La­va Ja­to y la im­pu­ni­dad ar­gen­ti­na

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - CATALINA DE ELIA*

La ope­ra­ción La­va Ja­to es la más gran­de sobre co­rrup­ción desa­rro­lla­da en la his­to­ria de Bra­sil, e im­pac­tó en gran par­te del mun­do. Ode­brecht, una gran em­pre­sa bra­si­le­ra, so­bor­nó a cam­bio de gran­des con­tra­tos pa­ra cons­truir obras pú­bli­cas, a los fun­cio­na­rios de los es­ta­dos que a tra­vés de ope­ra­do­res cam­bia­rios es­con­die­ron el di­ne­ro de las coimas. Es­ta ma­triz se ex­ten­dió a la Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Pa­na­má, Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la, Mé­xi­co, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Ecua­dor, Gua­te­ma­la, An­go­la, Mo­zam­bi­que, en­tre otros. Es­te ca­so per­mi­te pen­sar una de las deu­das de la de­mo­cra­cia, por­que des­de del si­glo XX una de las gran­des pro­me­sas era la igual­dad de­ri­va­da de los de­re­chos uni­ver­sa­les. Sin em­bar­go, y co­mo con­tra­ca­ra de esa pro­me­sa in­cum­pli­da, la de­mo­cra­cia mues­tra có­mo una ma­triz de co­rrup­ción, que ar­ti­cu­la al po­der eco­nó­mi­co y a los par­ti­dos po­lí­ti­cos que ejer­cen el go­bierno, se re­pli­ca en el mun­do. En cier­ta for­ma ex­pli­ca por­qué ca­da vez me­nos tie­nen mu­cho más y por­qué mu­chos más tie­nen ca­da vez me­nos.

Se es­ti­ma que en Ar­gen­ti­na, se­gún los da­tos que pu­bli­có la SEC es­ta­dou­ni­den­se –nues­tra Co­mi­sión de Va­lo­res–, Ode­brecht re­co­no­ció ha­ber pa­ga­do al­re­de­dor de US$ 35.000.000 en nues­tro país de ma­ne­ra irre­gu­lar y que sal­pi­ca­ría a to­da la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca; es de­cir al go­bierno sa­lien­te de Cris­ti­na Kirch­ner co­mo al de turno de Mau­ri­cio Ma­cri y los em­pre­sa­rios. De he­cho, la Jus­ti­cia tie­ne vie­jos y nue­vos ex­pe­dien­tes re­la­cio­na­dos con la re­cep­ción lo­cal del La­va Ja­to.

Pa­ra co­no­cer có­mo fun­cio­nó di­cho es­que­ma de co­rrup­ción en nues­tro país, es in­dis­pen­sa­ble que de­cla­ren los bra­si­le­ños que se aco­gie­ron a lo que se co­no­ce co­mo “de­la­ción pre­mia­da”. Pa­ra eso ha­ce fal­ta que los jue­ces y fis­ca­les ar­gen­ti­nos los ci­ten. ¿Có­mo se pue­de ha­cer? Se pue­de via­jar, se pue­den ha­cer vi­deo­con­fe­ren­cias o pue­den de­cla­rar vía ex­hor­to. Pe­ro el te­ma es que los es­cu­chen. ¿Qué po­drían apor­tar? El ma­pa de la co­rrup­ción. Fer­nan- do Mei­re­lles y el res­to de los arre­pen­ti­dos po­drían, por ejem­plo, de­cla­rar en la cau­sa que lle­va el juez Mar­ce­lo Mar­tí­nez de Gior­gi que in­ves­ti­ga pre­ci­sa­men­te có­mo se gas­ta­ron los US$ 35.000.000, o las in­ves­ti­ga­cio­nes sobre obras pú­bli­cas más es­pe­cí­fi­cas que lle­van ade­lan­te los jue­ces Sebastián Ca­sa­ne­llo y Ariel Li­jo, jun­to a la de­nun­cia más re­cien­te sobre Gus­ta­vo Arri­bas que in­ves­ti­ga el juez Ro­dol­fo Ca­ni­co­ba Co­rral, a raíz de la no­ta que pu­bli­có Hu­go Al­co­na­da Mon pa­ra el dia­rio La Na­ción.

¿Por qué to­da­vía no de­cla­ra­ron los arre­pen­ti­dos bra­si­le­ros? Más allá de al­gu­nos ex­hor­tos li­bra­dos y de los mo­vi­mien­tos di­plo­má­ti­cos del go­bierno, el mis­te­rio sub­sis­te. Una in­tui­ción pa­ra com­pren­der es que el ca­so La­va Ja­to igua­la el ac­ce­so a la co­rrup­ción y es una suer­te de man­cha que se des­plie­ga por to­do el ar­co po­lí­ti­co. Y en­ton­ces la ex­pli­ca­ción es más fá­cil y qui­zás más tris­te. La es­cri­bi­mos con el fis­cal Del­ga­do en La ca­ra in­jus­ta de la Jus­ti­cia: hay per­se­cu­ción se­lec­ti­va de­bi­do a la di­ná­mi­ca del Po­der Ju­di­cial, que per­si­gue a los que ya de­ja­ron el po­der y es sim­pá­ti­co con el ofi­cia­lis­mo. Y una pre­gun­ta aún más cru­da: ¿qué hu­bie­se pa­sa­do si no es­ta­ban los me­dios co­mo fac­tor ex­terno que re­ve­lan la co­rrup­ción y ace­le­ran los tiem­pos de la Jus­ti­cia? En el ca­so ar­gen­tino, los dia­rios PER­FIL con las no­tas de Emi­lia Delfino y La Na­ción con Hu­go Al­co­na­da Mon.

Nues­tra his­to­ria in­di­ca que la Ar­gen­ti­na es un te­rreno fér­til pa­ra el La­va Ja­to por la im­pu­ni­dad. El Es­ta­do ha si­do fuen­te de ne­go­cios más que el ins­tru­men­to pa­ra me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas. Pe­ro tam­bién es una opor­tu­ni­dad pa­ra cam­biar ese ras­go. Si lo­gra­mos sa­ber có­mo Ode­brecht gas­tó esos mi­llo­nes en los fun­cio­na­rios y em­pre­sa­rios ar­gen­ti­nos de for­ma irre­gu­lar pa­ra cons­truir obras pú­bli­cas, qui­zá po­de­mos ini­ciar el ca­mino co­lec­ti­vo pa­ra sa­near nues­tra de­mo­cra­cia. *Po­li­tó­lo­ga y coau­to­ra de (Pai­dós).

CEDOC PER­FIL

ARRI­BAS. Uno de los fun­cio­na­rios men­cio­na­dos por "de­la­to­res" de la Ode­brecht.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.