá pen­dien­te el li­ti­gio en el cual el go­bierno ar­gen­tino lau­dó fa­vo­ra­ble­men­te al desa­rro­llo de Cla­rín en las co­mu­ni­ca­cio­nes mó­vi­les.

To­das las gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las so­li­ci­ta­ron au­dien­cias in­di­vi­dua­les pa­ra ver­se con Ma­cri, aun­que no sal­drá de allí mu­cho más que lo anun­cia­do ya en la Ar­gen­ti­na, don­de el ni­vel de in­ter­lo­cu­ción de las par­tes es efi­caz y flui­do, coin­ci­den en am­bos la­dos.

Ha­brá pos­ta­les es­tra­té­gi­cas, con­se­cuen­cia de la sin­to­nía po­lí­ti­ca en­tre el PP español y el PRO. Es­pa­ña ha si­do, in­fruc­tuo­sa­men­te, el pri­mer y ca­si úni­co de­fen­sor en Eu­ro­pa de un acuer­do UE-Mer­co­sur. La ex­plo­sión pro­tec­cio­nis­ta de Trump reavi­vó el in­te­rés por la alian­za co­mer­cial atlán­ti­ca des­de el Vie­jo Con­ti­nen­te y Es­pa­ña bus­ca su lu­gar.

Otra fo­to, la de un abra­zo en­tre An­to­nio Bru­fau, pre­si­den­te ins­ti­tu­cio­nal de Rep­sol, y Ma­cri po­dría se­llar la amis­tad, a pe­sar del ju­ra­men­to del ca­ta­lán de que la pe­tro­le­ra no vol­ve­ría a la Ar­gen­ti­na. Ha­brá re­gis­tros del ar­te, con la fo­to de Ma­cri y el Rey en la inau­gu­ra­ción de Ar­co, ex­po­si­ción in­ter­na­cio­nal don­de la Ar­gen­ti­na es el país in­vi­ta­do. Pe­ro la fo­to más es­pe­ra­da, de­di­ca­da a la po­pu­lar, es la que po­dría re­unir a Ma­cri con Leo Messi, y tal vez el Cho­lo Si­meo­ne, en el mar­co de una con­vo­ca­to­ria a de­por­tis­tas ar­gen­ti­nos que ac­túan en la pe­nín­su­la, or­ga­ni­za­da por el dia­rio deportivo Mar­ca. En­tre Mi­la­ni y los bri­llos de las glo­rias de­por­ti­vas, se bus­ca un nue­vo tiem­po, sin ín­di­ces de in­fla­ción y ac­ti­vi­dad que com­pli­quen la fies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.