Impu­tabi­li­dad in­fan­to­ju­ve­nil

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - EDUAR­DO DIE­GO FRIEDMAN*

Des­de qué edad de­be­ría san­cio­nar­se un he­cho de vio­len­cia? Brian, de un año de edad, es­tá en bra­zos de su pa­dre. De la na­da, el ni­ño pe­ga una ca­che­ta­da mien­tras ríe. ¿Qué de­be ha­cer el adul­to? ¿To­mar­lo co­mo una gra­cia?, ¿ha­cer co­mo si na­da ha pa­sa­do? o ¿san­cio­nar­lo? Di­fí­cil es sa­ber qué lle­va a con­for­mar un adul­to mal­tra­ta­dor. Jo­sé, su her­mano ma­yor, fue sor­pren­di­do pe­lliz­cán­do­lo reite­ra­da­men­te a Brian. La ma­dre asu­me que de­be ser cas­ti­ga­do. Lo re­pren­de una vez más y aña­de que se va­ya a dor­mir sin pos­tre. ¿Hu­bie­se te­ni­do sen­ti­do cas­ti­gar a Brian –con un año re­cién cum­pli­do– man­dán­do­lo a dor­mir sin pos­tre en su pri­mer ac­to de vio­len­cia? ¿Hu­bie­se si­do acor­de a su edad? Dos pri­me­ras con­clu­sio­nes: 1) La vio­len­cia, los ac­tos re­ñi­dos con la con­vi­ven­cia, de­ben ser san­cio­na­dos des­de que se pre­sen­tan. 2) La mis­ma no só­lo de­be ser acor­de al ac­to sino tam­bién a la edad y los an­te­ce­den­tes de quien lo co­me­te. No da lo mis­mo quien “de­lin­que” por pri­me­ra vez que quien re­in­ci­de.

Aho­ra Brian, con 9 años, es en­con­tra­do sus­tra­yen­do úti­les a sus com­pa­ñe­ros. Se lo en­vía a Di­rec­ción y se lo san­cio­na. Jo­sé, con 11, es sor­pren­di­do en la vía pú­bli­ca con un cor­ta­plu­mas ro­ban­do una mo­chi­la a otro ni­ño de su edad. El po­li­cía le qui­ta el cor­ta­plu­mas y lue­go lo suel­ta; es inimpu­table. ¿La es­cue­la pue­de se­guir sien­do el úni­co ám­bi­to fue­ra del ho­gar, don­de un ni­ño que de­lin­que sea pe­na­li­za­do? ¿Qué pa­sa con los que ni si­quie­ra con­cu­rren a una es­cue­la? ¿Es­tán con­de­na­dos a no re­ci­bir su ne­ce­sa­ria tem­pra­na san­ción so­cial? ¿Na­die los pue­de –de­be– pa­rar an­tes de que pue­dan co­me­ter de­li­tos abe­rran­tes?

Se confunde impu­tabi­li­dad con en­cie­rro. Un ni­ño de­be ser impu­tado y san­cio­na­do des­de que ha­ce su pri­me­ra fe­cho­ría. Pre­via­men­te, edu­ca­ción, pre­ven­ción y con­ten­ción so­cial no han si­do efec­ti­vos. La cir­cuns­tan­cia de ser jus­ta­men­te pe­na­li­za­do a la me­di­da de su edad y de­li­to co­me­ti­do le de­be­ría acon­te­cer no só­lo a aquel que tie­ne la suer­te de ser cria­do en “una bue­na fa­mi­lia”. No es­car­men­tar opor­tu­na­men­te pue­de abrir el ca­mino a la de­lin­cuen­cia y ter­mi­na sien­do un ac­to de aban­dono. Así co­mo acon­te­ce en el ám­bi­to es­co­lar, al­go si­mi­lar po­dría pen­sar­se a ni­vel co­mu­nal, pa­ra pre­pú­be­res y/o en de­li­tos me­no­res rea­li­za­dos por ado­les­cen­tes.

Dis­cu­tir la edad en que un me­nor pue­de ser re­clui­do en una ins­ti­tu­ción, an­tes de re­sol­ver­se és­tas y otras cues­tio­nes, es po­ner el ca­rro de­lan­te de los ca­ba­llos. Qui­zás –a par­tir del de­ba­te que de­be­ría in­cluir a otros ac­to­res ade­más de los ju­di­cia­les (psi­quia­tras y psi­có­lo­gos; edu­ca­do­res y tra­ba­ja­do­res so­cia­les)– pue­da cons­truir­se una ta­bla de do­ble en­tra­da don­de, por ej., en el eje de or­de­na­da se enun­cie to­das las ca­te­go­rías de con­tra­ven­cio­nes y de­li­tos pu­ni­bles y, en la abs­ci­sa, enu­me­rar­se las eda­des ini­cián­do­se en la edad es­co­lar. En la in­ter­sec­ción, los re­per­to­rios de pe­na­li­za­cio­nes a apli­car­se. Co­men­zan­do por la com­pa­re­cen­cia an­te al­gu­na au­to­ri­dad de la cual sur­ja una re­pri­men­da y la obli­ga­ción de pe­dir dis­cul­pas a la víc­ti­ma, ade­más de un ac­to re­pa­ra­to­rio. La idea de im­pu­ni­dad de­be ser com­ba­ti­da des­de la in­fan­cia. Te­ner en cuen­ta que el sal­to ma­du­ra­ti­vo se pro­du­ce en el mar­co de la pu­ber­tad (ha­bi­tual­men­te an­tes de los 14 años). La ma­du­ra­ción bio­ló­gi­ca com­ple­ta del ló­bu­lo pre­fron­tal con­clu­ye re­cién al co­mien­zo de la ter­ce­ra dé­ca­da. La psi­co­ló­gi­ca y so­cial de­pen­de de ca­da in­di­vi­duo. Na­da di­fe­ren­cia ca­te­go­rial­men­te los 15 de los 16 años.

Se pue­de apli­car to­bi­lle­ra pa­ra for­zar la per­ma­nen­cia tem­po­ral en un do­mi­ci­lio, du­ran­te to­da la se­ma­na o só­lo los fi­nes de se­ma­na. Lo que no hay es lu­gar pa­ra la in­ge­nui­dad: la psi­co­pa­tía –po­co fre­cuen­te– pue­de ser diag­nos­ti­ca­da a par­tir de la pu­ber­tad y en es­tos ca­sos ser con­des­cen­dien­te con el me­nor de­lin­cuen­te es aban­do­nar a la víc­ti­ma que ya fue y aque­lla por ve­nir. *Mé­di­co psi­quia­tra in­fan­to­ju­ve­nil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.